Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ambientación

Año 2039. Pese a que en la mayor parte de Europa el proceso de paz tras una larga guerra se ha ido concretado, Inglaterra, la raíz intolerante de la guerra sigue envuelta en un caos sin ton ni son. Los humanos no quieren vivir con los magos o cualquier otro ser mágico. Lo mismo sucede con buena parte de la raza mágica.

Los humanos sin magia han optado por volverse más viscerales después de casi 20 años en una continua guerra que sólo ha dejado destrucción y soledad en la capital londinense. Han decidido que erradicar la magia de Inglaterra es la única manera de establecer la paz y, evidentemente, la sociedad mágica no está de acuerdo.

El Ejército de la Alianza Humana ha preparado sus grandes robots para escanear cada ápice de tierra e inhabilitar a cada ciudadano con capacidades mágicas bajo las herramientas necesarias. Los capturados son llevados a campos de concentración donde les son retirados todos los aspectos mágicos y “reconvertidos” a humanos sin posibilidad de ejercer sus habilidades.

La mayor parte de la historia se desarrolla on rol en algunos países de Europa, aunque es una guerra a nivel mundial que afecta en mayor o menos medida a casi todo el planeta, especialmente en las ciudades. Actualmente en el año 2039, el tipo de mundo en el que está ambientado es una mezcla entre lo futurista de la tecnología humana, con elementos de ciencia ficción que se contraponen a un mundo más tradicional de tipo fantástico, representado en su mayoría por los magos. La escenografía es a menudo oscura, con tintes post apocalípticos.


Últimos temas
Staff

Admin
Administrador
MP

Johan Black
Administrador
MP
PF

Catherine Le Fay
Administrador
MP
PF

Sirius Black
Administrador
MP
PF


¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Johan Black, Juliet Bennett

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Jue 21 Sep 2017, 13:58.
Twitter


Frases Épicas

(Loading...)



Fase Lunar


Créditos


Skin obtenido de The Captain Knows Best, modificado gracias a los aportes de Asistencia Foroactivo. Las imágenes fueron obtenidas de DeviantArt, Tumblr, Pinterest, ArtStation o Google imágenes, y pertenecen a sus respectivos autores.

La ambientación de este foro tiene diversas influencias, entre las que se encuentran la saga de Harry Potter de JK Rowling, así como otra literatura de fantasía ( TLOTR, Reinos Olvidados, Dragonlance...). También hay elementos propios de la literatura distópica y de la ciencia ficción (cyberpunk). El desarrollo de la historia del foro, bandos y sus tramas principales vienen de la mano de Johan Black, Sirius Black y Catherine Le Fay. Todas las historias y ediciones de personajes corresponden a sus respectivos users.

Afiliados élite (32/32) COMPLETAS Y CERRADAS POR AHORA
Expectro PatronumGoT: Rising Ashes
Hermanos (1/4)
Directorios (8/8)

Sala de reuniones y estrategias militares

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sala de reuniones y estrategias militares



Una gran sala cuyo centro neural es una amplia mesa capaz de reproducir mapas en 3D mediante un refinado sistema de hologramas. Cuenta tambien con potentes ordenadores, una inmensa base de datos y una gran pantalla sobre la mesa de reuniones para marcar los objetivos militares y estrategias a seguir

Mensaje por Admin el Dom 26 Jul 2015, 03:31

Admin
avatar
Admin

Mensajes : 812

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Decido que lo mejor será informar a los altos cargos de aquí de la reunión que tuve hará un par de días, o mejor dicho breve charla informal con una joven desconocida. Ésta pedía algo así como trabajar con nosotros para crear, supuestamente, mejores robots que los que tenemos, aunque en mi opinión los que tenemos cumplen con lo que necesitamos. Acudo a la sala de estrategias militares para hacer llegar a Harby la información necesaria, aunque no tengo ni idea de dónde está en este momento. A él y a cualquiera de los que estén interesados, puesto que todos tienen su dispositivo de hologramas para los mensajes que les envío desde la sala.

Tampoco hay motivo para convocar una reunión, simplemente es traspasar una información que me ha llegado. Al llegar a la sala y tras pasar los controles correspondientes, conecto la mesa central, la de los hologramas. De este modo grabo un mensaje para que sea remitido al dispositivo que debe tener él, en el cual le llegará el mensaje como un pequeño holograma con mi forma, con el siguiente mensaje:

- Ayer apareció una chalada en la puerta de la base, montada en una araña robótica que se atrevía a intervenir sin ser preguntada. La chica dice que quiere trabajar dentro de la base, haciendo máquinas más inteligentes y no sé qué de autoreplicantes. En resumen...que dijo que nuestros centinelas eran idiotas y que ella podía hacerlo mucho mejor. Obviamente no la dejé entrar, no dejamos entrar a nadie así como así. Ya lo que decidais los altos mandos, pero a mi eso de unas máquinas que pueden volverse en nuestra contra no me hace ni puta gracia. El email de la chica lo recogió uno de los soldados. Morgana Wolf reportándose, informadme cuando haya una decisión.-Apago el aparato de hologramas al terminar, dando media vuelta para salir de la sala e ir a dedicarme a otros menesteres.

~ ~ ~

Mensaje por Morgana Wolf el Jue 20 Ago 2015, 18:31

Morgana Wolf
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 157

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t121-morgana-wolf#259

Volver arriba Ir abajo

Re: sala de estrategias militares

Paseaba con lentitud alrededor de la gran mesa donde se le mostraba un holograma de Londres con cada uno de sus edificios. Tras varios minutos rozaba uno de ellos para marcarlos en rojo y conocer los lugares de conflicto entre muggles y humanos.
"Necesitamos más robots centinelas...eso o colocar cámaras con los que seamos capaces de reconocer a los magos, tenemos que movernos rápido, esta falsa quietud no traerá nada bueno pero por otro lado necesitamos más reclutas, obligar a la gente a ir a la guerra no sería lo más apropiado, lo último que queremos es una huelga" se paró frente a Trafalgar Square recordando cada uno de los aparatos que en su mente se iban recolectando en una lista que mantenía presente "Algo con lo que evitar que se teletransporten, cámaras o robots centinelas...a poder ser en todos los lugares, puede que se nos pases por alto ¿cómo sino acabarían en ese Moulin Noir?  Y por si fuera poco encender la llama patriótica de la gente, esto nos va a pasar factura, la publicidad podría estar en manos del gobierno y algún periódico que pudiese salir beneficiado pero lo demás..."
Se apoyo en el filo, descargando el peso sobre ambos brazos a la vez que percibía cierto hormigueo en el brazo con el que había sujetado a la camarera "Tengo una idea con esa publicidad, lo siguiente sería ponerla en práctica...y encontrar quién construya lo de los teletransportes"
Volvió a prestar atención al mapa, dejándose ver delante de la puerta por si requerían de sus servicios.

off: El personaje salió de aquí. Editado por admin

Mensaje por Frederic Javert el Dom 20 Sep 2015, 17:33

Frederic Javert
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 123

Hoja de personaje
PS:
137/150  (137/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t177-frederic-javert

Volver arriba Ir abajo

I Trama Alianza Humana


Sus pasos resonaban a través del pasillo, el efímero pum pum pum consumía el silencio del camino hacia la Sala de estrategias mientras que su cuerpo se mantenía erguido con una mano puesta sobre su cinturón.
Mantuvo la compostura, sin mostrar una pizca de nerviosismo sino todo lo contrario, más bien tranquilo a pesar de la algarabía que reinaba en la sala; era comprensible, una elección de capitán no se hacía todos los días.
Permaneció unos segundos en silencio, incluso cuando todos se callaron. Aquella habitación era enorme pero aun así estaba completa, los más afortunados habían logrado situarse en las zonas más altas para poder ver mejor  aunque la inmensa mayoría se apelotonaba en torno a la tarima en la que se alzaba Javert y unos centinelas a ambos extremos.
- Son tiempos oscuros... -comenzó- Son tiempos oscuros los que nos reúnen hoy aquí para, como sabéis, elegir a un nuevo capitán en ausencia de Sideron Harby, un nuevo capitán que guié a la humanidad hacia la luz...hace unos días Harby desapareció dejando un absoluto vacío en su lugar, hoy uno de vosotros lo ocupará hasta que consigamos encontrarlo.
"Si es que podemos"
- Sé perfectamente que la mayoría, sobretodo los jóvenes, os preguntáis el por qué de esta guerra, es obvio que sería mucho más sencillo sentarnos en nuestro salones y esperad a que termine, pero ¿cuántas personas morirían por esa egoísta acción nuestra?
No leía pero tampoco se trataba de una improvisación o un discurso aprendido en frente de un espejo. Hablaba según sus sentimientos, hablaba como capitán y lo hacía pausadamente, dejando que cada una de sus palabras cayera sobre los soldados que lo observaban.
- Mirad al que tenéis al lado y recordad su rostro pues es más que un amigo o un hermano, es la fuerza, es la humanidad resumida en un diminuto detalle en el universo que si se pierde se trata de una luz menos en las tinieblas -pausa, se tomó unos minutos para continuar- No temáis a la muerte pues no es en vano, mirad hacia adelante, observar el futuro y veréis un mundo en paz en el que el ser humano está al fin en igualdad con la naturaleza...no es una promesa, es un propósito, porque igual que llega la salvación puede alcanzarnos la inmensa pesadilla en la que el hombre se tenga que ver sometido a la magia como tantos y tantos años hemos estado soportando... -elevó la voz hasta oírla resonar en las paredes-  ¡Pero, ahora  tu! Pequeño soldado, puedes cambiar esto.
Señaló a un punto, a uno de esos rostros que lo contemplaban y escuchaban en silencio cada una de sus palabras.
- Hoy podéis dar un simple paso que puede conducirnos hacia la libertad o atarnos a las cadenas, hoy elegiréis a un nuevo Capitán, hoy es el día en el que os entreguéis por un segundo a vuestro deber para seleccionar a aquel que os represente, aquel que caminé en primer lugar hacia el fin y el principio de este nuevo mundo.  
A partir de ahí calló, esperando a que sus compañeros tomaran entre sus manos el aparato con el que seleccionarían a su futuro Capitán con un simple toqué con el pulgar.
- Quiero que comprendáis que este puesto no es sencillo, a partir de aquí uno de vosotros será el principal siervo de la mencionada humanidad, el que la entregue a la oscuridad o a la gloria...en primer lugar se realizará un llamamiento a quién se sienta capaz de sostener el cargo y este deberá explicar sus motivos, sino se presentan voluntarios el peso caerá completamente en vosotros soldados pues cualquiera podría llegar a situarse a mi lado
Se acercó al borde con el emblema de la Alianza Humana proyectado tras de él, dejando que su figura se iluminará por este holograma que alumbraba la sala "Vamos...no es el momento de sencillez y humildad"
- Que den un paso al frente los que quieran sostener esta carga.
Fue entonces cuando sintió, aún más, el peso del silencio.

Mensaje por Frederic Javert el Lun 12 Oct 2015, 16:08

Frederic Javert
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 123

Hoja de personaje
PS:
137/150  (137/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t177-frederic-javert

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Caminaba casi como apresurado a aquella reunión. Paso a paso, sonoro, porque aquel día había escogido unas botas con una especie de tacón -leve, discreto- pues Ailanthus tendía a acomplejarse un poco de su altura. Y no es que fueral bajo… De hecho era prácticamente de lo más alto dentro de su raza. Pero no era igual entre los humanos. ¿Aspiraba realmente a ser como ellos? ¿Los envidiaba? ¿Qué habría dado solo por haber nacido como uno de ellos, y no como una aberración, como hijo de los seres más perversos dentro del mundo mágico? Todas esas preguntas eran un misterio. Y era imposible acabar de sacarle a Ailanthus las respuestas, pues él callaba. Callaba mucho.

Aunque podía adivinarse que estaba algo nervioso. Era extraño en él, un sentimiento ajeno a su persona la gran mayoría de las veces. Pero aquel día en concreto le superaba. Una elección de capitán. Se había enterado, ¿Quizás con pesar?, de la desaparición de Siderón Harby. No lo había conocido personalmente y tampoco había esperado hacerlo. ¿Tenía él intención de presentarse? ¡Menuda locura! Era consciente de su posición. No podía aspirar a obtener poder, no entre aquellos. No era idiota. Sabía muy bien -tal vez demasiado- que a pesar de las insistencias sobre el plan de integración de magos, este era una patraña. Muchos no creían en ello. Pero no habían podido oponerse tampoco cuando alguien realmente accedió a ello. Sabía que estaba allí solo porque lo tenían controlado, todos y cada uno de sus movimientos. Que su mejor arma jamás podría ser usada contra ellos. Y que podían incluso deshabilitar una de sus extremidades, dejarle completamente desarmado. Y no hablemos de descargas eléctricas… Se llevó la mano al cuello, a aquel curioso -y denigrante- accesorio que portaba por decisión propia, como si se quisiera recordar alguna cosa.

Se mezcló entre la multitud que asistía a aquel tan preciado día, sin poner demasiadas pegas a quedarse un poco atrás y no alcanzar a ver nada. Se ponía de puntillas de vez en cuando para esperar a ver algo. No dirigió la palabra a nadie. Notaba alguna que otra mirada clavada en él. -”Qué originales.”- Se encogió de hombros repitiéndose una vez más que él tampoco estaba ahí para caer bien a la gente. Algo lo sacó de sus cavilaciones y le hizo levantar cabeza. Silencio, y luego una voz. Distinguió en lo más alto a una figura de voz solemne, anciana ya. Supo de inmediato que se trataba del otro general, Frederic Javert. No había tenido oportunidad de hablar con él, pero sus méritos y logros no le pasaron desapercibido. Siendo Ailanthus tan sumiso como él era, no pudo si no sentirse hasta maravillado de escuchar sus palabras.

El discurso. Lo valoró palabra a palabra. Tiempos oscuros… Si. Tiempos corruptos. Acabó de confirmar la desaparición, buscar un nuevo general temporal. Pero en el fondo Ailanthus sabía que aquel día se nombraría uno permanente. Que no iban a encontrar al otro, pues muy seguramente ya estuviera muerto. O estuviera en proceso de ser interrogado, sus verdades sacadas de su cabeza mediante la insufrible magia. Y no lo dejarían volver. Si devolvían aunque fuera un cacho de su cadáver ya podían agradecerlo. Luego se dirigió a los jóvenes. Ailanthus no se dio por aludido. Había vivido, literalmente, más que nadie en aquella sala. No podría afirmarlo en casi cualquier otro contexto, pero los humanos eran muy frágiles. La vida los consumía antes de cumplir los cien. Y aunque por poco, él lo superaba.

El discurso era pausado, tranquilo. Venía -según él creía- de lo más profundo del corazón de aquel hombre. Aunque sabía que la Alianza era una red tejida entre mentiras, verdades y medias verdades, sabía muy bien que en aquella ocasión el hombre era sincero. Y eso no hacía si no aumentar su respeto hacia él. Mencionaría luego del hombre sometido a la magia. No. Eso no era tan simple. Los que no dominaban la magia sobre aquellos que si. Se extendía a más razas. A individuos concretos, desafortunados. Sintió una ola de rabia recorrer su cuerpo, por unos momentos repasando las mil frustraciones que esta le había ocasionado. Y luego respiró profundamente. No, no podía alterarse por aquello. Estaba allí. Estaba ahí, para dar fin a aquella locura, al némesis de aquel mundo. Se repetía las mil palabras que había escuchado de boca de humanos para definir al resto de las razas. Y solo así se tranquilizó.

Volvió al tema tras dar aquella iniciación -muy conveniente, creyó Ailanthus- que dejaría un profundo pesar y sentido de la responsabilidad en los corazones mayoría. Conscienció a los presentes de qué significaba ese cargo. Muchos querrían aquel puesto. El poder, el dinero que se podía conseguir desde allí… Todo aquello era algo que tentaba los retorcidos corazones de los humanos, así como la gran mayoría de las razas. Ailanthus sintió entonces un pensamiento tentador. -No pierdo nada por intentarlo. Unas miradas, unas cejas alzadas… ¿Y qué? Me arrepentiré de no intentarlo. Prefiero ese cargo en mis manos, antes que en las de alguien que solo lo busque por los beneficios, no por el peso que supone. ¿Pero yo? No quiero dinero, no quiero que se me respete. Solo quiero acabar con ellos. Solo necesito eso en mi vida... - Se convenció a si mismo una vez más.

Un paso al frente. Todo lo que necesitaba hacer. No tenía nada que dejar atrás. Seguiría sacrificando su vida en pos de la exterminación de la escoria, saliera escogido o no. No cambiaría mucho. Solo más responsabilidad. Y él la deseaba, deseaba ser capaz de poder hacer más de manejar algo más entre sus manos. Hacía tiempo que Ailanthus ya no se sentía como un individuo, que había dejado atrás su placer personal, que había puesto en primer lugar la responsabilidad. Así pues, tras exhalar un último suspiro para darse ánimos, empezó a caminar. Al principio algunos no comprendieron qué quería hacer el elfo oscuro, se negaban a apartarse o incluso probablemente alguno ni supiera porqué no lo habían fusilado allí mismo. Pero poco a poco logró abrirse paso, avanzando hacia la tarima, hasta que pudo su figura quedar destacada entre la del resto.

Vestía su chaqueta larga, con unos bordes de color celeste y el blanco en general. Una coleta larga de su blanquísima melena cayendo hasta la cintura -o incluso más abajo-, y unos ojos determinados. Miró al frente, buscó durante unos momentos el contacto visual con Javert. No eran los ojos de uno que no sabía qué hacía. Eran unos ojos lilas, convencidos. Unos ojos que sabían muy bien que él no era adecuado para aquel cargo por raza… Pero si por personalidad. Tras dirigirle aquella mirada al capitán puso la cabeza firme, mirando hacia adelante. Muy firme, con los brazos en sus costados. Se mantuvo inexpresivo. Casi como siempre. -No tengo nada que perder.- Se repitió por última vez.

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Lun 12 Oct 2015, 16:53

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Mucho se ha hablado del tan nombrado día de elección del nuevo capitán, de las votaciones, de quién sería el nuevo mandamás tras la desaparición misteriosa de Harby. Por mi parte pensaba que no era necesario, ya que en poder ambos eran iguales, cada uno encargado de su división de soldados, con diferentes puntos de vista en las misiones. Así si uno desaparecía, como ha sido el caso, el otro podría hacerse cargo. Pero parece que Frederic es bastante democrático, o por lo menos quiere parecerlo. Quiere hacernos partícipes de esa elección, dar la posibilidad de cambiar de capitán. A mi parecer esta actitud por un lado le honra, pero por otro puede derivar en falta de disciplina y posibles rebeliones entre los soldados, que verán un resquicio para aprovecharse de un capitán que permite elegir.

Acudo a la reunión con mi uniforme de trabajo, no muy convencida de lo que va a suceder allí. Por mi parte pienso que puede acabar mal la reunión, tengo un mal presentimiento al respecto. Ha costado mucho volver a montar el ejército londinense como para que ahora se vea amenazado por la inestabilidad. Tuvo tan malos tiempos que incluso tuve que irme con el ejército irlandés por una temporada. Al entrar a la sala compruebo que soy de las últimas en llegar, así que me sitúo en medio de la gente que está próxima a la tarima, en la que ya se encuentra Javert, preparado para hablar. Se ha recuperado a tiempo para asistir a esta reunión, o puede que incluso se haya escapado del hospital para acudir. Sería propio de él. Se hace el silencio cuando comienza su discurso, está claro que el tío domina a la perfección la oratoria, y eso puede jugar en su favor. Por mi parte no se me daría bien esa parte, no soy de dar ningún discurso, prefiero ser clara, concisa, sin dar ningún rodeo ni adornar mis intervenciones con bellas palabras. Si te convenzo por las buenas bien, si no tendrá que ser por las malas. Además, no soy lo que se dice políticamente correcta, por eso no valdría para política. No digo lo que la gente quiere oír, sino lo que creo. Conforme avanza el discurso de Javert me voy formando opiniones al respecto, sin estar de acuerdo con muchas de ellas.

¿Cualquier soldado para el puesto? ¿Y los méritos propios? No vale colocar a cualquiera en ese puesto, tiene que ser alguien que valga, alguien que pase unas pruebas, que consiga llegar a ese lugar por haber hecho bien su trabajo. Está al mando de muchas vidas. Lo que sí comparto es su idea de la responsabilidad, está en nuestras manos seguir luchando por salvarnos, por volver a tener un mundo en paz sin la amenaza de esos seres que tan pronto te lanzan una llamarada de fuego, como te secuestran desapareciendo o te desintegran de maneras propias de la brujería. La brujería....aquello hacia gracia cuando era un cuento, una mentira. Dejó de ser divertido cuando descubrimos lo peligroso que podía ser, por eso cualquier cosa relacionada con la magia y el 'ocultismo' estaba muy mal vista en nuestra sociedad, hasta el punto de prohibir celebraciones que antes se hacían, como Halloween, con todos esos enmascarados peligrosos. Vuelvo un poco al hilo del discurso, tras haberme dejado llevar por recuerdos lejanos. En ese momento miro a mi alrededor, viendo entre la multitud algo que me desagrada, y mucho.

Ni más ni menos que un ser mágico entre nosotros, y no uno cualquiera, sino uno negro, extraño, con orejas picudas. Ya sabía antes que los magos trabajaban como ejecutores, como una especie de perros de los inspectores. Les resultaban útiles, claro, ellos podían aportar información extra sobre otros seres mágicos, acercarnos a su mundo. En ocasiones también podían derribar barreras mágicas de protección o incluso localizar lugares ocultos a los ojos de los humanos. Por todos esos motivos podían ser útiles, pero para mí nunca jamás serían unos iguales. Sólo unas herramientas más, como mi propio rifle. Y ahí está ese elfo oscuro, entre nosotros, como si tuviese derecho a respirar el mismo aire. Nunca me he fiado de ellos al 100%, nada nos dice que no vayan a traicionarnos, que deseen creerse más de lo que son y aspirar a más. Alguien debería dejarles bien claro el puesto que ocupan en el escalafón social. Por debajo de los humanos, sea como sea. Mi mirada hacia él es de total desdén, y no me corto ni trato de disimular. Después aparto la mirada de él, volviendo hacia la tarima, ahora que Javert ha pedido que se de un paso al frente. Si avanzo no es para ofrecerme como capitana, porque yo sé a quien quiero como capitán. En todo caso pienso dar mi opinión, así que avanzo un poco entre la multitud, para que me vea. Puesto que tanto silencio me irrita decido ser la que comience a hablar, eso sí, sin nada de palabras bonitas.

- Quiero dejar claro que puede contar conmigo para luchar contra los malditos seres mágicos hasta que sean erradicados o dominados por completo, que seguiré sirviendo a la Alianza con todas mis fuerzas. Pero también quiero aclarar que no me presento a capitana porque creo que ya tenemos a un buen capitán, alguien que lo está haciendo bien, y que dejar esto en manos de cualquier novato sería una irresponsabilidad. Alguien que se canse y que a los tres días abandone, por miedo o porque no pensase que esto iba a ser tan duro. Le agradecemos la oportunidad que da para que demos nuestra opinión, pero creo que esta reunión debería refrendar su capacidad para capitanearnos.

"yo lo tengo casi claro, si no sale nadie más que considere mejor que él"


~ ~ ~

Mensaje por Morgana Wolf el Lun 12 Oct 2015, 20:46

Morgana Wolf
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 157

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t121-morgana-wolf#259

Volver arriba Ir abajo

Re: I trama de la Alianza Humana

Continuo con mi vida con cierta tranquilidad, comiendo como si no quisiera la cosa hasta que repentinamente un agudo piiiii adormece mis sentidos.
-Pero ¿qué cojones?
-Esa boca -escuchó la voz de Lucy a través de mis auriculares.
-Perdón...¿Qué cojines te pasa ahora, Lucy?
Es cuando lo leo en mayúsculas, encima en MAYÚSCULA como si el Wilhem del pasado hubiera supuesto lo que ocurriría "La madre que..."
Me levantó de inmediato, echando a correr a través de los pasillos...si puede que se me olvidara la elección esa rara pero sólo por un segundo, lo prometo, de todas formas iba acabar asistiendo por mero aburrimiento.
-Habrán ido cuatro gatos... -murmuró en el instante en el que las espaldas de millares de personas me dan de frente.
"No, me da que cuatro gatos no"
Voy caminando, tratando de encontrar un lugar desde dónde pueda ver lo que ocurre sin prestar atención a lo que dice el hombre del estrado que seguramente será el capitán  "Un vejestorio entre tantos" pienso sabiendo que ni en broma esas palabras saldrían un día por mí boca.
Cuando logro apoyarme en una de las paredes, presto algo de mayor atención, no mucha pero la suficiente para saber que se están llamando a unos voluntarios para que se maten entre ellos "De aquí no va a salir el más apto sino el más carismático" me digo para mí, perdiendo la poca concentración que había logrado alcanzar.
Me pongo los auriculares y mando a Lucy que ponga algo de música con la que pueda pasar el rato sin que las voces de esos petulantes ensordezcan mis oídos y puedan causar un gran trastorno llamado gilipollez. Aunque debo reconocer que no me esperaba que se presentara ese tipo no humano, por lo que bajo el volumen de la música "Puede que no pierda mi tiempo"
Saco uno de mis caramelos y los tomó entre mis labios al mismo tiempo en el que aparece una buenorra desde el pública...el caramelo habrá acabado el pelo de alguno lo más seguro pero no me importa, no puedo dejar de preguntarme quién es la rubia que logra que me quite los auriculares.
"Alaaa, esta aclama el despotismo ilustrado pero...es guapa" pienso lo último cómo si esto justificara lo anterior...aunque lo que dice tiene cierto sentido ¿y si es lo que pretende ese hombre? Es decir ¿y si el viejo sólo quiere asentar su posición aún más? ¿y si esto es una pantomima para que lo acaben aclamando, demostrar la fidelidad de los suyos? Pero ¿demostrárselo a quién?
-Al gobierno...
Bueno si se llega a proclamar como único capitán los políticos seguro que saben lo que quiere decir, vamos que los tendrá comiendo de su mano si lo que quieren es que no haya na rebelión en contra de ellos...ya lo habían hecho antes ¿no hizo lo mismo Tiberio con el senado? ¿no logró Hitler alzarse ante Alemania sin que esta se diese cuenta de lo que tenía en frente? ¿no se proclamó el mismísimo Napoleón emperador? "Napoleón...".
Si esas eran las intenciones del hombre, la rubia le había dotado de mil puntos sin que el tuviera que defender su causa ¿y quién sabe? ¿y si alguien también se levanta a su favor? Al fin y al cabo hasta el que se ha presentado lo ha hecho motivado por sus palabras... "Puede que me este equivocando, que sea un error"
Pero no puedo evitar que un escalofrío recorra mi cuerpo al volver a mirar a aquel hombre de pie en frente de los otros

~ ~ ~

Mensaje por Wilhem Scheider el Lun 12 Oct 2015, 22:58

Wilhem Scheider
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 59

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t229-wilhem-scheider

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Un ministro nunca llega tarde, ni pronto. Llega justo cuando se lo propone. Y asi es. Se ve que me habia propuesto llegar tarde. Resoplo porque aqui es dificil encontrar aparcamiento y acabo dejando mi coche entre las patas de un centinela que habia a la entrada del complejo militar. Tras presentar mil acreditaciones y amenazas de demanda por ponermelo tan dificil el llegar a mi hora, acabo llegando a la sala de reuniones, que esta hasta el moño de gente. Y mas robotillos. Geniales robotillos. Le susurro a mi asistente al oido que me haga un resumen, aunque ella ha llegado cuando yo, me hace un muy genial resumen. Y me busca un hueco privilegiado para ver todo aquello, como buen politico que soy. Una vez acomodado en mi asiento, observo. Me habia perdido el discurso principal pero bueno. El caso es que parecen ir a elegir nuevo capitan. Yo algo tendre que decir en todo aquello...

"Y si mis compañeros ministros no estuviesen en las Bahamas ellos tambien tendrian algo que decir, pero en fin...."

Por supuesto no es seguro que esten en las Bahamas ni nada, el caso es que no estan aqui y yo me invento por donde paran. Vete a saber. Los de Seguridad si que trabajan codo a codo con el ejército. No me pasa desapercibida la presencia de un drow por ahi, a uno no se le olvidan las pocas criaturas magicas que se someten voluntariamente al programa de Controlador. Sonrio muy satisfecho, y mis ojos tambien sonrien tras los cristales de mis gafas tintadas. De esa reunion esperaba un buen espectaculo y un mejor resultado.

Mensaje por Andreas Wilhelm el Mar 13 Oct 2015, 19:12

Andreas Wilhelm
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 144

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t219-andreas-wilhelm-5#2137

Volver arriba Ir abajo

Re: I trama de la Alianza Humana

Permaneció unos minutos en silencio, con el único repiqueteo de sus dedos contra uno de los botones de la chaqueta. Debía ser una broma ¿una cosa blanca y negra? Un café con leche tratando de ser capitán, aunque por supuesto no mostró ningún sentimientos al respecto ni siquiera con la intervención de Morgana, de la cual medito unos minutos...o eso dejo entrever pues por supuesto conocía esa opción, a pesar de que nunca se hubiera llevado a cabo.
- Agradezco vuestro punto de vista, cabo, y por supuesto todos podéis considerarlo y votar por ello si así lo veis correcto
Aun rechazando por el momento la idea de ver a ese ser convertido en su igual debía mostrarse justo...por el instante, lo escucharía.
- Antes escuchemos lo quenos trae ante nosotros y si hay algún valiente - “o estúpido "- que se atreva a rivalizar contra él, que de un paso
A decir verdad, ese “Soldado" le llamaba la atención, lo aborrecía por supuesto y sería horripilante verlo de camino al despacho...no obstante Javert sabía que tenía la confianza de los suyos, gracias en parte a Morgana, y podía ser que se hubiese ganado el favor de la cosa al permitirle hablar...al menos si el ser perdía no podía estar en contra suya, si por el contrario obtenía la victoria ¿podría guiarlo por buen camino?
“Todo sea por el bien de la humanidad" pensó al depositar su gélida mirada en la del drow.

~ ~ ~
he knows his way is in the dark; mine is the way of the Lord

Mensaje por Frederic Javert el Miér 14 Oct 2015, 22:12

Frederic Javert
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 123

Hoja de personaje
PS:
137/150  (137/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t177-frederic-javert

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Allí estaba. Soportando las miradas furibundas, la multitud poco conforme, quizás incluso gente preguntando, cuchicheando, gruñendo o señalando. Una mujer rubia se adelantó a su discurso, en parte agradeciendo de corazón que le diera más tiempo. Aún así se notaba cierta… Manía contra él, o quizás solo se lo imaginó. Pero lo que proponía era tener a Javert como único capitán. ¿Desagradaba mucho a Ailanthus aquello? No, en apariencia. La escuchó con mucha paciencia, sin esbozar una mueca, sin gruñir, sin sonreír. No emitió respuesta alguna, tampoco. Más lo ennervó que Javert sugiriera aquella posibilidad como algo votable. Quizás, pensó, ya estaba planeado. Conocía lo suficiente a la Alianza. Hacer ver aquella pantomima era una estrategia obvia… Que podía quitarle sus oportunidades.

Javert pareció buscar al menos otro candidato para que rivalizara. Pero él no escuchó pasos, no escuchó nadie con suficiente determinación. Clavó su mirada una última vez al General. No como quien busca desafiar, ni como quien reta, quien trata de demostrar superioridad. Si no como alguien que busca la aprobación de un… ¿Padre? ¿Un dueño? Una última vez Ailanthus fue consciente de que él era, prácticamente, una propiedad. Y el mandamás allí era justamente aquel que le había devuelto la mirada, tan fría como la suya. -Si no hay nadie más dispuesto a manifestar su opinión, permitidme que sea yo quien comience.- Declaró tras un minuto que se le antojó eterno.

Se encaró a la audiencia en un silencio solemne, casi expectante. Como si buscara dar tensión, como si esperara que la gente viera sus rasgos monstruosos, aquella piel despreciable, aquellas orejas amorfas, aquellos ojos tan fieros como embaucadores. No había ni rastro de temor en su rostro, sin embargo. Era, como siempre, muy impasible, un tanto severo. A pesar de su aspecto joven tenía la mirada cansada, astuta… Triste. Unas ojeras ensombrecían aún más su rostro, casi como si buscaran realzar su mirada. Las hendiduras de la cara o la mandíbula algo más masculina lograban darle el aspecto de un hombre adulto ya, más que el de un chaval de veintitantos años, como correspondría a Ailanthus.

Respiró hondo, una última vez. -A todas y todos aquí reunidos…- Nunca lograría cambiar el poner a las mujeres delante, fruto de un mensaje grabado con fuego en su sociedad. -Sé que mi carta de presentación ya viene precedida por algo que, muchos de vosotros, ahora mismo estaréis cuestionando. Soy consciente de ello. Mi raza, os preguntáis… ¿Qué hace un ser mágico entre nosotros? ¿Por qué se le permite a un ejecutor pisar esta sala? ¿No son monstruos, a caso? ¿Y como sabéis que no nos va a traicionar? Y otras muchas preguntas más que no citaré, pues todas se responden con una única justificación…- Volvió a dar un tiempo, el justo, para seguir hablando. -... Y es que yo busco lo mismo que vosotros. Bien sabréis que entre aquellos que se nos oponen hay también miembros de la raza humana. Que podrían obtener paz, protección, podrían ser parte de un proyecto de prosperidad y limpieza. Pero sin embargo son corrompidos por los hechizos de los magos, embaucados por sus sucias palabras… Y se unen a sus filas. De esa misma forma, en mi caso, ha sucedido lo contrario.- Gesticulaba lo justo. Alzaba las manos para dar más fuerza a sus palabras, pero no titubeaba. Lo decía de corazón, hablaba con un dolor y una expresividad inusuales en él. Pero no se dejaba llevar por los sentimientos.

-Mi nombre es Ailanthus Sreysnah.- Por la mente se le cruzó una duda: ¿Qué valor tenía su apellido? ¿Le importaba ya su familia? ¿Volvería a ver a algunas de sus hermanas? Estaba muerto para todos ellos. Incluso para uno que ni había llegado a conocer. -Nací entre la peor de las razas mágicas, los elfos oscuros. Escoria infame que vive en las cuevas, que se retuercen bajo los mandatos de una entidad amorfa, que ni es persona ni es araña, si no ambos. Muchos de ellos nacen y mueren allí sin saber diferenciar un humano de un elfo, pues para ellos, todos son amenazas, seres a los que exterminar. Un mundo donde la magia recorre las ciudades, las ilumina, las imbuye en su sucio influjo… Y dictamina quien posee más o menos poder. Quien tiene derecho a vivir, quien tiene derecho a morir. Es algo injusto, que solo algunos pueden poseer incluso entre los seres mágicos. Y por eso fui humillado, ninguneado, se me abandonó, se me trató como basura. Así de absurda es la sociedad regida por lo arcano.- Procuraba hablar de los suyos de la forma más denigrante posible. Porque el odio unía. Y quería captar la atención, quería que la gente concordara con él. Lo mejor era meterse con los seres mágicos… Porque esa era la causa que unía todos los presentes.

-He visto a grandes magos ser consumidos para tal enfermedad. Pues no tiene otro nombre. Conocí una persona la cual enloqueció solo por el manejo de tal… Maldición. Le pudrió el cuerpo, le hizo mutar, y durante los últimos días de su vida su cuerpo no fue más que una monstruosidad, que muy bien representaba su naturaleza. La magia, ¡La magia! ¡No está hecha para que se controle! Es una bestia, que se alimenta del sufrimiento, que solamente sirve a los villanos que por azares del destino pueden dominarla. Yo nací con algo que entre los míos se contempló como una maldición: La incapacidad de utilizarla. Pero hoy en día, muy orgulloso, puedo decir que es una bendición. Y no dudaré en arrancar de mi cuerpo hasta el último retazo de esa lepra que pueda quedar en mi interior.- Y no mentía. Se le notaba. Los drows eran expertos mentirosos, pero ese no era el caso de Ailanthus.

Dirigió una mirada a todos los presentes. -Cuando vine aquí me maravilló la tecnología. La democracia, la justicia. Cada uno tiene oportunidades de ascender, de triunfar, de ser lo que quiere… Aunque todo eso ahora parece un sueño distante, ¿No es así? Pues mediante lo arcano ha sido arrebatada la paz, la tranquilidad… Y bien lo han intentado, imponer el mismo orden que en mi lugar de origen se ejercía: Los más poderosos, aquellos entes más malignos que mejor comprendían las artes oscuras, eran los que merecían gobernar. Pero poco a poco han ido perdiendo poder. Y pronto no serán todos más que un eco del pasado, de una época oscura.- Cerró una de sus manos en un puño, como manifestación de una rabia que bullía en su interior, pero con algo de esperanza. -Yo estoy aquí por el objetivo que nos une a todos: Erradicar la magia. Me hice esa proposición hace casi sesenta años atrás. Una ambición que ha persistido desde entonces. Al principio resultó ser un sueño imposible, ¿Pero ahora? Ahora estamos cerca de conseguirlo. Para muchos de vosotros no dejaré jamás de ser otro de ellos. Y no os culpo, pues yo mismo me avergüenzo de ser lo que soy. Pero quiero que miréis más allá de mi raza. Quiero que se me valore por mis objetivos. Hace mucho tiempo que renuncié a mi orígenes. Abandoné mi persona, mi felicidad, me distancié de tales inútiles condicionantes... Y me prometí que no descansaría hasta lograr con aquello. No tengo más intenciones en mi vida. Qué suceda después, no importa.- Sentenció.

¿Era cierto, aquello? Ailanthus tampoco lo sabía. Nunca había pensado en el futuro, solo en el presente. No tenía un hogar al que volver. No tenía amistades. Estaba muerto para los pocos que lo conocieron. No era nadie, no importaba, no tenía… Nada que perder, se volvió a repetir. Durante unos instantes perdió consciencia de donde estaba. Pensó en qué alegre podría ser el dejar todo aquello detrás. Irse donde fuera, donde lo aceptaran, donde pudiera ser contemplado como un igual. Pero no. Sabía que ese lugar no existía. O más bien, le habían engañado lo suficiente para que creyera eso. Él creía firmemente que ni siquiera los renegados lo aceptarían por su debilidad mágica. Como todos. Pensó… En que quizás le habría gustado tener a alguien, algún día. No una pareja. Tal vez le habría gustado llevarse mejor con sus hermanas. Que sus padres se enorgullecieran de él. Quizás, un hermano pequeño… O un cachorrito, aunque fuera. Algo de lo que preocuparse, alguien que no le mirara como un ser inferior.

Pero apartó aquellos pensamientos de su cabeza. No, no había cabida para aquello. Jamás. Jamás, se repitió. -¿Quién mejor que un ser que conoce lo más profundo de los seres mágicos para saber qué hacer contra ellos? ¿Quién los detesta, los aborrece más que yo? Sé de que son capaces. Lo he visto, lo he sufrido en mis carnes. Me arrebataron todo lo que tenía, y solo la tecnología me lo ha podido dar de vuelta.- Alzó el brazo mecánico para que todos lo contemplaran. -No busco vuestra aceptación. Pues nací como monstruo y no existe redención para eso. Ni mil chips podrán borrar de mis genes qué soy. Pero son tiempos de guerra. No estamos para mirar los orígenes de cada uno, si no sus motivaciones… Estoy dispuesto a entregar mi vida y existencia para la victoria de la Alianza Humana. Todo aquello que pueda hacer por un futuro prometedor, por un día en el que la magia solo sea un mero recuerdo… Solo podré morir en paz el día en el que la tecnología, justa y comprensible, se anteponga ante la extinta magia, que ya no podrá bañar más la tierra de la escoria que esta trae consigo.- Y por ende, aquello implicaba acabar con todos los de su raza. Aquel odio visceral latía en su interior. Pero todo llegaría a su tiempo, y no eran un objetivo principal. Había escuchado habladurías sobre que ya habían visto anteriormente a otro de los suyos. Pero eran casos excepcionales. Se podían contar con los dedos de una mano. Los drows no suponían una amenaza… Pero el día que acabaran los conflictos allí arriba se encargaría de que estos desaparecieran de la faz de la tierra, así tuvieran que bombardear las cuevas con veneno, llenarlas de gas tóxico o sencillamente derrumbarlas. -Lucho por el día en el que ningún niño deberá temer lo desconocido. Un día en el que todos sean iguales al nacer, con unas mismas oportunidades. Que sean los méritos propios y el bien los que le permitan ascender al poder, o dedicarse a lo que más quiere. He visto ambos mundos, el mundo regido por los humanos y el mundo regido por los monstruos... Y puedo asegurar que en el segundo caso, ninguno de los presentes sería, para ellos, más que un mero trozo de carne al que esclavizar.

Dio un paso al frente y con la voz ominosa, mucho más seria que antes -demasiado metido ya en el papel-, decidió sentenciar una última parrafada... -Yo SÉ lo que les duele. Yo sé lo que les mueve. Es tan aberrante la idea de confiar en alguien que proviene de esa sarta de mentiras... Y a su vez, ¿Quién? ¿Quién de los presentes puede saber a qué extremos son capaces de llegar? La mayoría ya han tenido que estar sometidos alguna vez a esas sabandijas, por desgracia. Pero aquello podría ser mucho peor. He estado en el crisol de lo aberrante... Y tengo claro cuál es mi único objetivo aquí. Me encomendé la misión de cortar aquello de raíz, de exterminarlo, de hacerlo desaparecer de la faz de la Tierra... De una vez por todas. Creedme o no, compañeros de la Alianza. Eso no cambiará mi misión. Solo la muerte podrá apartarme de mi destino.

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Miér 14 Oct 2015, 23:06

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Mi expresión cuando Javert anima al drow a hablar debe ser un poema. No, no sólo dice eso de escuchar lo que tiene que decirnos, sino que lo presenta como alguien con quien se puede rivalizar. ¿Qué pretende? ¿que si no se presenta nadie se quede el otro como un segundo capitán o algo así? ¿En serio están pensando en ascender a un ejecutor? El sistema no se planteó para que pudiesen ascender, no son más que unos perros que usamos para que nos sirvan, perros del gobierno, al servicio de los inspectores. No sé qué pretende exactamente Javert, pero es una maniobra muy peligrosa. Espero que todo sea una especie de lavado de cara frente a los más críticos con el ejército, sinceramente espero que no piense así. Pero aún así, si quiere quedar bien ante el sector menos belicista de la sociedad puede irle bien, pero no será bien visto por aquellos que apoyan al 100% las actuaciones drásticas del gobierno, aquellas encaminadas a hacer sucumbir a la población mágica ante nuestra supremacía.

- Tenemos que pensar muy bien en cada paso que damos. La sociedad entera espera mucho de nosotros, no podemos andar ahora de juegos y probaturas. Si el mensaje que estamos dando es que son peligrosos y necesitamos ganar la guerra para estar en paz...¿Por qué nos planteamos que puedan estar por encima de nosotros, decidir sobre cosas que nos influyan? ¿no está sobradamente probado que no podemos fiarnos de ellos? ¿El ejército sería fiel a un capitán no humano?

"la sombra de la rebelión podría planear sobre esa decisión...."

- La Alianza Humana, su ejército, debe estar comandado por alguien de la especie humana. ¿Qué sentido tendría dejar al cargo a alguien que no lo es?

Dejo esta evidente pregunta en el aire, dirigida a Javert, justo antes de que el drow se ponga a hablar. Entorno los ojos con cara de pocos amigos, escuchando su discursito motivado, a mi no me va a engañar con tanta facilidad de palabra. Puede que a otros que desean la integración los convenza, pero yo estoy cerrada en banda, y todo lo que me diga me va a parecer mal. Exponer que él es el equivalente a los humanos que se unen a los magos es acertado, sabe jugar sus cartas a su favor, y puede que haya algunos que lo escuchen. A mi alrededor pudo ver alguna expresión que así lo indica. El señor nombre impronunciable se da a conocer, seguro que lo olvidaré. Dejo escapar una sonrisita por lo bajo cuando dice que no se le da nada bien hacer magia, o más bien que 'no tiene'. Si es cierto sí que debe ser un paria entre los suyos, y si no lo es puede que sólo quiera engañarnos haciéndose el débil. Veamos hacia dónde va todos esto. El drow parece encantado con nuestra sociedad, parece amar todas y cada una de las cosas que representamos, es más, parece que nos admira por haber conseguido devolverle ese brazo. Es una lástima para él, tal y como dice muchos de nosotros no podremos aceptarlo. Aunque sé de buena tinta que habrá otros que sí lo hagan.

Cuando termina de hablar hay algo que no puedo negar, por mucho que lo deteste y por mucho que odie que un ser como él tenga esa capacidad. Ha sido un buen discurso, ahora falta ver si nuestro actual líder lo apoya, convencido por esas ideas o tal vez condicionado por la respuesta que demos los soldados. Miro a mi alrededor para fijarme en las caras. Unos parecen asqueados, otros sorprendidos, pero para bien. Hay división de opiniones. Me fijo un momento en un muchacho rubio con gesto tremendamente pensativo, un rubio que está unas cuantas filas más allá. Debe de ser uno recluta reciente, porque todavía no me suena su cara. Me contengo de decir nada más por ahora, es el turno del capitán y sobre él recae el peso del enfoque que quiera darle a esto. Por mi parte sé que no quiero que un simple ejecutor de sangre mágica, por poca que tenga, venga a decirme lo que tengo que hacer. No he estado luchando para esto. Sería como traicionar nuestros principios. A la mierda la integración y las segundas oportunidades.

~ ~ ~

Mensaje por Morgana Wolf el Jue 15 Oct 2015, 02:36

Morgana Wolf
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 157

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t121-morgana-wolf#259

Volver arriba Ir abajo

Re: I trama de la Alianza Humana

Escuchó con atención lo que nos quiere decir esa criatura por la que termino preguntando a Lucy su naturaleza, aunque tal pregunta se ve interrumpida por la propia explicación del ejecutor.
En un principio, he de reconocer que me da miedo pero después, tal adversidad se convierte en cierta pena al comprobar la mirada de indignación y reproche del resto "Probablemente no gane simplemente por ser quién es, se ha metido en una guerra perdida ya de por sí...además seguro que ese vejestorio tiene algo planeado"
En cierta forma su situación me recuerda a la mía, por su puesto la suya llevada a un extremo, aun así no puedo evitar sentir empatia por aquel que recibe un rechazo semejante al mío.
Miro a mi alrededor para comprobar el grado de aprobación del resto ¿cómo me voy arriesgar a votarlo si el resto lo desaprueba? Sería marcarme directamente con el dedo, encima con lo de la niña...ya si que me tachan de rebelde o pro mago.
No obstante, ya obtuviese la victoria o la derrota no apruebo del todo que esa situación se logre por medio de la oratoria.
-La palabra es un poderoso tirano, por mucho que se intente alcanzar la verdad ¿Qui veritas est? -murmuró metiendome las manos en los bolsillo, sin percatarme siquiera de la mirada de Morgana que sin lugar a dudas me hubiera puesto nervioso.
Por mucha palabra bonita, por mucho aparato en un brazo ¿podría con esa sombra que se cernía por encima de él? ¿podría con esa figura gélida que llevaba el nombre de Frederic Javert? Y aún obteniendo la victoria ¿no sería un simple perro en sus manos? Al fin y al cabo por mucho rango que ascendiera, la persona es lo que es y su esencia es lo único que permanece intacto a pesar de los cambios y el tiempo.
"Qué miedito da el viejales"

~ ~ ~

Mensaje por Wilhem Scheider el Jue 15 Oct 2015, 19:39

Wilhem Scheider
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 59

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t229-wilhem-scheider

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

-Sobre mi difunto y arrugado cadáver.-

Entro en la habitación, abriendo las puertas de par en par con mis brazos extendidos y en plena escena dramática. Observo a mi alrededor, los pocos soldados de valor y que se mantienen en pie estaban presentes. Algunos eran los mejores que había, y otros, eran ejecutivos que les gustaba jugar a la guerra. Y estaba “eso”. Avance un paso y deje que las puertas se cerrarán detrás mio. Mi vestido negro elegante disimulaba la silueta que los años habían marcado para mí, pero mi rostro serio y rígido estaba maquillado suavemente, de forma sutil mis ojos llamaban la atención, eso era lo que deseaba, que posaran sus ojos en mi mirada y entendieran, que no iban a tenerla fácil conmigo.  Sobre mis hombros caía una capa delgada, un abrigo que se sujetaba al otro extremo por una pequeña hebilla con la forma de Inglaterra rodeada por una corona.
Comencé a caminar hacia la mesa mirando a los presentes, algunos se encorvaban, y tuve que ponerlos derechos, otros tenían sus uniformes desarreglados, y no podía permitirlo. Era una reunión oficial, todos debían estar bien arreglados. El camino hasta mi punto demoró unos minutos, pero todos habían quedado bien arreglados.

-Gracias por mantenerme informada.-

Le dije a una joven subordinada de camino a mimasiento. Cuando paso junto a Morgana le acomodo el cabello y le subo el cierre del uniforme. Casi podía verle el escote. ¡Qué escándalo!


-¿Ves pequeña? Así es como haces una entrada, recuérdalo, te ayudara a conseguir un marido. Y recuerda, si lo das gratis, nadie lo querrá comprar-

Llegué hasta mi sitio, un pequeño puesto a un metro del centro de la sala, que por alguna razón se encuentra más iluminado que el resto de la sala. Entrelazo mis dedos con los brazos relajados y comienzo a hablar con mi voz fuerte y calmada.

-Frances Ruth Burke Roche. Ministra de la Sabiduría, y en los próximos días a causa de la muerte de mi primo segundo William VI, príncipe de Gales, Que en paz descanse, seré nombrada Reina de Gran Bretaña, por lo tanto, jefa de estado, y deberán pasar, disculpen que sea repetitiva, sobre mi difunto y arrugado cadáver, antes de que una criatura tenga a su cargo a los hombres de mi tierra.-

Observo al drow de arriba abajo rápidamente, no hay mucho que ver, es una pequeña mascota que desarrollo el habla. Me desilusiona un poco que haya tanta duda entre los soldados, pero debo comprenderlos, tanto tiempo sin ordenes, y tantos años luchando.

-Si tanto es su deseo de ayudar a la extinción de su raza, bien puede ir caminando a la morgue . Estoy segura de que los hombres del Ministro Wilhem podrán encontrar alguna utilidad a sus restos que ayuden en la batalla.-

Hago una pausa, no por cansancio, para que mis palabras lleguen a todos. ¿Una criatura entre nosotros? La vergüenza de mis antepasados podría ahogarme ahora mismo. Pero debo continuar, los jóvenes de mejillas rosadas deben aprender a pensar con sus mentes, no con sus corazones.

-Y si su corazón flaquea ante esta idea, señor drow. Las cocinas necesitan personal.-

Vuelvo mi mirada hacia Javert con aspecto severo, lo miró unos instantes y luego sonrió. Este hombre, aún joven, pero ya un hombre a diferencia del resto de los presentes, jóvenes que casi no han disfrutado sus vidas, con muchos años por vivir, pero con pocas chances de hacerlo.
Alcanzo a Javert y le acomodo su sombrero de capitán. Aún hoy lo veo como un niño.


-General Javert, my Darling.  Parece que ningúno de sus HOMBRES, se siente listo para la difícil tarea de trabajar junto a usted. Que le parece si ahora posamos nuestras esperanzasen una mujer.-

No era una pregunta. Le señalo con mis palabras, y mi sonrisa a la pequeña Morgana Wolf, una niña joven, pero con carácter y fuerza. La valentía necesaria para liderar, y el corazón necesario para no traicionar a su raza.

Mensaje por Frances Ruth Burke Roche el Vie 16 Oct 2015, 04:33

Frances Ruth Burke Roche
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Escucho con relativa atencion el discurso del drow mientras juego a la serpiente en mi Nokia 6410, el mejor juego de la serpiente creado y por crear para movil. A mi me parece genial la idea. La gente parece no saber ver el potencial de tener a alguien como el en ese puesto. Y eso que él mismo se esta poniendo en bandeja. En algun momento me va a llegar el turno de hablar, asi que me pelo un caramelo de limon y me lo echo a la boca.

Pero para cuando voy a hacerlo entra la loca de Sabiduria, Francis no se qué, Frances algo. Ah si! La vieja Ruth. Sonrio al verla entrar, me encanta esa mujer, tanto como la odio. Ella siempre tan melodramática, en el centro del foco de atencion. Es como una abuela elegante pero que no te prepara pastas, si no que te suelta galletas si hace falta. Mis cejas se alzan, mis gafas tintadas descienden hasta la punta de la nariz mientras escucho como se autoproclama Reina de Inglaterra de aqui a la nada, mientras mi mano pasa bajo mi barba en un gesto muy italiano, que viene a decir "me importa un comino lo que dices".

"Si hombre, la pasa Ruth reina...."

Cuando ella ha terminado de reprender a todo el mundo y decir esas cosas, carraspeo y me pongo en pie.
-Estoy aquí, Ruth. Mi máaaas sentido pesame por lo de tu primo Willy, era muy joven? En fin, qué graciosa tu broma sobre Reina de Gran Bretaña. Sigues conservando un humor tan esplendoroso como tu belleza.

"Que bien que me paso la monarquia por el forro"

-Pero en fin, aqui no estamos para discutir sandeces como nombrar reyezuelos, tal como hicieron los magos hace no más de tres años, recordemos que el hechicero Alphonse Bertram, si tiramos de archivos históricos, se autoproclamó rey de Inglaterra, igual que Termeritus Jones, antes que él .Ninguno acabó muy bien. Estos magos....qué ideas tienen, eh?

Chasque mi lengua y niego, con la desaprobacion que le muestras a un niño.
-Javert quiere proponer una votacion democratica para elegir a un candidato para capitanear a un 50% del ejército. No podemos oponernos a eso. Votemos, y ya. Si hay otro candidato que se le oponga, genial.

Conozco al drow en cuestion, no puedo decir que haya tomado cafe con el ni nada de eso, pero se su historial. Se que un Ejecutor lo tiene muy jodido para llegar a Capitan, es mas...acaso puede?
-Pone en algun lado que un Ejecutor no pueda presentarse a una votacion? Javert lo especificó? Yo no recuerdo haber leido tal clausula. Seamos justos. -me pongo en pie, caminando hacia el drow, poniendo una de mis mano sobre su hombro, para que ademas de que parezca que le muestro apoyo, se esté quietecito y sea un buen ejecutor. -Estos ejecutores son soldados mil veces mas seguros de los que podais llegar a imaginar. Son la herramienta perfecta en nuestras manos. No hacen magia, a menos que queramos, y su arma ataca solo a quienes deseamos, no existe peligro potencial. Estan localizados constantemente, y si dejan de estarlo ya sabemos por qué es y como actuar. No se trata de confianza o no, se trata de que el sistema es seguro, tan seguro como nuestros Centinelas. Conozco más soldados del ejército desertores, traidores o prófugos que ejecutores con tal historial. El sistema del Controlador, no lo permite, ellos lo saben. Una mala accion y adiós. Pero imaginad el golpe de efecto en los seres mágicos al ver que les estamos arrebatando a los suyos, que trabajan para nosotros. Si podemos utilizar las armas del enemigo para derrotar al enemigo, entonces, habremos ganado.


Encojo mis hombros muy resueltamente, mirando a la atractiva rubia y luego a Ruth. -Te recuerdo que tu voto no tiene mas peso que el mio, Ruth, ni que el de nadie aqui presente, el Capitán Frederic ha tomado la decision de que se elija asi, ¿vas a contradecirlo tan directamente? Uhm, que tal?. ¿De candidatos pues la soldado atractiva y el drow de largas melenas? Podemos votar ya? Si? Venga. Si a ellos les funciona a nosotros tambien. Voto al drow.

"tengo un preso al que torturar, a ver si terminamos"

- Y a los mas conservadores yo les diria que se hicieran revisar su genealogia porque al menos 8 de cada 10 humanos tienen ascendencia mágica. Y probable descendencia, quien sabe- esto ultimo lo digo alzando mis cejas sospechosamente con una muy curiosa sonrisa en la cara.


"Por cierto, en el ejercito se han dejado todos mucho, que se hizo del corte de pelo militar? Pero mira la rubia que pelo y....bueno, el otro no es del ejercito pero si lo consigue, vaya melenas. Yo impondria cortes de pelo para todos.Como se nota que ya no pelean en las trincheras y que problemas de liendres no hay....."

Mensaje por Andreas Wilhelm el Sáb 17 Oct 2015, 00:11

Andreas Wilhelm
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 144

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t219-andreas-wilhelm-5#2137

Volver arriba Ir abajo

Re: I trama de la Alianza Humana

"Lo que me faltaba"
Había escuchado con atención el discurso del drow y había tratado de contestarle pero repentinamente le interrumpió el estruendoso sonido de la puerta principal al abrirse, entrando por ella nada más ni nada menos que Frances.
Cualquiera que tuviera algún alto puesto en el ejército la conocía y al hacerlo probablemente se arrepentiría, no obstante el rostro de Javert se mantuvo igual de firme incluso cuando le acomodó el sombrero...era cierto que la conocía desde que era un simple recluta aunque no por ello daría ni una sola muestra de flaqueza delante de los suyos.
- Les agradezco sus puntos de vista a ambos pero ahora mismo debe de ser el ejercito quién terminé este asunto...por cierto, lady Burke -no se podían perder la viejas costumbres ni siquiera el nombramiento de títulos- en nombre de todo el ejército, le doy el pésame.
"Aunque te ha venido muy bien ¿no es cierto, Ruth?"
Se volvió hacia el drow, tomando una pausa para bajar del estrado.
- Observad este espacio -les dijo a los soldados- ¿veis el vacío? Es el mismo entre nuestra naturaleza y la de aquellos magos pero ¿cuál es la principal diferencia entre ellos y nosotros? ¿la sangre? Todos o la inmensa mayoría habéis crecido en un mundo en guerra, desconocéis aquel tiempo en el que los magos caminaban a nuestro lado por las calles de Londres, desconocéis lo que es ver el Big Ben plagado de turistas ansiosos por sacar una foto.
Subió la manga de su chaqueta hasta el codo, elevando su brazo desnudo hacia el cielo.
- ¿Qué veis aquí? Cuando yo tenía apenas diez años sólo podía pensar en la nada, mi hermano era capaz convertir una copa de cristal en un animal ¿por qué yo no? ¿por qué yo no podía hacer reír a mi madre con fuegos artificiales? Ella decía "Sois distintos, mi pequeño Fred, no te preocupes...te seguimos queriendo" y yo no podía evitar pensar "Mentira" -dijo aquella palabra, la escupió del fondo de sus recuerdos como si de verdad pudiera ver a ese niño arrodillado ante una maga que lo acariciaba y consolaba por ser squib- Un año después me llevaron al antiguo Ministerio de Magia ¿podéis imaginar lo que vi, lo que sentí? Ante un crío de once años se levantaba una enorme piedra que aplastaba a unas personas, la piedra simbolizaba la magia y esas personas... -tomó un segundo de silencio para aclara su garganta abrasada por aquel sentimiento de furia que había despertado el simple silencio- nosotros...los muggles... -apretó el puño aún en alto- Desde ese instante me prometí luchar por un nuevo mundo, un mundo en el que esa piedra se fraccionara y pudiera vivir en paz, en armonía con mi hermano...y os aseguro que no lo alcanzaremos por esto -alzó la voz, acercándose a la criatura y alzando ese brazo metálico- la diferencia no se encuentra en un trozo de metal sino aquí  -bajo el brazo y con el puño aún cerrado señaló a dónde se situaría el corazón- Muchas veces caeremos y la tecnología no alcanzará esa naturaleza endemoniada contra la que luchamos, entonces, sólo el esfuerzo y la terquedad humana...eso nos llevará a levantarnos y tocar algún día la victoria.
Volvió a subirse al estrado, levantando de nuevo el puño y la voz en grito proclamó:
- Lo sé, miro en vuestros ojos y sé que lucháis por ese Nuevo Mundo, yo os lo entrego desde ahora  ¡Tomadlo en vuestros corazones! Es vuestro, sólo tenéis que hacerlo realidad ¡Romped esa roca que os subleva y que aplasta vuestra alma! Tomad ese sentimiento de angustia y convertirlo en vuestra coraza.
Bajo el brazo, mirando al su alrededor, con el pecho contrayéndose con rapidez y el fuerte estruendo ocasionado por el latido de su corazón.
- Si nadie más desea presentarse, elegid, pues, a vuestro segundo capitán -espero un minuto para tomar aire- Ailanthus Sreysnah o Morgana Wolf...
No pudo evitarlo, alargó el brazo aun desnudo y que poco a poco se había ido tensando.
Sabía a la perfección lo que ocurriría si se daba esa tercera opción hasta ahora nunca producida en el ejercito ¿un único capitán? Eso supondría equiparar el poder de los suyos con el gobierno, incluso yendo más allá, eso sería poner contra la pared a Frances por "muy buenos amigos" que hubieran sido en el pasado, dependería de un única persona para sustentar su puesto.
Puede que ese fuese el verdadero motivo por el que ambos ministros descargaban sus votaciones en sentidos contrarios, era un simple movimiento para que el poder del ejército se separara en dos ángulos y que nunca pudiese arremeter contra ellos. Javert suponía que la verdadera época dorada de la humanidad llegaría cuando una mujer y un hombre se alzara y únicamente guiara a los suyos sin que unos cuántos se dispensarán el poder, olvidando la mayor de las misiones...lograr la igualdad, alcanzar la victoria y con ello la paz. Eso o que dos capitanes se entendiesen a la perfección pero era tan improbable que nunca tuvieran nada en contra que...lo más probable es que sólo estuviese esa alternativa aunque no por ello Javert se veía a él como esa persona, pero si debía tomar ese rol lo haría por el bien de la humanidad.
Si se daba esa tercera opción, sería interesante, una posible alternativa que daría bastante juego a cualquier historia.
- Sé que los conservadores votareis por Mogana, por un bipartidismo, y que los liberales lo haréis por el drow, pero tenéis una tercera opción mencionada por vuestra compañera...considerad mis palabras y si en verdad deseáis romper con la tradición y alcanzar una nueva era para nuestra realidad en la que realmente este voto es igualitario. Si no veis la luz en ambas opciones yo seré vuestra unión, yo seré esa antorcha, el martillo que derrumba los cimientos de la piedra, os queda este camino en el que yo acarrearé con esta responsabilidad como he hecho hasta ahora, en la ausencia de Harby ¡Mirad al frente soldados y elegid entre el pasado propuesto por el gobierno o el futuro que hoy os ha mostrado Morgana Wolf y que ahora os tiendo entre mis manos!
Dicho esto, calló, esperando la respuesta de los suyos...deseando que abrieran los ojos y se dieran cuenta lo que se trataba de hacer con ellos, separarlos en dos corrientes para mantenerlos envueltos en la mentira...él únicamente les ofrecía un único camino para poder mantenerse unidos y por el que poder dar un gran paso adelante.


Música para las últimas palabras de Javert:

[/color][/color]


~ ~ ~
he knows his way is in the dark; mine is the way of the Lord

Mensaje por Frederic Javert el Sáb 17 Oct 2015, 12:21

Frederic Javert
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 123

Hoja de personaje
PS:
137/150  (137/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t177-frederic-javert

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

El drow había sabido mantener el juicio y las formas incluso con los constantes comentarios de Morgana en su contra. Nadie le había preguntado, creyó él. ¿Qué derecho tenía a intervenir? ¿A hacer aquellas intervenciones? Planteaba que era imposible dar poder a alguien que no fuera humano. Si el ejército sería fiel… No le respondió pues primaba antes hacer su discurso, no quería empezar a discutir las mil maneras en las que, a su juicio, la rubia se equivocaba. Sus ojos tampoco expresaron el asco que le ocasionaba la mujer. Sencillamente respiró hondo. Ya sabía él que algo así iba a suceder, pues los humanos eran previsibles hasta lo absurdo. No se iba a dejar derrumbar por algo que ya se esperaba. No se iba a dejar derrumbar si la gente no le apoyaba. No si era mediante las votaciones.

El discurso sucedió más o menos como él se esperaba. Había soltado una larguísima parrafada, se había dejado ir y se había metido en el papel. Aprovechó en cuanto lo acabó para respirar un poco, tragar saliva, intentar observar al resto. Pero algo lo pilló de imprevisto. Una cosa amorfa, un saco de arrugas entró, como se podía esperar, llegando tarde. Eso era una primera falta de respeto. A Ailanthus los ancianos no dejaban de sorprenderle. No eran excesivamente comunes en la Alianza y, aunque Javert lo era también, en aquella mujer aún se evidenciaban más los estragos de la edad. Muy pocos drows llegaban a esa época. La gran mayoría de la población era joven y sumamente atractiva. Los humanos… Eran distintos. Le daba la sensación que aquella piel quebradiza se podría caer en cualquier momento, y lo cierto es que le asqueaba ver aquellas pasas parlantes.

Antes de entrar oficialmente le subió la cremallera a Morgana y no pudo Ailanthus hacer nada excepto arquear las cejas. Pero aquella expresión se le borró en tan buen punto como esta se presentó, con su impronunciable nombre, diciendo que era Ministra de la Sabiduría y… ¿Futura Reina de Gran Bretaña? Eso lo sacó de sus casillas aún más. No entendía la existencia de los reyes. La sociedad de los humanos no los necesitaban, eran solo… Pedazos de mierda que no hacían nada, excepto llevarse méritos y dinero. Pero Ailanthus no esbozó ninguna expresión al respecto. Dijo que deberían pasar por encima de su cadáver antes de poner una criatura al poder a los hombres de su tierra.

-¿Tu tierra?- Le destacó él tratando de controlarse. ¿Su tierra?, se preguntaba. ¿Era todo suyo? ¿Estaba tratando aquello de su propiedad? Todo lo que llevaban defendiendo aquellas personas… ¿SU tierra? Y luego esta se metió con él directamente, sugiriéndole que él mismo muriera. -No me molestaré en repetir las razones que me traen aquí, señora. Es una pérdida de tiempo hablar con personas que siquiera llegan a la hora acordada.- Eran indirectas, eran formas de criticarla. Hablaba con la voz muy firme y en alto, para que todos los soldados allí presentes pudieran escucharle. Quería incitar al odio contra ella. Luego lo mandó a las cocinas. Ahora si, Ailanthus estalló en carcajadas, cargadas de asco. Notaba su pulso acelerarse, sus nervios empezando a sacarle el quicio, esa capacidad suya de mantenerse neutro.

-Si tuvieras algún tipo de idea de cómo va el conflicto, querida Frances, sabrías muy bien que no sobran efectivos en batalla y que sobra escoria mágica en el bando contrario. Sería un desperdicio tremendo quitar soldados en las contiendes para meterlos en una cocina. ¿No sería más adecuado poner allí a la gente que tanto miedo le da mancharse las manos? Seguro que su ausencia no se notaría tanto.- ¿Se refería “su” a esas supuestas personas o a la propia Ruth? El drow lo dejó en el aire. Pero ya volvía a lucir un rostro serio. Le vio moverse cerca de Javert, ajustarle el sombrero ignorando cualquier tipo de respeto y soltar una indirecta. “HOMBRES”. Porque él era solo un animalito para ella. Que debían poner una mujer, refiriéndose a Morgana.

Notó su cuello hincharse por la rabia, por la sangre que iba fluyendo, el corazón latiendo con mucha fuerza. Empezó a marearse un poco pues la correa apretaba. Era era una de sus múltiples funciones: Advertir a Ailanthus que estaba dejándose llevar demasiado. Lo más coherente para él habría sido irse de allí sin mediar palabra. Pero no. Sus ojos lilas demostraban demasiada determinación. Parecían haber adquirido un brillo especial, un aspecto algo más… típico de los suyos. Los nudillos se hacían más blancos de tanto cerrar el puño, de apretar el puño. Pero no tuvo oportunidad de abrir la boca. Intervino en aquella escena Andreas, quien Ailanthus conocía solo de haber escuchado a hablar de él. Sabía bien el poder que tenía.

Aprovechó aquel momento para acabar de ajustarse la correa de su cuello. Solo un agujero más, se dijo. Si volvía a tener que aflojarlo se iría. Advirtió un tono irónico en las palabras del político y le hizo sonreír por dentro. Luego cuestionó la validez de los reyezuelos, citando un acontecimiento histórico. Muy en el fondo el drow agradeció que él se hubiera encargado de hacer eso, un humano sería más tomado en serio que no él. Y empezaba a dudar de ser capaz de decírselo él por si mismo sin mandarla a la mierda. Una votación democrática. -Como bien afirma Andreas… Hablábamos de una votación democrática. Estos miembros aquí presentes…- Miró a todo el público, señalándolos con su brazo mecánico. -Están sacrificando sus vidas, luchando en el campo de batalla para proteger a sus familias, para protegerse a sí mismos. En los libros de texto, sin embargo, muchos no serán más que meros números. Y para ti dudo que sea muy distinto, "señora". Sin embargo, son ellos los que están luchando por esto.- “No tu, imbécil. Tu estás ahí frotándote las manos, mirando desde atrás y soltando pullas” Pero no lo dijo.

-Se aprende más de la batalla que no de estudiar y mantenerse al margen de todo. No puedes esperar que por ser… ¿Reina, dijiste? Puedas escoger por ellos. Estas personas tienen el derecho a elegir quien quieren al mando. Quien quieren que los represente, a quién quieren obedecer. Se que a los monarcas eso de la democracia os da un poco igual, ¿Pero no te parece demasiado descarado ignorar su derecho a escoger? ¿Tratarlos como si fueran tu propiedad, como si fueran meros objetos, y escoger por ellos porque tu crees tener más razón? ¿Qué te da esa capacidad? ¿La edad? ¿Ser heredera de un puesto que ya muchos cuestionan su validez?- No se dirigía a ella, se dirigía al público. Quería que le escucharan. Quería que estos reclamaran su derecho a escoger, y a su vez, que le vieran a él mismo como un representante de la democracia, alguien que los tenía en cuenta y no un mero drow que pasaba por allí.

Sabía muy bien que alguno debía estar cansado de la monarquía. Sabía bien que alguno otro le gustaría ser reconocido. Y sabía bien que muchos no querrían que su derecho a escoger fuera pisoteado por una vieja asquerosa que acababa de entrar allí, tarde, y se había saltado todo tipo de respeto. Y que otros tantos no estarían contentos con ser considerados parte de un patrimonio. Con esas frases pretendía ganarse el apoyo de todos ellos. -Sé que mis posibilidades de ser escogido son bajas, pero creo que todos los aquí presentes quedarán más satisfechos si son ellos los que me rechazan, y no una única persona.

Dejó tras aquello que el resto siguiera sucediendo. Andreas cuestionó si un Ejecutor no podía ser general, pues no estaba escrito. Le puso una mano encima de su hombro. Ailanthus se tranquilizó como el buen perro que era, respirando algo más tranquilo y agradeciéndoselo con la mirada. Habló de las cualidades de los ejecutores, de la seguridad de estos. Y habló de los beneficios que conllevaba poner a uno como él en el poder. Y pasó directamente al tema de las votaciones, planteando esos dos candidatos y mostrando su apoyo hacia él mismo. Ailanthus sabía que él debía apoyarle, en gran parte, porque lo tenía bajo su control. Pero era un voto más. -Ahora que Andreas lo ha planteado… Un ser mágico en el poder tiene una repercusión, aunque más oscura, muy positiva.- Dijo con una sonrisa extraña.

-Muchos humanos aborrecen la violencia con los seres mágicos. Y el sistema de reintegración no son más que habladurías. Imaginadlo, ¿Qué pensarían al ver que un ser mágico como yo pudiera obtener poder? Creerían que al fin la Alianza está siendo más abierta. Muchos aquí presentes seguramente tengan hijos, mujeres que pregunten porqué se dan estos actos de violencia. Y que sean vistos malamente por ellos. Sin embargo, si existiera una prueba “sólida” de que se nos da oportunidades a los seres mágicos, ¿No confiarían aquellos más dudosos en la Alianza? Sería perfecto para tapar de la vista del pueblo aquello que se hace con la gran mayoría de las otras razas aparte de la humana. ¿No creéis? Ganaríamos más apoyo. Y habrían menos desertores en nuestro bando...- No había querido requerir a esta baza. Pero lo vio conveniente, aquello de sacarlo a la luz.

Javert tampoco pareció estar de acuerdo con la forma de proceder de Frances. Mejor. Entonces él mismo comenzó a plantear su discurso. Explicó su pasado. Era… Alguien que tuvo un hermano habilidoso en la magia. Los ojos de Ailanthus abandonaron aquella expresión cautelosa y de repente se volvieron algo compasivos. Porque lo comprendía. Aquella envidia, aquella rabia. Aquella lucha por un mundo justo. Cuando este se le acercó se dejó levantar el brazo. En bajo, para que solo él lo escuchara, le susurró… -Tenemos más en común de lo que crees, Frederic Javert.- No era una recriminación, eran unas palabras cargadas de dolor y de empatía. Tenía el rostro extraño, triste. Luego señaló el corazón… Ailanthus solamente asintió, comprensivo.

Volvió al estrado y empezó a hacer un discurso motivador que no afectó tanto a Ailanthus. Parecía emocionado. Y finalmente procedió a las votaciones, competiría con la rubia. Él había dicho todo lo que debía: Había dejado patente su intención, sus beneficios -incluso los más retorcidos- y sobretodo, su apoyo al pueblo, a la democracia, a la justicia. La intervención de Frances le había ayudado en el fondo. Pero no le agradó la última intervención de Javert. Aquella estrategia de ser él el único general. Suspiró muy profundamente, esperando que no lo tomaran en serio. Esperaba de todo corazón que la gente tuviera el valor suficiente de querer ver respetado su derecho a escoger, que no sumieran el ejército en el mandato de uno solo… Pero por otra parte esperaba que aquella tercera opción repartiera los votos entre Morgana y Javert, dándole a él la posibilidad de superarlos a ambos. Los miró a todos, una vez más, como si con eso pudiera recordarles sus palabras, aquello de representar a los que estaban en lo más bajo sufriendo, aquellos meros números. En el fondo lo hacía aquello de todo corazón: Le daba una rabia incontrolable que alguien le hubiera querido quitar el poder votar a todos los presentes. Amaba la democracia, se consideraba su defensor. La mera idea de que esta pudiera no haber sido respetada lo sacaba de quicio. Esperaba que el resto comprendieran al menos aquella intención.

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Sáb 17 Oct 2015, 16:27

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

La breve intervención del soldado rubio, Wilhem, hace que asienta al no poder estar más de acuerdo. Tanta palabrería absurda no haría más que desviarnos de los objetivos. Reconozco que en ocasiones un buen discurso puede resultar motivador antes de ir a la batalla, pero todo esto choca demasiado con mi forma de ser, directa, sin rodeos. Además, parece que a todos les ha dado por soltar largos discursos, cosa que empieza a crisparme un poco los nervios. Si por mi fuera ni siquiera se habría convocado esta reunión, Javert ya estaba establecido como capitán. Y por lo poco que sé de él no la ha convocado por vaguear o librarse de sus obligaciones, él abría aceptado el cargo con gusto. ¿Qué quiere entonces? ¿salir reforzado y legitimado de todo esto? ¿callar posibles habladurías sobre los partidarios del desaparecido?. Sea lo que sea debe tener un objetivo de ese tipo. No termino de creerme que le agrade la idea de ver a un drow presentándose a las elecciones.

Entonces entra a la sala la ministra de sabiduría, conocida por todos los presentes, acercándose hasta mí para subirme la cremallera del uniforme y colocarme un poco el pelo, como si fuese una especie de abuela de estas tradicionales que te dicen que te tapes. Me quedo un tanto perpleja ante esta intervención, hasta ahora no la conocía en persona, pero veo que los rumores son ciertos, parece salida de otra época por los consejos que da. Para cuando se me ha pasado el alucine del momento la señora ya se ha sentado y ha comenzado a hablar tras decir su nombre y chorromil títulos, así que lo que hago es volver a dejar la cremallera como estaba, algo más baja, que hace calor y aprieta. Me pierdo así el momento en el que le ajusta el sombrero al capitán, algo que sin duda no se habrán perdido el resto de compañeros. Vuelvo a alzar la cabeza cuando escucho decir mi nombre, así, de la nada, ha decidido presentarme a las elecciones, algo que voy a rechazar porque ya he dicho antes que no. Sin embargo la intervención de Andreas, que es la siguiente, hace que mi opinión se modifique un poco.

A cada palabra que dice me va dando más rabia, ya sea por estrategia o no de quedar bien, un político que nos defiende no debería plantearse esa "integración" al nivel que propone, un drow comandando el ejército. Perfecto, poner el mando militar en manos de alguien que puede darte un golpe de Estado. Es un idiota, se merece que lo traicionen nada más que por eso. Es más, él mismo es... - Cuidado, señor Wilhelm...podrían acusarle de traidor por ese discurso que acaba de dar. Ha sonado tan...pro seres mágicos. ¿No querrá engañarnos también a nosotros con sus bonitas palabras, no? Aquí parece que todos tienen de eso. - termino por saltar, comentando de manera afilada respecto a las intervenciones de todos. Y sí, puede que me haya pasado, pero ya estoy harta de estar simplemente escuchando a unos y otros. - Dadle confianzas a estos seres...ya veréis que bien nos va. -

"Eso por no decir que van a ser todos engañados como gilipollas, tanto los humanos que crean eso de la supuesta reintegración como los mágicos que se lo traguen. Pero eso a mi me trae sin cuidado"

Ruedo los ojos como un tanto exasperada ya de todo y de todos, aunque he de reconocer que la historia que comienza a contar Javert consigue darme cierta lástima por él. El pobre hombre había tenido que vivir con uno de esos seres en su familia, sabía desde su más tierna infancia lo que era eso. Sin preguntar a nadie él también decide proponerme para capitana, por lo que me cruzo de brazos algo indignada, no están teniendo en cuenta lo que he dicho antes. Si finalmente decido presentarme será sólo por joder a Andreas y al drow, por ese único motivo. Y por si fuera poco ahora Javert decide volver a la opción que yo pensé desde un principio, ser el único capitán. Muy inteligente por su parte la maniobra. La ilusión de las votaciones, que se crean libres para votar cuando desde un principio ya está todo orquestado. Lanzo una mirada a Javert desde mi posición, sonriendo de manera algo críptica. Si es cierto que ha hecho todo esto de una manera retorcida resulta que este hombre me atrae mucho más de lo que pensaba.

Todo se ha ido volviendo más confuso por momentos. Por un lado estoy de acuerdo con la vieja Ruth en que un drow no debería gobernar, pero no me apetece que me coloquen en una posición que no he pedido. Además, desde una posicón menos "visible" siempre hay más posibilidad de maniobras, para muchas cosas, incluso cambios en el modelo de gobierno si se ve una deriva poco favorable... Por otro lado no pienso votar al drow ni de broma, y deseo fastidiar la idea de Andreas sobre la integración. A mi no me pillarán por ese lado. Que los demás voten lo que quieran. En las votaciones nada garantiza que yo salga capitana, y de hacerlo sería en igualdad de condiciones con Javert. Tampoco me molesto en darle la réplica al drow, lo considero un ser inferior con el que no me apetece discutir. Chasqueo la lengua por lo bajo, acabando por alzar la voz para que todos me escuchen. No voy a hacer un discurso ni va a ser bonito, voy a ir a lo práctico. Una opción es votar al drow, otra a mí, y luego plantea la tercera como votar a Javert como único capitán.

- Bah...en resumen, votad a quien os de la gana, pero hacedlo con cabeza, que unas cuantas palabras no os hagan perder el objetivo que teníais en mente al venir aquí. Si me votáis pues vale, si no, no pienso pedir el voto. Mi voto ya estaba dicho desde hace un rato.

"y si te apoyo espero también beneficios...ya veremos, nada es incondicional"

- Frederic Javert.





~ ~ ~

Mensaje por Morgana Wolf el Sáb 17 Oct 2015, 18:36

Morgana Wolf
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 157

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t121-morgana-wolf#259

Volver arriba Ir abajo

Re: I trama de la Alianza Humana

Permanecí apoyado en la pared, con las manos en los bolsillo mientras el sonido de Another One Bites the Dust sacudía mis oídos. Si hubiera tenido la valentía suficiente le habría gritado a todos aquellos el aburrimiento que reinaba en mi espíritu "Podrían aclarar las cosas ya" pensaba cuando repentinamente la puerta que se hallaba cerca de mí se abrió de par en par al mismo tiempo que mi cuerpo se estremecía e instintivamente se apartaba de ella, viendo como una mujer adulta se abalanzaba contra el estrado, cerrando el escote de Morgana (lo cual elevó mi rubor hasta puntos extremos en los que sentí mis orejas arder) y acomodaba el sombrero de Javert.
"¡Hombre! Abu Thatcher en aparición, esa tia es mi ídolo"  
Aunque evidentemente la tendría en estima mientras no se acercaba demasiado a mí "Seguro que la termino liando y tartamudeando", pero poniéndonos serios: no sabría a quién votar, es cierto, que la alianza dividida en dos extremos no conviene a nadie y tirar por un único camino sería una solución...no obstante, Napoleón (¿es así cómo lo llaman?) me da miedo, el drow me da pena y su incomprensión es un poco similar a la mía aunque no tengo la suficiente valentía para votarlo como el ministro ¿y votar a Morgana? Haber, la muchacha tiene cualidades...ejem está buena ejem...aunque no la conozco sé que ha realizado hazañas, aún así tampoco soy capaz de ponerme de su lado.
Permanezco, pues, en silencio, prefiriendo esperar a que la gente responda y yo pueda decidir sin ser el primero de ellos, pasando desapercibido.
-Lo siento... -susurro "pero soy un cobarde y no puedo cambiar eso".

~ ~ ~

Mensaje por Wilhem Scheider el Sáb 17 Oct 2015, 22:56

Wilhem Scheider
avatar
Soldado
Soldado

Mensajes : 59

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t229-wilhem-scheider

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Podía sentir las miradas sobre mí. Las había sentido desde que había comenzado a trabajar, cuando era joven y la gente aún no conocía mi carácter, me juzgaban por mi apariencia. Claro, siempre se arrepentían. No me frenan, no me avergüenzan, las miradas sobre mí son como pequeñas luciérnagas. Siento que estoy conectada a todos los que posan sus ojos sobre mí, lo que me da un poco de asquito, el drow también me mira. Puaj.
Asentí con una sonrisa cuando Javert se muestra respetuoso por la muerte de William, un verdadero caballero, a pesar de ser un no-humano. Cuando mi vista rodea la sala todo se ve mucho mejor. Soldados en condiciones presentables, todos derechos, atentos. En ese momento mi mirada se auto dirige hacia el Ministro de “Torturas y muchas-otras-cosas-que-no-tienen-nada-que- ver-con-su-cargo”. Un joven con tanta ambición, y más poder del que puede manejar. Como esos niños que van por ahí jugando con petardos y asustando a todo el mundo. Hasta que le petardo les estalla y pierden la mano. Ese es Wilhem.


-Señor Wilhem. Conserva aun esa palabrería barata que le ha servido tan bien en el pasado. Y por favor no sea irrespetuoso con los difuntos. No querida Morgana, estoy segura de que el Ministro no quiso comparar a otros ministro y dirigentes con magos, ni decir que los… “seres” mágicos son una mejor opción que soldados como tú, o el mismísimo Javert. Estoy segura que no.-

Digo esto último caminando en dirección hacia donde se encontraba Andreas, y le dedico una delicada sonrisa antes de dar media vuelta.

“Limpiar Inglaterra, comenzando por extranjeros solo motivados por el dinero”

-Es magia a lo que nos enfrentamos, el sistema controlador ha funcionado… de momento. Así mismo como nuestras leyes. Entre las cuales se encuentran los decretos de emergencia que se dictaron hace ya tantos años, cuando comenzó la guerra, yo creo que usted aún se encontraba en Alemania, mi querido y extranjero de igual voto. En estos decretos se considera a todo ser mágico como enemigo del estado y la corona. Estableciendo la excepción, en casos de emergencia, de permitir los derechos limitados de ciudadano a todo aquel que se demuestre su deseo de ser un humano leal a Inglaterra. Esos derechos limitados les impiden cosas como salir del territorio sin permiso, mantener comunicación con no-humanos, y acceder a cargos de militares o sociales que pongan a su disposición vidas humanas o información confidencial.-

Hago silencio, no mucha gente está al tanto de las letras pequeñas de las leyes, seguro que la mayoría solo conocía la parte de, los no-humanos son enemigos a menos que demuestren lo contrario. Necesito que la información se grabe en la mente de los presentes.

-Pero no hagáis caso de esta anticuada Ministra de la Sabiduría Wilhem. Es posible que este equivocada, yo sí soy humana.-

Digo la última frase mirando al chucho. Siento lástima por él, pero no es humano, por lo que no se encuentra en mi lista de prioridades. Sonrio de lado cuando Wilhem comienzo su parloteo y le doy una palmadita en su hombro haciéndole ya-ya.

-Tranquilo con sus palabras Ministro, son más grandes que usted. -

Es ese momento, la mascota del ejercito comienza a hablar, mas ladridos que palabras, más ataques que verdades, totalmente indefenso debería encontrarse para soltar esas cosas. Un pobre perro rodeado de humanos, superiores, y que no huelen a humedad. Los discursos están terminando, está llegando el momento de la charla en la que las mentes comienzan a tomar una decisión, y luego de eso ya no importa lo que digas, la gente ya tomo su decisión. Frances hizo un recuento, el drow se había nominado a sí mismo por lo que ya no podía votarse obviamente, pero contaba con el voto de Wilhem, Javert se había nominado, y Morgana lo había votado. Yo había sugerido a Morgana, pero ella lo rechazó, por lo que mi voto aún estaba libre, y claro, quedaban los soldados.
Ignoro más de la mitad de los balbuceos del drow. No valía la pena ensuciar mis palabras.


-El no-humano creo que lo ha dicho todo. Yo no tomare decisiones por nadie. Yo no he luchado, no. Mis habilidades me lo impiden, pero mientras algunos (mirando a Wilhem) eran aún niños o buscaban dinero, y mientras otros (mirando al chucho) eran nuestros enemigos, yo fui enfermera de la mayoría de los padres de los aquí presentes, y luego los crié a ustedes, porque alguien debía hacerlo.-

“Que irónico, el torturador de seres mágicos dice que debemos votar al ser mágico que dice que hay que ser bueno con los seres mágicos, pero quiere matar a toda su familia. Hum, extraño.”

-Y porque alguien debe hacerlo  es que vengo aquí intentando mostrarles la verdadera naturaleza de algunos seres mágicos, no todos. Pero este, con sus manos entumecidas-

“Si, te vi, chucho”

-Sus labios apretados, su collar de perro a punto de soltarse, y su palabrerío, es un ejemplo perfecto de contra qué estamos luchando. No pido que no lo voteis, os pido que no dejéis que la triste historia de la niñez del drow sea la razón para votarlo-

“Si le ofrecen volver a su hogar con brazos abiertos lo hará, es un niño resentido con su mami”


-Esas, jóvenes guerreros, son mis últimas palabras. Votad por la humanidad, porque alguien debe hacerlo.-

En ese momento Javert se levanta y lanza un soliloquio sobre votarlo a él. Por fin, disimuladamente me relajo, era hora. Con los corazones embobados y los orgullos latentes los soldados comienzan a votar. Y yo también debo hacerlo.

-Como la  sabia pero joven Wolf, mi voto es por Javert-

Hombres. Son como globos, si los pinchas mucho explotan, pero un montón de pinchazos pequeños en puntos estratégicos, y tomarán la forma que se desee.

Off: perdooooooonnnnnn. Estuve complicado laboralmente estos días. mis disculpas a todos los que participan y leen esta trama, no odieis al user, odiad a Frances que para eso hice este post xD

Mensaje por Frances Ruth Burke Roche el Jue 22 Oct 2015, 05:14

Frances Ruth Burke Roche
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Escucho el discurso de Javert, entendiendo que los tiene a todos en el bote con semejante diatriba. En fin, se ha intentado, no tengo tiempo para ponerme a comprar votos, y creo que tampoco me merece la pena hacerlo ahora mismo. Probablemente él acabe saliendo como único capitán. Por el momento, seguramente acabaria asi. A no ser que los sucesos demostrasen que un solo capitan era inviable....que su pérdida podia dejar al ejército descabezado, sin direccion, como una gallina decapitada que aun corretea chorreando sangre.

"UGH, sangre!"

En fin, que seria asi hasta que se dieran cuenta o alguien le arrebatase el monopolio, alguien capaz de las mismas palabras que él, o todo lo contrario. Me aparto del drow cuando éste comienza a hablar, yo como buen señor respeto los turnos de palabra (derolcofcof). Miro a Morgana con mis cejas levantadas y un claro escepticismo cuando me acusa de traicion por mis palabras.
-Yo soy "pro-cosasquefuncionanbienalserviciodelaAlianza". Me da igual si mi herramienta es de la marca Decatlong o Hacendaño. Herramientas, al fin y al cabo. O cuestionarias a la cantidad de magos empleados para diseñar un sistema antidesaparicion adecuado?

"Los soldados viven en la inopia, no se enteran de nada"

-Si, no voy a negar que el Ejército la cagó con el programa de reeducar magos. Pero es que no habia ningun control ahi.- recalco la palabra EJERCITO porque eso fue cosa de ellos.

Ella vota a Javert, como era de esperar. El soldado rubio majo no vota, porque parece acojonadillo. Ya me habia dado a mi una impresion un tanto rara cuando lo vi en las celdas de los prisioneros. ¿Habria arreglado al menos el maldito problema informatico o se habria dedicado solo a hablar con la reclusa? Las camaras de vigilancia me lo dirían.

Entonces habla Frances, esa mujer a la que besaria y apuñalaria al mismo tiempo. Me acusa de palabreria, quita valor a lo que he dicho, me llama extranjero y me saca la ley a la palestra. Buena jugada, debo reconocerselo. Pero si no es hoy será otro dia, las leyes están para cambiarlas. Encajo sus golpes con mucha calma, ella no me va a poner de los nervios ni va a conseguir sacarme una mueca de disgusto, porque en el fondo me la sopla bastante. Mis pretensiones no son las mismas que las suyas y a diferencia de muchos de alli no detesto a la raza magica por serlo. Si, me lo ponen a huevo para eliminarlos, eso es otra cosa. En esos momentos me callo, porque sé muy bien que hay momentos en los cuales lo mejor que puede hacer un politico es no despegar los labios. Hablo despues de que ella termine con su sarta de historias de viejuna sobre todo lo que ha hecho en su vida por su pais.

-Está bien, la gente ha hablado. Javert como único capitán. Veremos cuan acertado es poner todas los huevos en el mismo cesto, porque si se cae el cesto...bueno, no voy a hablaros de dichos populares ahora, creo que todos sabeis como terminan los huevos en el mismo cesto. Creo que todos sabemos por qué se implantó el sistema de dos capitanes. ¿Que le pasó al ejército cuando Raymond Stwardson desapareció? Desbandada total, caos, el ejército hecho trizas. ¿Que le pasó al ejército cuando Siderón Harby desapareció?.... -pausa dramatica, mirando al capitan. - Nada, porque Frederic Javert estaba ahí. ¿Que le pasará al ejército cuando Frederic Javert desaparezca.....? Yo señora Frances, por muy extranjero que me llames, tambien conozco de esas historias.

Miro mi reloj de mi muñeca, no he querido decir nada con eso. NADA. Pero es obvio. Aun asi si han elegido eso yo lo aceptaré. -Enhorabuena, Frederic. No me obligueis a decir "os lo dije".

"Oh si, obligadme, por favor. Ea! a pensar en lo que habeis hecho, todos. Malos chicos, malos"

Mensaje por Andreas Wilhelm el Jue 22 Oct 2015, 20:44

Andreas Wilhelm
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 144

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t219-andreas-wilhelm-5#2137

Volver arriba Ir abajo

Re: Sala de reuniones y estrategias militares

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.