Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ambientación
Año 2039. Pese a que en la mayor parte de Europa el proceso de paz tras una larga guerra se ha ido concretado, Inglaterra, la raíz intolerante de la guerra sigue envuelta en un caos sin ton ni son. Los humanos no quieren vivir con los magos o cualquier otro ser mágico. Lo mismo sucede con buena parte de la raza mágica.

Los humanos sin magia han optado por volverse más viscerales después de casi 20 años en una continua guerra que sólo ha dejado destrucción y soledad en la capital londinense. Han decidido que erradicar la magia de Inglaterra es la única manera de establecer la paz y, evidentemente, la sociedad mágica no está de acuerdo.

El Ejército de la Alianza Humana ha preparado sus grandes robots para escanear cada ápice de tierra e inhabilitar a cada ciudadano con capacidades mágicas bajo las herramientas necesarias. Los capturados son llevados a campos de concentración donde les son retirados todos los aspectos mágicos y “reconvertidos” a humanos sin posibilidad de ejercer sus habilidades.

La mayor parte de la historia se desarrolla on rol en algunos países de Europa, aunque es una guerra a nivel mundial que afecta en mayor o menos medida a casi todo el planeta, especialmente en las ciudades. Actualmente en el año 2039, el tipo de mundo en el que está ambientado es una mezcla entre lo futurista de la tecnología humana, con elementos de ciencia ficción que se contraponen a un mundo más tradicional de tipo fantástico, representado en su mayoría por los magos. La escenografía es a menudo oscura, con tintes post apocalípticos.


Staff

Admin
Administrador
MP

Johan Black
Administrador
MP
PF

Catherine Le Fay
Administrador
MP
PF

Sirius Black
Administrador
MP
PF


Frases Épicas

(Loading...)



¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Sirius Black

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 31 el Sáb 26 Mar 2016, 17:43.
Twitter


Fase Lunar


Créditos
Especiales agradecimientos a:

  • The Captain Knows Best por la skin.
  • Maxwell Blake por depurar el CSS y hacer aparecer los iconos de las bandejas de mensajes privados
  • DeviantArt y a todos sus artistas excepcionales por brindarnos infinitas galerías de imágenes.
  • Krypteria por sus increíbles texturas y hermosos PSD.


Asimismo, recordamos que la ambientación de este foro fue basada, en parte, en la saga de Harry Potter de JK Rowling, el resto viene de la mano de Johan Black, Sirius Black y Catherine Le Fay..Todas las historias y ediciones de personajes corresponden a sus respectivos users.
Afiliados élite (28/28)Completo, cerradas por ahora
Hermanos (1/4)
Directorios (6/8)

Shades of Blake [Fic!oneshot][+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shades of Blake [Fic!oneshot][+18]

Ok, una locura de idea que surgió en la cb. Todos los honores a Juliet Bennett por ser la precursora e impulsora de este pequeño fic. Cuidado [+18] de tintes homoeroticos. Es un oneshot así que si quieren opinar en respuestas, se agradece (?) ¡Saludos!

Casi dio un salto cuando la imaginación le jugó una mala pasada, de manos gemelas y un rostro masculino de ojos felinos que se asomaba por sobre el hombro en claro espejismo, un juego de los sentidos. O quizás la respuesta de un capricho necesitado y de naturaleza narcisista. El mecanismo de una mente que no conoce las fronteras que se establecen como normales. Blake. El hombre mismo no tenía idea del peligro al cual invocaba con una palabra tan simple, cuando su mirada era tan filosa como una navaja recién forjada. El momento en el día en que la luz dorada muere para dar al negro absoluto moteado de estrellas. Ignorante, el peculiar hombre convocaba a su propio ocaso, la caída de su astro rey para quedar sumido en la absoluta penumbra de un laberinto de altas paredes. ― Que paisaje tan peculiar ―comentó con una suavidad portadora de ternura, en una tesitura de tono superficialmente suave que arrastró las palabras sobre la piel descubierta del cuello de su copia, pulso tan vivo como el propio. Con Blake no todos los caminos conducen a Roma, cada significado oculto entre palabras y líneas a veces sutil y otras con debido remarque, dependiendo de su hambre. En esta oportunidad callaría, dejando a la cabeza de su  imagen hacer el razonamiento, unir los cabos hasta llegar a una respuesta. Una parte del juego que avanzaba a su favor, teniendo los misterios bajo su manga.

Lentamente el moreno, aquél real y que a conciencia llevaba menos ropa, se dejaba recostar contra la mesa, pegando su espalda y estirando el cuello hacia atrás para que sus ojos pudieran seguirlo sin perder detalle. Si, una mesa que convenientemente se materializa a sus espaldas. Extendió entonces sus brazos en ambas direcciones, su derecha topándose con el detalle de una frutera y cerrándose en torno a algo – Ambos sabemos lo que es bueno- dijo entre leves risas, atrayendo su mano y dando un sonoro mordisco a lo que tenía. El jugo de la manzana se estiró en pequeños hilos que surgían de la comisura de su labio mientras se volteaba a  verlo de frente, acostado  transversalmente sobre el mobiliario ―  ¿Quieres? ― cuestionó ofreciéndole la manzana con una sonrisa llena de misteriosas intenciones. En la cercanía suelta la trampa, girando con todo su peso para aprisionar debajo a su contrario.

El cuerpo del ilusionista comenzó a escalar lentamente por encima del otro con sus dedos como hábiles obreros soltando la ropa del ilusivo hombre para dejar a la vista un poco más de la anatomía masculina. Sonrió con la diversión grabada en sus facciones, descendiendo hasta la zona central de su abdomen, besando justo debajo y luego reír, su aliento abrazando la piel. Era solo el inicio de una serie de trucos que dejaría libres en una reacción en cadena con destino directo a la locura ―  ¿Puedes sentirlo…? ― preguntó en un siseo, resbalando sus labios hacia arriba para terminar en un beso a su pecho, fervientemente agarrando la camisa por los hombros para luego tirar a la par que se incorporaba, despojándolo de la prenda. Era un cuestionamiento que quedaba evidente con la reacción del cuerpo de su amante gemelo, estaba evitando la literalidad de aquellas palabras, con la mira apuntando a un concepto mucho más amplio y abarcador. Lo que fuera, la sonrisa de Maxwell no era heraldo de buenos presagios. Obviamente él no era santo de devoción alguna; demoníacamente peligroso. Los amplios hombros entonces conocieron un leve movimiento rítmico, casi hipnotizador mientras toda su persona volvía a avanzar sobre su aparente estática pareja. Alzó una mano, el índice cortando transversalmente su sonrisa a señal de silencio. No dispuesto a permitir pasar la oportunidad, fueron sus labios quienes sellaron los ajenos, separándolos de inmediato con una precisión que dejó a su lengua entrar como un ejército invasor. Sin misericordia, arqueó la espalda en un calculado ángulo creando un perfecto contacto entre sus torsos descubiertos, casi dos piezas que encajaban perfectamente.

-Eres veneno, Maxwell- susurró  frente a él, mordiendo el labio inferior del acompañante para tironear del mismo y soltarlo con cizaña. Sus brazos comenzaban a ceder el peso, obligándolo a retroceder hasta que sus antebrazos deben quebrar la posición y abatir recto en caída libre sobre cama. El escenario no dejaba de mutar, circunstancias siempre cambiantes como los matices del pensamiento. Su izquierda mantenía una mínima distancia, ubicada como pilar al lado del rostro de la pareja que había creado mientras la otra mano quedaba libre pero aún sin objetivo, acariciando el aire cercano sin alcanzar a hacer contacto-  Te cuelas bajo la piel, directo a la sangre y… - su movimiento fue rápido, inesperado como ataque sorpresa, excesivamente exquisito y lleno de peligro. La lengua remarcó el color de sus labios, cerrando la presión de su mano en la zona entre las piernas del otro ilusionista en casi lenta tortura – Boom – dijo en un hilo de aire, soltando la palabra justo en el  oído, entonces ladeó la cabeza, abriendo la boca para clavar los caninos en su cuello sin rasgar la piel. Lento pero con marcada fuerza, su derecha palpaba el relieve sobre la tela sin otorgarle una merecida libertad- Matas la razón- finalizó en leves risas que ocupaban tonos más graves de lo normal, aprovechando a lamer la zona que había incidido con la mordida. Cubierto el ataque, su  instancia finalizó con un oleaje de su  cuerpo, presionando toda su casi desnudez escasos momentos con apenas otros  de alejamiento para dar un respiro. Un ritmo cíclico que comenzaba a ganar velocidad con cada  vuelta.

Inspiración. La musa que permite al hombre ser capaz de sobrepasar los límites de su propio cuerpo y conciencia para alcanzar un estado de enaltecimiento y la capacidad de crear lo que otros nunca antes. Envuelto en aquella seda de misticismo enarbolada con toques flamantes de piel a piel, Maxwell se sentía una deidad dispuesta a hilar cualquier posibilidad, y como cualquier dios, demasiado caprichoso para recibir negativas al respecto. Buenas noches, bienvenido al servicio expreso Blake con destino directo a un fuego abrazador, la locura y un final de perfecto ascenso a la cúspide de los cielos. De él era la voluntad y el designio. Tú propones, yo dispongo. El juego solo se terminaba cuando su dueño decretase la orden, y en evidencia no era de aquellos misericordiosos que presionaban por un simple acto de rebeldía. Estaba allí para sacar lo mejor del momento y el pecado de su imagen.

―Espejito, espejito…resulta que soy el más bonito―


Una aseveración sin carencia de fuerza de convicción. Acalorado, el mago se desplomaba en la cama, deslizando la última salvaguarda de su desnudez por el largo de anchas piernas hasta que se revela al mundo como había llegado a este. Tragar pesado le hizo arder la garganta cual ácido sin nombre. Cerrar los ojos ya no le era de ayuda, su imagen estaba grabada en la retina con la claridad que el día otorga. Sin sentido para el resto, pura lujuria personal.

―Solo tócame―

Pidió consiente que no estaba soñando pues mantenía sentidos muy alertas a pesar de la compañía creada. Ojos que se cierran, vuelve a imaginarlo en existencia con un deseo a flor de piel. Las manos del segundo Maxwell acarician su pecho curiosas por sentir la tensión del músculo bajo de sí, juegan a hacer figuras en su abdomen como un niño sobre la arena. Su lengua experta haciendo trazos sobre la piel hasta dejarla brillante y a un moreno erizado en el placer. Max en ese mundo era fuerte, y se conocía muy bien para ir con cuidado en su propio cuerpo, teniendo un intenso  y firme agarre sobre sí mismo en zonas prohibidas. Bajaba y subía, sabía cómo. En un parpadeo la ilusión acompañaba en igual manera, casi podía apreciar la presión de su cuerpo al chocar contra el suyo en rudo montaje.

― Así ―

Pidió grave en un sonido en cuanto  la humedad tomaba posesión de su tacto, su excitación un hecho palpable y visible al ojo humano. Un pulgar haciendo círculos le dio un placer cercano al éxtasis. No había vuelta atrás, sus manos imitando un vaivén violento que la imagen de sí mismo mantenía sobre su cuerpo. Sudaba, sonreía, gemía de una manera que jamás había oído. Por un segundo era perfecto y las oleadas de calor le tenían trémulo a su tacto engañado por tanta magia.

― Suficientes ordenes ―

Declara su reflejo, obligándole a arquear una ceja ante el rayo que le roba de las manos.

― Eres mío ―

El reclamo llega con sorpresa y una calidez opresiva que lo recibe sin peros. No hubo contención de sus sonidos, al parecer su copia iba a tomar lo que quería y devolver exquisito placer a cambio. Vaivén perfecto de caderas que bailan una contra otra, círculos amplios y ritmo que pronto se vuelve frenético; nada parece darle freno. El aire quema en su carencia. Había ganado y perdido al mismo tiempo.

―Sé lo que te gusta, y sé que como lo quieres―


Aquella ilusión asegura y su anatomía reafirma en jadeos profundos que amenazan arrojarlo al abismo del éxtasis. Abruma la fricción de hombre a imagen a su semejanza, tan vivo como el aire que respira. Sonidos de placer y gemidos  que se unen en una sinfonía perfecta de dos que son uno, unión adónica. Mojando los labios con la propia saliva. Inspiró profundo, impregnándose en su aroma un mundo con su figura como epicentro. Demasiado placer que en espasmos se escurre y lo declara como uno orgasmo bien logrado. Intercambian sonrisas, la magia desvanece para dejarlo en la satisfecha soledad de lo que siempre fue su cama.

Mensaje por Maxwell Blake el Miér 21 Sep 2016, 20:38

Maxwell Blake
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 74

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

Volver arriba Ir abajo

Re: Shades of Blake [Fic!oneshot][+18]

Pero pero.....ooomfg! Pensaba que no había nadie más narcisista que yo, pero estaba equivocado! Mente al poder, claro que si cejas

Mensaje por Andreas Wilhelm el Jue 22 Sep 2016, 16:42

Andreas Wilhelm
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 133

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t219-andreas-wilhelm-5#2137

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.