Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ambientación

Año 2039. Pese a que en la mayor parte de Europa el proceso de paz tras una larga guerra se ha ido concretado, Inglaterra, la raíz intolerante de la guerra sigue envuelta en un caos sin ton ni son. Los humanos no quieren vivir con los magos o cualquier otro ser mágico. Lo mismo sucede con buena parte de la raza mágica.

Los humanos sin magia han optado por volverse más viscerales después de casi 20 años en una continua guerra que sólo ha dejado destrucción y soledad en la capital londinense. Han decidido que erradicar la magia de Inglaterra es la única manera de establecer la paz y, evidentemente, la sociedad mágica no está de acuerdo.

El Ejército de la Alianza Humana ha preparado sus grandes robots para escanear cada ápice de tierra e inhabilitar a cada ciudadano con capacidades mágicas bajo las herramientas necesarias. Los capturados son llevados a campos de concentración donde les son retirados todos los aspectos mágicos y “reconvertidos” a humanos sin posibilidad de ejercer sus habilidades.

La mayor parte de la historia se desarrolla on rol en algunos países de Europa, aunque es una guerra a nivel mundial que afecta en mayor o menos medida a casi todo el planeta, especialmente en las ciudades. Actualmente en el año 2039, el tipo de mundo en el que está ambientado es una mezcla entre lo futurista de la tecnología humana, con elementos de ciencia ficción que se contraponen a un mundo más tradicional de tipo fantástico, representado en su mayoría por los magos. La escenografía es a menudo oscura, con tintes post apocalípticos.


Últimos temas
» Zona de terapia intensiva
Hoy a las 05:07 por Thranduil

» Jardines & áreas verdes
Hoy a las 01:04 por Chloe Hacksaw

» Zona de atención primaria & Recuperación
Ayer a las 19:26 por Catherine Le Fay

» Torre de la Alta Hechicería
Ayer a las 14:52 por Vanessa Montenegro

» Quiero rolear
Sáb 21 Oct 2017, 22:50 por Shiro

» Empareja al personaje
Sáb 21 Oct 2017, 19:58 por Robot Centinela

» ENTRADA
Sáb 21 Oct 2017, 19:56 por Robot Centinela

» Lago Ness
Jue 19 Oct 2017, 21:03 por Reiv Black

Staff

Admin
Administrador
MP

Johan Black
Administrador
MP
PF

Catherine Le Fay
Administrador
MP
PF

Sirius Black
Administrador
MP
PF


¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Jue 21 Sep 2017, 13:58.
Twitter


Frases Épicas

(Loading...)



Fase Lunar


Créditos


Skin obtenido de The Captain Knows Best, modificado gracias a los aportes de Asistencia Foroactivo. Las imágenes fueron obtenidas de DeviantArt, Tumblr, Pinterest, ArtStation o Google imágenes, y pertenecen a sus respectivos autores.

La ambientación de este foro tiene diversas influencias, entre las que se encuentran la saga de Harry Potter de JK Rowling, así como otra literatura de fantasía ( TLOTR, Reinos Olvidados, Dragonlance...). También hay elementos propios de la literatura distópica y de la ciencia ficción (cyberpunk). El desarrollo de la historia del foro, bandos y sus tramas principales vienen de la mano de Johan Black, Sirius Black y Catherine Le Fay. Todas las historias y ediciones de personajes corresponden a sus respectivos users.

Afiliados élite (32/32) COMPLETAS Y CERRADAS POR AHORA
Expectro PatronumGoT: Rising Ashes
Hermanos (1/4)
Directorios (8/8)

Comedor

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Comedor

Recuerdo del primer mensaje :





Es un espacio de cocina/comedor. Existen ciertos Renegados dedicados sólo a esta tarea para controlar las provisiones y las comidas.  

Mensaje por Admin el Sáb 25 Jul 2015, 16:29

Admin
avatar
Admin

Mensajes : 834

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org

Volver arriba Ir abajo


Re: Comedor

Sigo a Thalos en silencio hasta un comedor. En el camino logro dejar la tensión a un lado pero no evito estar muy alerta, después de la chica demonio y sus truquitos no tengo ni idea de lo que me puedo encontrar aquí, así que me mantengo cerca de Thalos en todo momento, que se note que vengo con él. Aunque me indica la dirección de los baños, la ignoro, y le sigo intercambiando miradas neutrales pero curiosas con el niño, quiero esperar a sentirme algo más segura aquí.

- Al menos tiene techo. - era una respuesta ambigua pero realmente no me esperaba más de lo había allí.. Mientras ojeaba curiosa el lugar me doy cuenta de reojo que me sonríe y me invita adentro, le hago caso arqueando las cejas, un sonrisa no es lo que me esperaba de él.

-No, ahora estoy bien. - digo rápidamente con cortesía aunque un poco brusca, a los pocos segundos recuerdo que estoy un poco llena de barro pero por orgullo no pienso rectificar. Me siento instintivamente frente a Thalos y su hijo, miro al tuerto fijamente como esperando a que dijese algo, al fin y al cabo era mi única baza aquí en este momento.

Sonrío a su comentario. Supongo que con la Alianza se vivía bastante mejor y el contraste con esto es evidente. De alguna manera dormir tantas veces estos años a la intemperie me ha ayudado bastante a no recordar aquellos años de comodidad. Comienza a desarmar y volver a armar su arma, debe de tener esa manía, y lo entiendo, mientras me evado mirando de reojo otra vez al niño en silencio pero no tarda en interrumpirme Thalos. Mentiría si digo que no me impone y me crea cierta agitación. Respondo en este momento algo tímida. - Mi padre. - la respuesta es demasiado seca, tras unos segundo me decido a continuar hablando. - Era... soy un poco poco manca con 'sus' armas, así que mi padre decidió ser algo más tradicional conmigo.

~ ~ ~

Mensaje por Scar el Sáb 25 Jun 2016, 21:25

Scar
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 104

Hoja de personaje
PS:
110/150  (110/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t466-alexa-mori?nid=1#6894

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Cuando he terminado de armar la pistola alzo la mirada a Scar, que se ha sentado frente a nosotros y me dedica una mirada demasiado fija. Mi ceño se frunce automaticamente.

"que, tengo monos en la cara?"

-Vale, mejor, porque yo tampoco tengo hambre. -guardo mi pistola en el lugar al que pertenece. Si vuelvo a cruzarme con esa tal Harley...mas le vale no volver a emplear ese truco de antes.

"O Reed se enfadará y lo hará reventar todo"

Miro a mi pequeño brevemente, orgulloso, mientras lo veo gruñirle al regaliz y aporrearlo contra la mesa.Al instante me acuerdo de que pronto tendria que marcharse...y vuelvo mi mirada hacia Scar. Me he dado cuenta de que ella se fija mucho en Reed.

"su padre"

-Mori.

Me quedo unos instantes pensativo, devolviendo mis recuerdos a mis tiempos en el ejercito, a cuando fui soldado. El apellido me sonaba vagamente, la verdad. Ahora que habia tenido mas tiempo para pensarlo...pero nada rimbombate, nada muy importante, desde luego.

-Me suena de algo. No es como el apellido Stwardson, que estaba hasta en la sopa, pero...ya me entiendes. Asi que "sus". Te refieres a las armas de fuego?


Ella parecia aun bastante tensa. Me pregunto cuantas esperanzas ha depositado Johan en mi para que la haga sentir comoda. Creo que se ha equivocado de tipo. La amabilidad no es mi fuerte. Pero mientras la conversacion sea sobre armas, estilos de pelea y cosas banales, el asunto puede ir bien. Si la tipa piensa minimamente como yo lo hacia cuando empece a vivir aqui, ahora mismo estará mas tensa que el Perro en Fallas. No se hasta que  punto ha tenido contacto con el mundo magico.

-Ah...por si te lo estabas preguntando....sí. Mi hijo es mago. Yo  no.

"mi padre lo era"

-Se salta una generacion. O algo.-me rio un poco, pero es una risa acelerada, baja, mas fruto de la frustracion a causa de la ironia que otra cosa.

Mensaje por Thalos Draven el Dom 26 Jun 2016, 00:20

Thalos Draven
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 180

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t173-thalos-draven#671

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Noto que se percata de mi mirada, y me frunce el ceño, sin embargo no dejo de hacerlo. Esta vez no se era como en aquella ocasión en la que incomodé a Reiv mirándolo sin parar a pocos centímetros de su cara. Este Thalos me imponía respeto, y simplemente me fijaba en él a la espera de alguna pregunta que responder con una fingida neutralidad o un momento en el que me diera lugar para ser medianamente agradable, a mi modo, como cuando conocí a Johan. Ahora acababa de repetir el apellido de mi padre, no cambio en absoluto mi expresión, pero en mi cabeza me empezaba a cuestionar si realmente lo conocía o no, si se reservaba información, si algún día recordaría de qué le sonaba su nombre. Efectivamente, fue buena idea venir a conocerle.
-Sí, a duras penas llevo una pistola. -  la señalo con la cabeza a derecha de mi cinto. Intentaba sacarla lo menos posible, se la robé a mi padre, ese modelo era muy usado entre la Alianza. Quizás Thalos lo reconocería.

En unos de esos instantes que miro a Reed de reojo me confirma que su hijo es mago. Si no le hubiese estado mirando no hubiera habido razón para sonrojarme, comprendo que es su padre y yo una desconocida, y esbozo una sonrisa que dedico al pequeño con complicidad. Había conocido muchos magos pero todos adultos, ahora vivir con uno de pocos añitos y con poco control en sus poderes iba a ser más que gracioso, mientras no nos despedazara. Quien sabe, igual algún día Thalos se fiará de mí y me dejará jugar con su hijo, que ya era algo que bastante echaba de menos en mis tiempos de Alianza.

Era obvio que Thalos comenzaba a sacar algo de conversación para romper el silencio, no amistosamente sino a su modo, que se parecía bastante al mío. También me doy cuenta de que aquello es un comedor, y joder, voy llena de tierra. Así que me doy un voto de confianza y como siempre, hablo sin pensar cuando no se trata de responder preguntas. - ¿Podemos seguir hablando mientras me ducho? Quiero decir... - mierda... - esto es un comedor, y voy llena de barro. Si quieres... - La misma cagada de palabras como cuando estaba con Johan, al menos ahí tenía la excusa del alcohol- Da igual, ¿por allí decías que estaban?- me levanto rápidamente estirando la cabeza por donde creo que Thalos me dijo que estaban los baños, aunque ya no lo recuerdo.

~ ~ ~

Mensaje por Scar el Mar 28 Jun 2016, 14:20

Scar
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 104

Hoja de personaje
PS:
110/150  (110/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t466-alexa-mori?nid=1#6894

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Scar me mantiene la mirada pese a mi gesto hosco. Es obvio, si tenemos en cuenta como se ha desenvuelto ahi arriba con el auror. Alguien así no te aparta la mirada. Mi vista sigue gesto de su cabeza. Por lo visto no profesa mucho cariño a las armas de fuego.

"A la pelirroja le pasa por un estilo"

Aparto la mirada porque el asunto sigue volviendo una y otra vez a mi cabeza. "Se ha terminado". Tamborileo la mesa con mis dedos, distraído.

"Capullo. Pareces imbécil"

Necesitaba tomármelo con calma y recapitular. Quería recapitular? Todo lo que ambos habíamos dicho.... me doy cuenta de que llevo demasiado rato en silencio y vuelvo a ella. Veo que se ha puesto algo roja porque la he pillado, y que le sonríe a Reed.

-mira, ahora ya no es bajo tus uñas el único lugar bajo el que se aprecia sangre. -
un largo modo de decirle que me he dado cuenta de ese rubor.

Sugiere aquello del baño y sonrio de lado. He captado el por qué se ha obligado a si misma a aclarar su propia frase. En otro momento, le habría soltado algo picante. Alguna guarrada disimulada, aún sin intenciones reales de hacer nada, porque soy un bocazas como me llamaba la pelirroja. Pero.... no puedo. Me sigue amargando lo de hacía cosa de un día.

-los baños? Oh, ahí intenté mi primera fuga de este sitio.... será interesante enseñártelos. Pero antes tengo que dormir al crío. Si no te importa esperar. Tengo que ser responsable. - reed me mira y protesta en su idioma de crío de tres años que habla a lo suyo. El sin duda quiere reventar alguna ducha

Mensaje por Thalos Draven el Mar 28 Jun 2016, 19:03

Thalos Draven
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 180

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t173-thalos-draven#671

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor


Me cuesta pillar cómo Thalos se ha dado cuenta de que me sonrojado. Le frunzo el ceño algo indignada. '¿Qué?¿Dónde tengo el alcohol cuando lo necesito?', pienso. Echaba de menos al alcohol, al menos así estaba sonrojada siempre, echaba de menos esa excusa. Le aparto la mirada la mirada bruscamente dejándolo sin respuesta. Aunque mi cara no lo exteriorice me encuentro algo más cómoda, lo suficiente para dar por fin una ojeada más lenta al sitio.

Estoy a punto de echar a andar por mi cuenta cuando Thalos me responde. 'Venga ya, no me jodas', pienso. Vuelvo la cabeza hacia entre la vergüenza y la creciente indignación cuando me lo encuentro con una sonrisa. Dice que me los enseñará después de dormir al crío. Sinceramente si fuese él no lo haría, lo que me molesta no es que me vea ducharme, pero joder, soy una desconocida, está aquí con su hijo... extrañezas aparte me toca tirar de arrogancia y orgullo para tratarle. Aprieto los labios, intento ablandar la mirada, y vuelvo a sentarme bruscamente en el banco, alguna costra de barro de los pantalones cae al suelo. Se sobreentiende que opto por esperarle, no sin antes morderme los labios para preguntarle irremediablemente. - ¿Tienes alguna muda mientras lavo y se seca mi ropa?

~ ~ ~

Mensaje por Scar el Mar 28 Jun 2016, 19:55

Scar
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 104

Hoja de personaje
PS:
110/150  (110/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t466-alexa-mori?nid=1#6894

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Mi frase causa que me mire mal y que aparte la mirada con brusquedad, causandome algo de gracia esa reaccion suya. Asi que es de las que se molesta cuando les dices que se han puesto rojas. Se detiene cuando le digo eso de que tengo que dormir al crio y me mira raro, y ahora si que no se que carajos puede estar pensando. Las mujeres son jodidamente dificiles, eso lo se. O quiza simplemente sea yo, que no entiendo a la jodida gente.

Vuelve y se sienta, y le falta poco para bufar.

"mudas?"

-Seh. Ropa de tio. Supongo que no te importará.

Me pongo en pie ahora, tomando a Reed en brazos, que decide que es una gran idea meterme el trozo de regaliz babeado que le queda por el oido izquierdo. Riendose como un cabron.

-Tsk....

Suelto el mayor bufido de aburrimiento e indignacion y me saco el regaliz de ahi poniendoselo a el delante de la cara. -No quieras dejar sordo a un tuerto. Mala, mala idea.

Luego miro a Scar y le hago un gesto con mi cabeza, como diciendole que nos acompañe.
-Mejor, ven con nosotros ahora. Asi mato dos pajaros de un tiro y tambien te enseño las habitaciones.

Esperaria a que se levantese, y despues de eso, salimos los dos del comedor rumbo a los dormitorios.

Mensaje por Thalos Draven el Mar 28 Jun 2016, 22:32

Thalos Draven
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 180

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t173-thalos-draven#671

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Mi presencia fue poco importante para la colegiala y el elfo que tan ensimismado estaba con pegarle. Yo, como imaginarás, poco tenía que decir ante eso. Podrían pegarse, podrían tener sus dramas, podría la niña hacerse la confusa… O incluso estarlo. No lo sabía. -¿En qué momento os ha parecido buena idea tener bichos de estos en vuestra base?- Pregunté en general, señalando con desdén a la niñata. -Tanto aceptar todo lo que exista os pasará factura.- Como nigromante, mi asco y desprecio (y miedo) a los demonios era más que notable. Igual hasta exagerado.

Los que llamaban mi atención eran el ruso y los de dentro, a los que había mirado un poco a través de la puerta antes de cerrarla bruscamente. Había quedado helado en el sitio. Sin palabras. Arranques emocionales, sí. No me daban, y… Eran tan raros. No me entenderías, Anzus. Treinta años sin darle importancia a una mierda eran muchos. Y en ese momento todo había cambiado. Porque efectivamente, ahí estabas. Y yo no sabía que decir. Por eso, Thoren, después de gritar que no sabía quienes eran los de fuera, fue oportuno al llamarme colega guadaña. Me sacó de aquel silencio.

-Tan… efusivo como siempre. Me alegra verte así.- Sonreí ampliamente. La felicidad y alegría que acompañaban a mis palabras no estaba presente en aquella frase. La voz salía casi temblorosa. Me contó, con su acento tan particular, que había hecho poco, que hablaba muy bien yo y que iba a buscar alguien que se hiciera cargo de los dos novietes. -He estado mejorando. Hablando con otros rusos y eso. Me pegaréis el acento.- Le respondí, sonriente. -Y esos… Tener un drow y una demonio en la base es mala idea. Aunque no soy quién para hablar. Bonito… Congelado.- Los acababa de dejar helados para que no se movieran.

Me pasó el cargo a mi de avisar que estaban ahí, que los vigilaran… Y… Se fue. Y yo me quedé en silencio. “Creo que no entiendes mi situación.” Pensé. No podía asomarme y soltarles “esos dos están ahí y necesitan vigilancia. Ah, hola Ail. Cuánto tiempo.” -Vosotros, daos de ostias si queréis. Yo no miro. Como si no estuviera.- Les solté muy… Entretenido yo, ausente, pensando en qué decir al entrar. Algo como “¡Estabas esperando a un drow con tableta pero en su lugar encontraste a mí, Velinyon!”

Velinyon. Casi había olvidado mi propio nombre. Me eché la capucha por encima ahora que había escuchado algo sobre que iban a salir. Y miré a otro lado, como quien no sabe nada. Así fue: Salieron, hablando de sus cosas y… Ahí estabas tu. No debiste reconocerme. No te culpo, no había nada que te indicara que fuera yo. Me esperé unos segundos a que os alejárais antes de seguiros, como quien… Como quien va al mismo sitio. Al comedor, fuimos a parar. Ya ves tu.

Debiste buscar algún sitio para sentar tu coja pata. Y tu magullado cuerpo. Joder, tenías unas pintas terribles. Aquel instante fue extraño… Ese momento en el que no fui más que un pequeño espectador en una pared, casi poco importate. Ahí apoyado, con la guadaña, permitiéndome escrutar del todo una figura tan cambiada. Los años te habían dado ese toque de adulto: Tenías la mandíbula más cuadrada, el cuerpo de un hombretón, aunque todo cubierto por un horrible traje de lana y unos pantalones feos y una manta ensangrentada. Y tenías ojeras. Muchas, muchas ojeras. Lo del pelo ya era un desastre extremo… Tu, siempre debatiendo si llevarlo largo o corto. Era más que normal que llevaras la mitad hasta el culo y la otra por encima del cuello. El cuello. Por las tetas de Lloth, ¿Qué te habían hecho en el cuello?

En ese momento debiste percatarte de mi presencia. Una mirada fija. No sé que hablarías con el ruso en ese momento, pero… Me quedé ahí, helado. Sonriendo torpemente. “Pues ya no me puedo escapar más, no…” Y todo intento de planear un grandioso reencuentro se fue al traste. -Hola, Anzus. Cuánto tiempo, ¿No crees? Menudo aspecto de mierda que tienes.- Y ahí me quedé. Helado. Con el corazón, tras tanto tiempo, latiendo con una fuerza que me recordaba que aún estaba vivo.

~ ~ ~

- Agradecimientos a Samantha Rieg por la firma y el avatar e Yan Gagné por la imagen en la hoja de personaje -

Mensaje por Ilztvyll Arken'rret el Miér 06 Jul 2016, 19:43

Ilztvyll Arken'rret
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 127

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t305-ilztvyll-arken-rret#33

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Me dirigí al comedor guiando al "invitado" aquel. Mientras iba contando sus cosas.

"Tan pronto como me den el relevo o pueda dejar de vigilar a este me pondré a revisar la seguridad de este sitio"

- bueno, verremos cuanta verdad hay en tus palabrras cuando llegue el momento de demostrarrlo. Si Johan te ha dejado suelto y a mi carrgo es por algo. Los renegados siempre dan una oporrtunidad... pero no una segunda.


Ciertamente en campo abierto teníamos desventaja, y si sus palabras y nuestras conjeturas eran ciertas.... Si nos encontraban, podían obligarnos a tener que salir. Agarré algo de comer, lo primero que pillé. Un guiso de pocos ingredientes en un cuenco. Y lo dejé en la mesa indicando a Ailanthus que se sentase ahí.

-los centinelas. Al parecer sus radarres no son muy útiles para objetivos bajo tierra. Que posibilidades hay de que....?

Pero en ese momento el mercenario encapuchado nos interrumpió. Le habla al otro y parece que se conocen. Eso no me gusta. Desenganchó mi martillo de su cinturón y lo agarro con ambas manos, mirándolos a los dos cautelosamente.



Mensaje por Yaroslav Tolstoi el Vie 08 Jul 2016, 10:57

Yaroslav Tolstoi
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 160

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t118-yaroslav-tolstoi-99

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Le miré con atención tal y como íbamos al comedor, escuchando y sospesando sus palabras. Bien cubierto con aquella manta para salvarme de miradas innecesarias o comentarios aquí o allá. -... Tal vez si quiera darme esa segunda oportunidad. Pero podría ahorrarse las… formalidades. Por no llamarlo indirectas.- “De borde reprimido”, porque otra no tenían. -No me ha parecido una persona agradable.- Realmente todo se resumía en aquello. Estaba cansado de las palabras enmascarando verdades, del hacer ver que todo iba bien y de todo aquel montón de mierda que ya abundaba en exceso en la Alianza. Habría sido un buen ministro.

Agradecí poder sentarme mientras él rebuscaba algo de comer. Escuchando su otra pregunta, algo breve. -Los centinelas no os descubrirán. Si que lo harán otros.- Miré hacia las paredes, incómodo por aquella figura que nos había seguido. -Si me habéis metido siendo el ex-capitán de la Alianza, ¿Cómo podéis esperar tener mucha seguridad?- Recriminé. Frunciendo el ceño. -Cuando era ejecutor no me ponían ni un trajecito que fuera gritando “trabajo para la Alianza” ni iba con ropas militares. Era absurdo. Me dejaron escoger la ropa que quisiera que me permitiera hacer mejor mi trabajo. Un drow en un bar con una chaqueta larga, ¿Quién iría a sospechar que era un asesino y, en cierto modo, espía de la Alianza?

No me enorgullecía de aquella época. Me había traído un guiso. Mi tripa se revolvió, como si no le gustara mucho el menú. Cogí la primera cuchara que tuviera al alcance y empecé a removerlo sin mucho ánimo. Los guisos nunca me habían gustado en exceso. Ni los estofados. Que curiosamente eran los favoritos de Velinyon, que prefería toda la comida muy líquida para su delicado cuerpo. -No les resultaría difícil pillar a cualquier otro, vestirlo con cuatro harapos y hacerlo pasar por un pobre refugiado. No era el único, como comprenderás. Hay más que trabajan para la Alianza.- Me llevé con poca hambre y ganas una cucharada de guiso a la boca. -Y ya saben de sobras donde buscaros. Es demasiado… sospechoso el movimiento de aquí fuera, ¿No crees? ¿Por qué un pueblo abandonado? ¿En el que no vive nadie en las casas de fuera? ¿Por qué no hay gente tirada por las calles? Canta a la legua que hay algo más.

Y en la Alianza no eran tan imbéciles. Y ahí estaba la figura encapuchada, observando, con su guadaña… En principio no parecía realmente amenazante, más que nada, por su escasez de altura y constitución. Se intuía que bajo las ropas había algo que debía superar el metro sesenta muy escasamente. Pero a mi ese mismo detalle me hizo dudar. Duda que se disipó en el momento que alzó cabeza, se quitó un poco la capucha y me miró. Con aquellos ojos dorados, aquella burlona voz, rasposa y casi inaudible…

Y el condenado ruso sacando su martillo como quien no quiere la cosa. Le clavé la mirada, los ojos destelleantes con molestia. -Deja eso en paz. No vamos a hacer nada. No quiero tener que estar hablando con un puñetero martillo amenazando mis espaldas, ¿Entiendes?- La cordialidad de antes había desaparecido. Estaba demasiado nervioso. Había sido demasiado en tan poco tiempo, y yo, tan acostumbrado a tomarme las cosas con calma, no sabía como reaccionar. Tenía la cabeza sobrecargada de información. Estaba cansado de lidiar con gente que no eran capaces de mandarme a la mierda directamente por ser unos puñeteros cobardes. Y de gente desconfiando de mi en todo instante. Y de tener a mi hermano moribundo en la enfermería. Y de estar siendo atacado directamente, mientras el resto contemplaban, y no se reían por quedar bien.

Dirigí a Yaroslav una mirada salvaje tal y como me levantaba. Quizás luego me arrepentiría, pero en aquel momento aquel signo de desconfianza me asqueó. Finalmente, con ayuda de la muleta, me dirigí al que fuera mi compañero durante treinta años. Y al que no veía desde hacía otros treinta. Algo en su sonrisa desconcertante, en aquella expresión, realmente ocultaba segundos sentimientos. Respiraba muy rápido y estaba medio encogido en la pared. Casi acobardado. Si sus palabras reflejaban seguridad, su cuerpo demostraba mucho miedo.

-Velinyon Arken’rret.- Era el nombre con el que lo había conocido. -... Si. Han sido treinta años. No has camb…- Oh, si que había cambiado. La mitad del rostro había quedado podrido la última vez que lo viera. Ahora tenía un aspecto más decente, aunque algo negro lo cubría. Había recuperado uno de los ojos, ahora también negro… Y amarillo. El brazo derecho que sobresalía de la parte izquierda era, igualmente, negro como las sombras. Y tenía ambas piernas. -... Sí. Sí que has cambiado. Estás más entero, pero…- No quería serle antipático. Me sentía algo culpable. Me sentía terriblemente culpable. Había… muerto en mis brazos.

-¡Yo te había enterrado! ¡Se supone que habías muerto!- No podía aguantar aquello. No podían los fantasmas del pasado venir a atormentarme justamente en aquel momento. -... Supuse que… No sé. Me lo dijiste. Que nos volveríamos a ver, pero… Pero…- Recordaba demasiado bien aquel día. Recordaba la forma que tuvo de decirme adiós. Me pasé el reverso de la mano por los labios, como si aún guardara recelos a aquel día, y le dirigí una mirada colérica. -No… No pudiste quedarte muerto, ¿No? Era demasiado simple para ti… Eso de morir y ya…

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Vie 08 Jul 2016, 15:02

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

No me interesaban mucho los asuntos que pudieras discutir con el ruso. Esas cosas sobre la Alianza y la seguridad de la base eran secundarias en mi existencia. Si os iba mal, tendría más material para mi magia. Así que realmente… Pero claro es, no era prudente expresarme. Mejor era allí, estar allí, quieto, inmóvil, una sencilla estatua confundida con la pared. Casi te vi la cara de asco al ver el guiso. ¿Tan poco te gustaban? Si, ciertamente si. Nunca te habían parecido sabrosos. Te gustaba que tuviera más sustancia, la comida. Qué tiempos, qué tiempos…

No te hizo gracia que el ruso pusiera las manos en el mazo antes de levantarte por mi respuesta. Parecías confundido, al principio. Luego te dio un arrebato instintivo, salvaje, muy de nuestra raza, que prácticamente nunca había visto en ti. En ese mismo momento comprendí que algo había cambiado. Que el siempre tierno “Eilanzus” se había cansado, tal vez, de serlo. La forma de la que recriminaste al pobre chaval que sacara el arma poco o nada cuadraba contigo: Definitivamente había algo distinto. Y aquello no me gustaba. Había podido comprender y… controlar al joven e inexperto Anzus, demasiado bueno para este mundo, demasiado estúpido para vivir allí abajo.

Viniste a mi. Me dio la sensación de verte más alto, aunque tal vez solo fuera por comprender que habías madurado demasiado. El rostro era tan distinto al que una vez conociera… Igual, en el fondo, todo seguía en su lugar. Pero la expresión, las ojeras y ese toque masculino atípico en los elfos eran cambios importantes. Primero me fuiste a decir que no había cambiado. Y luego, tras dudar, que sí. -Oh, es que uno no sobrevive a la muerte sin pagar algún precio. No tuve más opción. Ahora soy algo más… Negro. Seguro que a la leprosa de mi madre le haría mucha gracia.- Sonreí ampliamente.

Pero estaba nervioso. Tu figura no me inspiraba aquella protección de antes. Me sentía algo amenazado y me aferraba a la guadaña. -Y preferiría largamente si me llamaras Ilztvyll. Estoy cansado de llevar el nombre que me diera Dhaunithra. Soy líder de mi vida, ¿No crees? Tengo todo el derecho a llamarme como desee.- Los motivos eran otros. Pero no hacía falta que te dijera que mentía. Ya lo sabías. Lo sabías todo. Lo que no comprendías, y así me gritaste, es cómo había vuelto de “entre los muertos”.

Me escabullí, caminando hacia la mesa donde estuviera puesto el ruso. Mientras caminaba, menos cojeante que tu, te miré directamente. -Nunca morí, niño estúpido.- Suspiré. Me impacientaba tener que explicarte los porqués de la magia, siempre lo había hecho. -Era una especie de reposo… Extraño. Letargo. Hasta que mi cuerpo recuperara las fuerzas. Pero muerto no estoy, no ahora mismo. Y si no me conservo bien. Poco, pero el corazón sigue latiendo. Y el aire fluye y… Más o menos… Más o menos sigo sintiendo todo lo que debería.

“No estoy muerto”, me repetí en mi cabeza. No estaba tan seguro. Me senté al lado del ruso, muy simpático yo. Le dirigí una breve mirada de desesperación, de un miedo atroz, antes de cubrir aquella expresión con una sonrisa. -Claro que no morí. Aunque la vi. A ella, a la muerte, a ella y toda su azul existencia, y su máscara llena de agujeros. Y a veces se me aparece en sueños con su reloj y me recuerda que el tiempo es limitado.- El guiso me llamaba, y yo, lo removí con mucho ánimo y no me importó robarte la comida en toda la cara. Total. A ti tampoco te gustaban, y a mi me maravillaban. En el estómago sentaban muy bien.

-¿Otro Tolstoi, cierto? Tu hermano es bastante majo. Creo que me mencionó alguna cosa de ti.- Le dije, con media sonrisa. Igual encontraba mi acento ruso y todo, porque el drow no era muy distinto y había hablado con demasiados rusos mientras aprendía. -Perdona a Anzus… Ailanthus, vaya. Que mal suena. Está un poco nervioso. Llevamos mucho sin vernos y… Bueno, eso de que no estén muertos los que deberían es chocante, siempre. Pero no haremos nada. Nada de nada de nada… ¿Le puedes traer un bocata?- Yo hablaba con la sonrisa usual. Tu te habías quedado cerca de la pared, a una distancia prudente. Ojos entrecerrados.

-Y no creo que tengas que rabiar tanto, hermano- Eran ganas de meter el dedo en la yaga. Todos esos años me habías querido considerar como tal, y yo, te había negado ese derecho. Siempre quisiste tu hermanito pequeño. Y yo fui uno pésimo. Por eso de que siempre me habías parecido más atractivo de la cuenta. El beso, no lo olvidé. -Al fin y al cabo no fui yo el que abandonó al amigo de su infancia en medio de la nada completamente desarmado. Qué pocas ganas de esperarme...- Te había pedido que me dejaras mi bastón. No estaba allí. Y en aquel momento me di cuenta que no llevabas ni el tuyo. -Lo que yo no entiendo… ¿Capitán de qué mierdas, ahora? ¿Qué has hecho con tus huesos? ¿Qué es la Alianza Humana esta? No serán los moñas ridículos aquellos a los que le tiré unos cuantos zombies, con el otro ruso…- Miraba a ambos. Ahora a uno, después al otro. Esperaba que entre los dos me aclarárais algo las respuestas.

~ ~ ~

- Agradecimientos a Samantha Rieg por la firma y el avatar e Yan Gagné por la imagen en la hoja de personaje -

Mensaje por Ilztvyll Arken'rret el Vie 08 Jul 2016, 15:31

Ilztvyll Arken'rret
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 127

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t305-ilztvyll-arken-rret#33

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Previa a la llegada del drow encapuchado, el señor drow y yo estabamos teniendo un prolongado debate en asuntos de la guerra, una especie de dialogo de puesta en comun...y sobre los renegados tambien, por supuesto. Dice que Johan no le ha parecido una persona agradable y que podria ahorrarse las indirectas. Y yo frunzo el ceño porque esta insultando no solo a mi jefe, si no a mi amigo. Aprecio su sinceridad pero yo tampoco me voy a quedar escaso.

-Bien, porrque Johan no tiene porr qué parecerrte agrradable. Te asegurro que lo es. Con sus amigos.

Cuando soltó aquella historia sobre nuestra seguridad cuestionando la facilidad con la que lo habiamos dejado entrar, entorné mis ojos. Ya hubo un caso de infiltracion y no fue agradable....¿Que por qué?
-Porrque te estamos dando una oporrtunidad. Y porrque tu en concreto puedes resultar util.

"para que negarlo"

Merecia la pena tomar el riesgo? Yo aun no lo tenia claro. Pero mi chivatoscopio no se habia vuelto loco cuando lo encendi en presencia de él, lo cual me indicaba que no representaba ningun peligro...inminente. Sin embargo, no iba a desvelarle mis ases al elfo. Uno tenia que guardarse con los desconocidos. Lo miré con mis manos entrelazadas sobre la mesa ante sus insistentes preguntas. Mi paranoica personalidad pensaba que estaba intentando volvernos a los unos contra los otros...

-¿A donde quierres llegar?

Y sí, la Alianza  y los Blood Keeper sabian la ubicacion de la antigua base. Antaño tuvimos mas, pero fueron destruidas. Ninguna demostro ser un bastión tan resistente como el de Bastion Hollow, valga la redundancia....sabiamos defenderlo. Lo habiamos hecho otras veces. En este sitio eramos mas fuertes.

Pero entonces el señor encapuchado habia avanzado e interrumpido nuestra conversacion. A mi me habia parecido siniestro y por eso eché mano del martillo, ademas recordé las palabras de Vor en la enfermeria de que tuviese cuidadin. El señor capitan pareció rebotarse. Y se atrevió a decirme que hacer.

-Porr si no te has dado cuenta, aqui no erres capitán y no das las orrdenes. Estoy a carrgo de la segurridad aqui y tomarré las medidas que crea necesarias. Te agrraden o no.

"que se ha creido este?"


Obviamente no le hago ni caso, ni bajaria el martillo hasta comprobar por mi mismo que no habia peligro alguno. El uno se acerca al otro y le dice...algo de que lo enterró y que estaba muerto.... que lo enterró....hablan cosas muy rarungas sobre la muerte y mierdas chungas que prefiero no preguntar. En mi cerebro, la expresion que no alcanza a mi rostro es algo  
asi:


Aunque si que arrugo un poco la nariz por su dialogo. Lo que tiene uno que ver... El recien llegado se sentó a la mesa y comenzó a tomarse confianzas con aquel guiso. No le puse inconvenientes a tal cosa. Se dirigio a mi, conocia mi apellido y al parecer, tambien a Thoren. Eso digamos que relajó mis animos...aflojé las manos sobre el martillo y lo hice descender un poco.

-Veo que conoces a Thoren. No he hablado mucho con el ultimamente.

"unos cuantros gritos hemos intercambiado en la enfermeria"

Al parecer viene en son de paz, no me da mal royo. El tio solo quiere comer su guiso y hablar con el ex-capi. Devuelvo mi martillo a su sitio, gracias a Ilztvyll. Ademas tenia un acento graciosillo y familiar. Afirma que no harán nada....bueno, no es que vaya a bajar mi guardia totalmente, pero por ahora parecen "normales". ¿Que si le puedo hacer un bocata? Entrecierro los ojos un tanto molesto. Que parezco aqui una niñera.

- No soy su chacha, segurro que sabe hacerrselo el solito.


Habia algo de comida a la vista. Dicho esto, me siento en el mismo banco que el nigromante, a una cierta distancia, observandolos a ambos y escuchando el dialogo que se traen. ¿Zombies? El otro ruso?

-Debes de estarr refiriendote a Matvey. - habian estado azuzando zombies a los de la alianza? - Y crreo que si son los moñas ridiculos esos.

Mensaje por Yaroslav Tolstoi el Dom 10 Jul 2016, 23:54

Yaroslav Tolstoi
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 160

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t118-yaroslav-tolstoi-99

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Le escuché con desagrado en el rostro tal y como me aseguraba que Johan era agradable con sus amigos. Casi me dieron ganas de responderle, “pues muy bien”. En su lugar mantuve el silencio, aunque supuse que mi mirada hablaría en su lugar. Y luego alegó que la falta de seguridad era fruto de darme una oportunidad. Lo miré con molestia. Irritado. Cansado. -Me da igual para qué me hayáis tomado a mi. Ya se que soy un preso, que estoy por aquí por error y que planeáis sacarme información hasta que os deje de ser útil y podáis deshaceros de mí. Lo que venía diciendo es que os falta seguridad por todos lados.- No era su culpa no haberme entendido. Pero estaba demasiado nervioso. Quería controlarme, quería portarme decentemente, quería no dar problemas…

Pero llevaba demasiado tiempo callándome y siendo un niño bueno y un perro obediente. Me sentía demasiado libre a pesar de seguir siendo un condenado perro. Estando encerrado. Y ya estaba cansado de agachar la cabeza. Me preguntó que a donde quería llegar, con mis preguntas. -Quería saber como pretendéis conservar este lugar mucho tiempo. Es demasiado obvio. Es absurdamente obvio. Cuando estaba de capitán intenté desviar los ataques de donde pudiéramos poner en riesgo a más inocentes. Pero habría sido fácil. Demasiado fácil.- ¿Era de paranoicos creer en un ataque inminente? -Ellos no van a tener reparos. Van a coger al primero al que le hayan lavado la cabeza y se enterarán de todo lo que quieran.- Tal vez a Szyraenk. Mascullé un joder, agachando la cabeza y apretandome las sienes con las manos.

La presencia de Velinyon -o Ilztvyll- lo hacía todo más difícil. Pensaba en la mano mecánica, en la cuchilla, y en lo fácil que sería todo… Demasiado fácil. No. No delante de un nigromante. No delante de ese nigromante. Yaroslav no tuvo reparos en soltar algunas frases recriminatorias, agresivas… Todo eso explicándome porqué no iba a bajarlo. -Creo que NO te das cuenta de que ya no soy capitán ni allí, ni de ningún puto lado. No estoy siendo autoritario. Te lo estoy pidiendo como persona. Como… No lo sé. ¿Es tanto pedir algo de simpatía? ¿Es tanto… esperar que te traten por una vez en tres años como si fueras algo más que un perro?

No me atrevía a decirlo. Ni me atrevía a ponerme a llorar. Pero estaba cansado, me sentía más débil que nunca. Sabía que estaba siendo un imbécil, que estaba siendo agresivo y que no me estaba ayudando en absoluto. No quería aquello. No quería nada de aquello. Quería mi hogar, quería mi cama, quería mi silencio, quería lo de hacía tres años y medio. O cuatro. Y quería no fallar en ello esta vez. La existencia de Ilztvyll allí mismo resultaba problemática. Me quedó bastante claro al acercarme a él. Sus chistes en momentos poco adecuados. -No es momento. No es momento. Déjalo estar. Ya está, basta, no es momento…- “No es momento de que reaparezcas en mi vida.”

Cambio de nombre. -Ilztvyll. Ilzt significa arcano, vyll… ¿Castigo? Nada más adecuado para tí.- Porque en el fondo estaba hecho polvo por un castigo mágico. Y por ser tan… Tan él. Tan ambicioso. Poco después se liberó de mi encuentro, huyendo al lado del ruso, o a mi guiso. No lo sé. Estaba acostumbrado a sus insultos. Ya no. Niño estúpido… -Al menos yo no me pudrí a mi mismo. No sé quién es más estúpido.- Le vi el obvio desagrado en el rostro por la respuesta. No estaba acostumbrado.

Pero siguió a la suya. No me respondió la pregunta. Nunca lo hacía. Se iba por las ramas, lo evitaba. Letargo. No, iba más allá. Me aseguró estar vivo, y haber visto a la muerte. De azul. No, de azul no. Según él siempre había sido azul la muerte, una mujer de un azul claro e inmaculado... -Y más impaciente estará la dama de azul si no dejas de joderte el cuerpo.- Los insultos provocaban reacción en él. No me eran usuales. Dejé que hablaran, tan cómodamente comiéndose mi guiso. Yo había quedado en la pared. Le pidió un bocata un bocata de mi parte y, despectivo, Yaroslav aseguró que podía hacérmelo yo solito.

-No soy tan gilipollas como siempre has querido hacerme ver, “hermano”. Te recuerdo que te tenía que preparar yo la puñetera comida porque estabas muy ocupado muriendo.- Habían intenciones de provocar por todos bandos. Hermano. Tras todos esos años, llamarme hermano solo eran ganas de joder. Luego, me preguntó con todo el falso interés que pudiera que qué había hecho “con mis huesos”. Y mil cosas más.- Me uní a los humanos para erradicar la magia.- “Tal vez me equivoqué. Tal vez no.” -Pero algo de ello no funcionó. Algo de ello fue mal, mal, mal. Terriblemente mal. Pero tal vez tampoco me equivocara del todo.

Me daba asco. Me daba asco ver su rostro putrefacto. Usaba la magia como forma de reemplazar lo que la misma magia le había quitado. -Voy a hacerme… algo.- Con más prisas que pausas fui directo a la cocina. Desocupada, restos de guiso aquí y allá. Muy vacía. Vi un trozo de pan seco y algún embutido medio pasado por ahí, que observé con mucho desinterés. Solo allí, en silencio, me permití llorar de una condenada vez. No sabía que hacer. Me sentía como el mismo crío que había escrito aquella última carta a la idea de "hermano", ukta, solo que sin la opción de irme a la Alianza siquiera. Siquiera eso. Nada. Nada…

No sabía como filtrar todo aquello. Busqué en algún armario algo… Útil. Que me permitiera salir de aquello. Nada. Vasos, tenedores. No. Estaba preso, encerrado, seguía siendo poco más que un animal para ellos. Me debería ganar la confianza a base de matar a los de la Alianza. Era la única forma de demostrarles mi lealtad. Tampoco, tampoco… Y los de la Alianza. Me querrían muertos. Todos y cada uno de ellos. Nada diría Morgana del niño, nadie consideraría porqué los traicioné. Lo harían peor. Dirían que era mi intención desde el principio. Y los de aquí, muchos se convencerían de ello. Y más que querer aceptarme, querrían mi cabeza.

Mi cabeza. Di con él. Un cajón con cubertería. Cuchillos, muchos cuchillos… Cogí el más grande en silencio. Cerré el cajón. Y ahí estaba Velinyon. ¿Por qué? ¿Por qué estaba ahí? ¿Por qué no había… muerto? Tenía la llave entre las manos… Una especie de respuesta global. “¿Después de todo esto?”, me pregunté. Tan cansado… Estaba tan cansado… Solo quería dormir. Dormir y ya. Dormir y… Me senté en una silla que había por ahí. Cuchillo en mano. No. Claro que no. Claro, claro que no…

En el fondo Ilztvyll tenía razón. Y Yaroslav. No sabía prepararme un bocadillo. Reí y lloré ante la ironía.

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Lun 11 Jul 2016, 01:13

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Oh, qué drama os teníais montado, el ruso y tu. Que si alianza, que si martillos, que si traiciones y que si mil cosas más de las que no estaba comprendiendo ni media. Y no comprender me resulta agobiante, Ailanthus. Por eso estuve tan feliz de sencillamente interrumpir, como sabía que odiabas tanto. Algo que me sorprendía era la agresividad con la que respondías al pobre Yaroslav. Nunca te había escuchado soltando indirectas, o insultos, o… Siendo esa clase de persona. Algo había cambiado. Y no me gustaba no poder controlarlo.

No me gustaba no saber qué hacer. No me gustaba que me insistieras que no era el momento para bromas. Ahí estabas, delante mío. Y yo te examinaba, como buscando si llevabas un arma encima. Me estaba empezando a plantear la posibilidad de que me atacaras… -Ailanthus… Estás distinto, definitivamente.- Habían pasado treinta años y nunca había superado aquella huella que me plantaras. Y ahora aún menos sabía reaccionar ante ese drástico cambio de actitud.

Ironía. Sobre mi nombre. -Te… te has vuelto algo más avispado, tiene su gracia…- No tenía ni puta gracia. Yo quería a mi niño estúpido de vuelta. Insulto que te tomaste a mal, recriminando que al menos no habías muerto. -Aunque te falta un brazo… No te has conservado entero.- Joder. Joder, pensé. Aquello me llevó a huir al lado de Yaroslav. En parte creo que buscaba refugio ante una situación que estaba tan fuera de control.

Yaroslav mencionó no haber hablado mucho con Thoren. -Es un buen chico. Thoren es un buen chico, definitivamente. Me dio conversación cuando yo no sabía ni hablar casi.- Miré a otro lado. -El inglés es fácil, pero… Puñetero de hablar.- Y yo comía guiso felizmente. No tanto en el fondo. Me arrepentí de inmediato por haberle pedido que guardara el martillo, desconfiando de Ailanthus, de su altísima figura y de su mal humor. Yaroslav hizo otro comentario que… No desencadenó nada nuevo. Lo redirigió hacia mi, recordándome un poco el pasado.

-¿Tenías que sacar eso, no? ¡Qué ganas de ridiculizarme! No es mi culpa tampoco. Tu te empeñabas en hacerme las sopitas y en dármelas bien. Podría habérmelas hecho, pero tu erre que erre. Suerte que no soy tu condenado hermano biológico.- Había algo raro en tu expresión. Y más raro fue cuando respondiste a medias, explicando que te uniste a los humanos, a la Alianza a la que había atacado… Y tal como acabaste huiste a la cocina. Entendí por ello que necesitabas tiempo. Yaroslav mencionó a Matvey, y yo… Miré el guiso, extrañamente pensativo.

-El Raspu, si. Un paisano tuyo o algo. Mucha barba. Un poco… un poco seco.- Cucharada. Lo miré y le hice un gesto para que se acercara. Me costaba hablar fuerte porque solía tener la garganta hecha polvo. Afónico. -Quiso llevarse unos zombies a… a la base de los mojigatos estos y yo le acompañé. No hicieron mucho pero sirvieron de aviso.- Encontré un trozo de chicha por ahí metido que agradecí. Tenía la consistencia de un chicle.

-Y si no me equivoco… Vosotros sois los renegados, ¿No? Que sois los que no os hace gracia ni alianza ni otros bandos y sois… Buenos y todas esas cosas.- Bondad. Yo se suponía que era malo. Ya no estaba seguro. -Y este… ¿Estaba de líder de los humanos? Ya sabía yo que era raro, pero…- Estaba intranquilo. Estaba muy intranquilo. -¿Nunca ha mencionado que tiene depresión? O algo así, no me hagas mucho caso.- Me saqué un trocito de carne de entre los dientes con la uña. En absoluto desagradable.

-Tsk... Supongo que quiere que le traten como una persona.- Seamos sinceros. Te traté como un jodido perro. -Insulta mucho más de lo que recuerdo, pero sigo convencido que en el fondo es buen chaval. Es demasiado estúpido para no serlo. Si ahora le ha salido un hermano y yo he vuelto y ha traicionado a los malindrungos estos… Ya ves tú. Creo que debería darle un tiempo.- Hablaba casi como si estuviera hablando de una novia de estas, chismorreando con una amiga. -Ah, pero dejemos estar eso. Me duele la cabeza de solo pensar en ello…

Miré al ruso con el ceño fruncido. -No sé si os será de interés, pero os recomendaría tener algo de cuidado ahí fuera. Hay una torre de nigromantes en Irlanda y hay un viejo barbudo muy cabreado soltando demonios por hobby. Y un chino igualito. ¿Conoces a Kosuke? Creo que es filipino o algo. Pues su archienemigo. Que conste que yo estoy de parte del japo simpático llamitas, no del otro.- Me gustaba hablar mucho, aunque no era el más hábil en conversaciones sociales.

De repente, desde la cocina (¿Cuánto rato llevabas con el bocadillo?) se sintió un ruido de algo metálico chocar contra el suelo. Sonoro y descarado. Miré a Yaroslav con los ojos entrecerrados, como esperando a que él decidiera si debíamos hacer algo.

~ ~ ~

- Agradecimientos a Samantha Rieg por la firma y el avatar e Yan Gagné por la imagen en la hoja de personaje -

Mensaje por Ilztvyll Arken'rret el Lun 11 Jul 2016, 02:24

Ilztvyll Arken'rret
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 127

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t305-ilztvyll-arken-rret#33

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

"seguridad! Maldita sea! Debo de ponerme en marcha, el muy puñetero tiene razon. Cuanto hace que no cambiamos las contraseñas? O que no le paso revision a mi detector de enemigos?"

El drow tenia su punto en cuanto a lo que decia, y es que el mayor punto debil eran las personas. Pero ya habian capturado a Ian, y habia vuelto, y nada indicaba que nos fuese a traicionar.

-Lo siento, pero no puedo darrte tantos detalles como pides....quiza con el tiempo. -no podia hablarle de todos los compañeros y de todas nuestras medidas de seguridad. Seria de idiotas.

Miré raro a Ailanthus cuando se puso de ese modo porque le dije que yo no pensaba acatar sus ordenes. Simplemente torci mi boca, alce una ceja y negué con la cabeza. En ningun momento me pidio que bajase el martillo con educacion. Me miró puto mal como si me fuese a arrancar la nariz de un bocado. Eso no es educacion.

-Donde las dan las toman.

Igual yo no era el tio mas diplomatico de la base, eso no vamos a negarlo. Habian tropecientosmil mas amables y con mas paciencia que yo. Hablan de mas cosas que ni me van ni me vienen, y luego se pasa a las cocinas a hacerse su bocata.

Resoplo y miro a Ilzt, su compañia me parece un tanto mas liviana....
-Si...Thoren es un buen chico. Me alegrro que se portase bien contigo. Al contrrario que el otro compatrriota. No lo conozco mucho, lo vi un par de veces, y nunca me dirrigió la palabrra.


Luego Ilzt me pregunta si nosotros somos los "renegados". Los "buenos". Se hace el que no tiene ni idea....¿de donde ha salido este tipo? Estoy rodeado de locos.... Saco mi peonza una vez mas y la enciendo. Zumba ligeramente, pero no gira. Es un zumbido leve, lo suficiente para hacerme estar alerta, pero no para preocuparme demasiado.
- ¿Tú de donde has salido? - pregunto con un tono algo cansado. -Y no, no somos "los buenos". Hemos matado tambien. No nos merecemos esa etiqueta. No hay buenos en una guerra.

Yo al menos lo tenia claro. Asentí cuando me pregunto si Ail habia sido lider de los del ejército. Brevemente, pero si, lo fue. ¿que tenia depresion? Ni me iba ni me venia. Me dice que cree que es buen chaval en el fondo y que hay que dejarle tiempo.

-Si yo solo tengo que vigilarrlo por si acaso. La otrra opcion erra encerrarlo en un cuarrto, y estando su herrmano enferrmo, lo mas norrmal nos parecio esto.


Ademas se me habia acabado el vodka. Dirigi la mirada nuevamente al nigromante cuando mencionó lo de la Torre de Irlanda. Yo no conocia mucho de aquello, pero si sabia que entorno a ella giraban historias de lo mas siniestras. Y....Kosuke...

-Clarro que lo conozco!! Esta alli? Es japones. Esta bien?


Entonces oimos unos porrazos raros en la cocina. Tras intercambiar una mirada con Ilzt, nos levantamos y fuimos para alla, casi a la carrera. Al entrar en las cocinas ahi estaba el drow, sentado en una silla con cuchillo en mano, y mas cara de querer dañarse a el que a otros.

- Mala idea....

Las manos en mis caderas, el martillo guardado, y una mueca seria.
-Te trraje aqui para que comieses, descansases y pudierras ayudarr a tu herrmano. Y ahorra quierres desperrdiciarr tu sangrre? En el suelo no va a hacerr nada... Dame el cuchillo....

"lo proximo es quitarselo"

Mensaje por Yaroslav Tolstoi el Miér 13 Jul 2016, 23:30

Yaroslav Tolstoi
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 160

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t118-yaroslav-tolstoi-99

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

No iba a seguir hablando de seguridad con él. No entendía ni media palabra de lo que yo le preguntaba. No entendía nada. Y en aquel momento no era capaz de sentarme y explicarle palabra por palabra de qué le hablaba. Más atención presté a su repugnante comentario. Después de soltarle el porqué aquello me ponía nervioso, porqué estaba tan… Tan cansado, se limitó a poner una cara de asco y decirme que donde las daban las tomaban. Hice un esfuerzo por no hacer nada extraño en aquel momento. Me costaba controlar el cuerpo siquiera, algo innato en mí, algo salvaje, me gritaba que no dejara que se burlaran de tal manera.

-No… No, no es así.- No tuve fuerza de escupirle con rabia lo mucho que aquello me enfurecía, No tuve el valor de hacer lo que era correcto. Algo dentro de mí aún era racional. Y aún seguía siéndolo para cuando Ilzt mencionó que había cambiado. Yo temblaba. Temblaba mucho y no dejaba de hiperventilar. Echaba en falta el collar alrededor de mi cuello, que al menos me habría recordado muy bien lo que era. Un jodido perro. Y uno muy dado a enfurecerse más de la cuenta.

-Por el contrario, tu sigues siendo el mismo de siempre.- El resto me daba igual. Marché a la cocina de inmediato, aún con la mirada de Ilztvyll clavada en la nuca. Al otro le daba igual. Por supuesto que le daba igual. No iba a ser diferente, nunca lo era, nunca lo era… La soledad de la amplia cocina me chocó. Con sus blancas paredes intensificando las luces de la sala.

Donde las daban las tomaban. Eso resumía muy bien la ley por la que se regían allí abajo. No había en absoluto nada… Nada que esperar, más allá. Solo aquel asco visceral que algunos me profesaban, esa incapacidad de dejar las cosas claras, más allá del salvajismo por el que se regían. Eran todos iguales. Perros con distintos collares. La alianza, los renegados, ¿Qué mas daba? No eran mi lugar. Y ya había comprendido muy pronto que ninguno parecía serlo. Que perdía mi tiempo intentando buscar un rincón… Un rincón en el que perteneciera.

No existía tal lugar. Era como una sala redonda. No había forma de encontrarlo. Repasaba todo aquello al registrar arriba y abajo a la búsqueda de un condenado cuchillo. Mi propio brazo no parecía… Bueno para ello. No con aquella hoja. Cualquier otra menos esa. Pensé en el porvenir. ¿Qué me esperaba en un futuro? ¿Seguir con aquellos? No tenía más opción. ¿Seguir en un mundo salvaje? ¿Soportando aquel asco, justificable o no, de todos los que allí habitaran?

No quería aquello. No quería nada de aquello. Había salido de la Alianza con la esperanza de encontrar algo mejor. Pero allí tampoco estaba. Pensé en mi hermano. ¿Hacerlo por él? Tampoco parecía algo muy… muy convincente. Mi hermano era importante en el sentido de que era el único en haber mostrado… Interés en mi en todos aquellos años. La única mano en ayudarme. Estaba en la silla. Cuchillo en mano. Apenas tenía fuerza para agarrarlo. En algún momento se cayó al suelo, y con dificultad, pude cogerlo de nuevo. Pero cuando alcé la cabeza estaban ellos dos allí.

Mala idea. Eso fue lo que dijo el ruso. -No… no lo entiendes, no lo entiendes, no…- Entre sollozos. Miserable. Jodidamente miserable. Me dijo que me había traído allí para que pudiera ayudar a mi hermano. La hoja, la fría hoja… Ilztvyll me contemplaba con una mueca ambigua. Vi una pista de miedo en sus ojos, pero externamente se mostraba impasible. Como si el asunto le pareciera irrelevante. Miré a ambos, sentado allí, trémulo. Arma en mano. -¿Darte el cuchillo?- Pregunté, casi como si no lo entendiera. -No… claro que no, claro que no. Ya he fallado muchas veces… no esta vez…

No. No podía hacerlo. No, tenía que ayudar a Dyospiros. Aunque tampoco importaría que me sacaran la sangre una vez muerto. Tardaría algo en ponerse mala, ¿No? Tal vez… Me levanté, retrocediendo. Paso a paso. -No… No quiero fallarle a él, tampoco.- Quizás era lo más sensato que había dicho. Abrazaba el cuchillo casi con devoción. -Aunque fallar es mi especialidad.- Un intento de risa que acabó en un llanto agresivo y desesperado.

Ya lo había intentado una vez. No funcionó. ¿Por qué esa iba a hacerlo? Igual solo perdía mi tiempo. -Todo lo que… todo lo que pido es un lugar. Es un hogar.- Apenas tenía pulso para hacer un corte medio decente. -Es… es gente. Es apoyo, es…- Ahora si, el cuchillo cayó de mis manos. No miraba a Ilztvyll. Él no veía en mi nada más que una herramienta, y siempre sería así. Miraba a Yaroslav, suplicante. -... Lo siento.

No debí ponerme agresivo con él. Ni con nadie. No debí haber dejado ir el instinto. No debí… No debí haber hecho nada. Tenían sus razones. Era su mundo, era su gente, y yo era un enemgo. Choqué contra una pared y me encogí, mirándole completamente asustado. -... Yaroslav. Me gustaría pedir… me gustaría pedir una segunda oportunidad.- Voz débil. -Y… sé que soy un preso. Pero me gustaría pedir… Por favor… algo de mejor trato… yo…-

Seguía llorando. No había cambiado nada. -No soy el hombre más cuerdo aquí. Estoy cansado. Han pasado muchos años y… y no sé muy bien que hacer…- Había caído al suelo. Agachado. Abrazado a mis piernas. Y temblando.

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Jue 14 Jul 2016, 01:10

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

-Thoren es muy buen chico. No como el otro. Tiene buen fondo pero no habla. Es un seco. Casi me tira por la ventana por shipearlo con otro.- Aunque le miré con desconfianza cuando sacó la peonza. Estaba intranquilo. Igual porque habías cambiado más de lo que yo estaba dispuesto a aceptar. Aquel tipo de objeto… Había estudiado demasiado. Sabía que era. -Oye, tan mal tipo no soy. Los nigromantes no somos santurrones, pero…- No me tomaba a mal que no se fiara de mi.

Me preguntó, también, que de donde había salido. -De una vagina, como todo el mundo.- Sonreí, reí nerviosamente y negué con la cabeza. -De las cuevas, como todo drow. Allí conocí a Anzus… Ailanthus, que diga.- No dejaba de mirar y remirar la cocina. Algo olía mal… Aunque no a sangre. No aún. También me contaba Yaroslav que ellos no eran los buenos, que habían matado gente. -Ohh, no me entiendes. Vosotros sois muy, muy buenos. Tu no has conocido una matrona. Tu no has conocido a mi madre. Mató a su primer novio porque la hija le salió por debajo del metro noventa.- Era algo distinto. Pero no muy lejano a la realidad.

Lo de la depresión no le importó mucho… Yo no intuía nada bueno de esa tensión entre vosotros. Me explicó, sin embargo, que estaba para vigilarte, y que la otra opción era encerrarte. Qué simpáticos métodos. -Enloquecería si lo encerraras. Creo que ya está enloqueciendo por sentirse preso…- ¿Era empatía por ti o era una forma de mostrarme más bueno yo mismo? Creo que sabes la respuesta. Oh, cuanto lo siento, Anzus. Seguro que te duele en el alma.

Segurísimo que si. Y a él Kosuke le importaba más. Preguntas, muchas preguntas sobre él… -¿Kosuke? Pues… No lo sé. Yo le di el chivatazo al japochino este, sobre que estaba el malo malo… y debe estar pegándose con él. Cuando yo me fui creo que él quedó allí. He trabajado con él en otra ocasión…- No me caía mal, irónicamente. No sabía tampoco que era racista de niggamantas.

El ruido metálico nos había interrumpido. Por un momento le miré y me temí lo peor. No habías intentado eso nunca. Cuando estábamos juntos. Lo habías considerado, lo habías pensado… Pero nunca te habías atrevido al suicidio. Yo mismo sabía como regularlo. Era mi deber mantenerte siempre en ese punto de control. Ni demasiado feliz como para cargarme o poder prescindir de mi, ni tan deprimido como para realmente suicidarte. Ese punto de dependencia, para asegurarme que no me dejaras a mi y a mi cojera en medio de la nada.

Aunque había algo más. Ese fue el resorte que me hizo correr con él, para encontrarte allí, con cuchillo en mano. Mala idea, dijo él. -... Anzus. No.- Murmuré yo. Y tu llorabas y mascullabas que no lo entendía. Aquellos instantes fueron… duros. No sabía que hacer. Todo aquel tiempo me había convencido de que no me importabas una mierda en el fondo. Que solo era para utilizarte. Pero ahí estaba: Había abandonado la torre para ir a verte con mis propios ojos y… Y me sorprendí sintiendo algo extraño. No esa felicidad de siempre, ni ganas de sarcasmos, ni ironía…

Temí. Y a su vez, pensé que no era mi deber cuidar de aquello. Yo era quizás el mayor responsable de tu estado actual, había hecho contigo lo que quise. Pero… No me quería sentir responsable. Ibas murmurando cosas, sobre fallar muchas veces. Retirándote. La hoja muy cerca. -Ailanzus Sreysnah. No. Te lo prohibo.

Tono autoritario. No de ternura. Como si fueras un perro y no un amigo. Usaba aquello para refugiarme de la verdad. Para negar cosas como que te había… te había considerado atractivo, y… Decías que no querías fallarle. A Dyospiros, claro estaba. En aquel momento me sentí extraño. De pequeño siempre me habías protegido y venerado a mi, a falta de hermano. Y sin embargo, ahora… Ahora tenías tu hermano. Tu vida. Y sentí terror. Yo no era nadie. Y comprendí que era mi culpa. Ibas susurrando que querías ayuda, que querías apoyo, un hogar… Y yo te había robado todo aquello.

Te había convencido de que tus padres te odiaban mucho más de cual fuera la realidad. Y de que yo era el mejor “hermano pequeño” que encontrarías. Había negado la posibilidad de que tuvieras otro. Y lo tenías. Y lo tenías, y ahora estaba ahí, moribundo… Quizá por mi culpa. Tu lo habrías protegido, ¿No? Claro que si. Y yo te había negado eso. Y lo otro. Y todo. Para poder asegurar mi huida, mi propia supervivencia. Un simple peldaño que pisar. -Ha… ha soltado el cuchillo.- Informé a Yaroslav.

Y no me mirabas. No. Habías cambiado. Ahora lo entendía: Habías madurado. No eras el imbécil de antes. No eras el mismo gilipollas al que había engañado. Había quedado un despojo del idealista Ailanthus, pero habías dado un paso más allá. Por eso no me mirabas. Por eso no me considerabas a mi de ayuda. Le pedías a él soporte, y yo me quedé inmóvil, a demasiada distancia. -...Lo siento.- ¿A Yaros? ¿A ti? Me di media vuelta y salí de allí corriendo, cojeando. Me ardían las mejillas. No sabía que era aquello, no entendía porqué estaba húmedo, porqué demonios estaba yo también llorando.

~ ~ ~

- Agradecimientos a Samantha Rieg por la firma y el avatar e Yan Gagné por la imagen en la hoja de personaje -

Mensaje por Ilztvyll Arken'rret el Jue 14 Jul 2016, 01:44

Ilztvyll Arken'rret
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 127

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t305-ilztvyll-arken-rret#33

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Mi conversacion previa con Ilzt antes de que fueramos a las cocinas fue curiosa, no tanto por la parte que admitiera que mi hermano era majo o que el era un nigromante, si no por la historia de su madre alla en los mundos subterraneos. Me dejo con una cara muy rara. La raza de negros orejas picudas no hacian mas que sorprenderme. Sobre lo de Kosuke...estaria bien? Si no daba señales de vida...igual habia que plantearse hacer algo con él. Una busqueda o algo. Podria pedir ayuda de necesitarlo?

El caso es que todo aquello quedo un tanto atras cuando entramos a las cocinas y vimos al otro ahi. Si lo llego a saber no le mando a hacerse un bocata solo, joer.


Ilzt dijo muy autoritariamente que se lo prohibia, que le prohibia hacer nada de aquello. El excapitan me respondio que no lo entendia, y que esta vez no podia fallar. Yo me mantuve muy en mis trece.

-No, es cierrto, no lo entiendo... pero eso no quita que no quierra que lo hagas. Fallar serría hacerr precisamente lo que estas pensando en hacer.

"en serio"


Sigue hablando y yo suelto un poquito de aire. El cuchillo cae e Ilzt me avisa de ello. Muevo levemente mi mano derecha, susurrando un hechizo de atraccion y haciendo que el cuchillo salga de su alcance hasta mi mano. Una vez lo tengo en mi poder, lo dejo bien lejos de su alcance levitandolo hacia una mesa del exterior. Ilzt se disculpa casi al unisono que el otro, y se marcha muy apresuradamente.

"vaya, se acabó el reencuentro"

Le di unos segundos al tiempo tras la marcha de Ilzt y las palabras de Ail, que acabo contra una pared, mas temblando que otra cosa y sentado. ¿Muchos años?

-Ah, por las barrbas de Rasputín....

Me acerqué a unos estantes, los abrí y luego removí un falso tablón del fondo. Y de ahi saqué una botella de vodka totalmente nueva. Secretos rusos, donde los haya.... Luego fui donde el elfo y me senté en el suelo a su lado pegandole un trago a la botella.

- Chico, no se cuantos años más que yo tienes, ni cuanta mierrda más que yo has visto en esa vida tuya. Perro si el prrecio de una vida longeva como las vuestrras, elfos, drrows....es esa amargurra que llevas...yo no la quierro. - otro trago más, y le ofrezco la botella a él. -Pero suicidarrte....? A cada uno nos toca lo que nos toca, y la muerrte no arregla más que tus prroblemas, pero dejas un marron a los demas. Nosotrros viviremos menos, es probable. La vida puede durrar mas o menos pero esta llena de segundas oporrtunidades. Si no sabes que hacerr....intenta vivirr como uno de nosotrros. Uno que como mucho llega a los cien años. Todas las penas se aligeran si se sabe que van a serr brreves.


Me rei un poco, el no estaba muy cuerdo, pero tampoco habia dado con el tio mas cuerdo de la base. Eso de vigilarlo parecia que tambien seria vigilarlo de si mismo.
-Vas a beberr o el vodka si no es con grranadina no te entrra? Cuéntame una cosa. A cuantas perrsonas has matado?

Mensaje por Yaroslav Tolstoi el Jue 14 Jul 2016, 19:16

Yaroslav Tolstoi
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 160

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t118-yaroslav-tolstoi-99

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Ilztvyll no supo como tolerar la situación. Tal y como pasaba el rato se iba poniendo más nervioso, su extraña mueca se iba tornando a una mucho más visible, a una como de miedo. Muy lejos de su sonrisa. Y sus palabras eran, como siempre, muy autoritarias. Como si fueran las cosas como antes. Pero ya no lo eran. Yaroslav se dignó a hablar. Y aquello quizás me puso más nervioso al principio. Aunque hubo un detalle extraño, algo que me hizo aflojar la presión que ejercía sobre el mango del cuchillo. ¿Era realmente fallar… si lograba aquello? -Si… si quiero acabar con esto y no lo logro, es un fallo, es un… fallo…- Pero poco a poco iba perdiendo la convicción.

Todo aquello me hizo dejar caer el cuchillo. No tardó en desaparecer de mi alcance, tal y como él usó su magia para alejarlo de mí. Seguía teniendo el brazo. Pero no me hacía sentir aquella misma sensación de peligro, era distinto… Siempre distinto. Nunca vi aquella cuchilla como un arma para mi mismo. No tardó Ilztvyll en marcharse tras que soltara yo el cuchillo, disculpándose. Abrí un poco los ojos. No había escuchado una disculpa sincera de su boca desde… No lo sabía. Nunca. Nunca lo había hecho.

La pared me acogió. Allí me dejé caer, agarrando con fuerza la muleta, como si fuera mi única forma de protegerme de aquella situación. Él dijo algo casi como sorprendido. No lo sabía. -No… No importa…- ¿Había entendido aunque fuera media palabra de todo aquello? Durante unos instantes creí que no. Se fue a buscar algo en unos estantes y yo aproveché aquel momento para intentar tranquilizarme. Respiré lentamente, me pasé el reverso de la mano derecha contra los ojos y poco a poco fue cesando el llanto. Quedó una especie de vacío inexplicable.

Interrumpido por él acercándose. Agarré con fuerza la muleta, intentando echarme atrás, pero solo había pared. Llevaba una botella en la mano. No sabía de donde había salido. No entendía nada. Empezó a hablar en un tono algo más amistoso. Se había sentado a mi lado… Y yo dejé ir la muleta, pensando en lo que me decía. -Cumplí ciento ocho el último diciembre…- A los humanos mi edad les sorprendía especialmente, más que a cualquier otra raza. Pocos de los suyos pasaban de esa edad. Los magos eran, en teoría, más longevos.

Me ofrecía la botella. -Yo no…- Ya no podía decir que no bebía. Me había estrenado mi hermano. Dubitativo le pegué un trago. Era menos fuerte que la absenta pero aún así bastante cargadito. Seguí escuchando sus palabras de mientras. Parecía sorprendido porque hubiera tomado la opción del suicidio. Pero me habló de las segundas oportunidades, y de vivir más… A lo fugaz. Cien años. -Ya he pasado ese límite. Es algo difícil tomarse las cosas con esa… Esa importancia, cuando sabes que aún queda mucho. O que tal vez te quedan días.

Si sobrevivía aquella guerra viviría probablemente hasta el final natural. Si no, quizás me quedaba un año de vida… O menos. Hasta que me dieran un tiro. -Los elfos pueden permitirse el lujo de vivir más porque… no viven en lugares capaces de dañarles tanto. A los drows, se nos enseña a no sentir, a no querer, a no ser. Hasta el punto de ser herramientas perfectas y… Ya. Pero no disfrutar de la vida. Es la única forma de soportar quinientos años allí abajo.

Él reía. Y me preguntaba si necesitaba granadina. Le di un trago para demostrar que no, aunque tampoco sabía que era la granadina. Su siguiente pregunta me hizo bajar el brazo y dejar la botella en el suelo… Y la miré a ella por no mirarle a él. No era fácil. ¿Cuántas? -El… El Perro de la Alianza debió acabar con decenas… No sé el número concreto. No sé sus nombres. No me acuerdo de sus rostros.- ¿Tal vez medio centenar? Me habían mandado a asesinar a muchos, había condenados a otros a campos, destino peor que la muerte, y en campo de batalla había herido a otros tantos. -No recuerdo mucho de esa época. No me lo permitían…

No conservaba memorias precisas. Las diluían en sus líquidos, sus sustancias y sus drogas. Hasta el punto que desaparecían por completo. -Todas ellas… Murieron hace cosa de tres años y medio hasta hace algo menos de un año. En el momento que ascendí como capitán no volví a matar. A nadie. Ya no me decían que hacer.- Me atreví a mirarle. -Y no quiero volver a acabar con nadie. Siempre tuve unos principios, unas morales… Y… Y lo abandoné todo por el ejército. Incluso aquello. No tuve más opción. No pude hacer otra cosa. Y… Y murieron, y… no debían morir, no… Nadie tiene derecho a acabar con la vida de otro…

¿Era fiel a mis principios? No lo sabía. Cuando habíamos sido atacados, allí, en la posada, no pensé en la vida de los soldados. Solo en salir vivo… Y que mi hermano también lo hiciera. Y casi habíamos fallado. Y allí había muerto gente. -... También metí a otros tantos a campos. Es un destino peor que la muerte.

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Jue 14 Jul 2016, 19:58

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

-Llámalo fallo si quierres. En mi opinion, fallarr realmente implica huirr. Es mas dificil vivir, si huyes, pues fallas. Cualquierra puede dejarrse morir. O matarrse. Para vivir hace falta valor, y mas hoy en dia.

Aunque habia parecido acojonarse un poco cuando me senté a su lado, se relajó pronto al verme ofrecerle la botella. Pues claro que si. Con vodka de por medio todo era mucho mejor. Incluso la vida. Johan no sabia de mi alijo super secreto de vodka guardado tras el tablon falso del estante del arroz. Nadie lo sabia, salvo Thoren, claro está....


-Ciento ocho? - silbé- Eso es un nada desprreciable numerro, caballero. Yo tengo la nada desprreciable edad de trreinta y dos años. Vale, has tenido muchos mas años que yo para sufrrir. Y para aprrender a hacerr bocatas....

Parecio dudar ante el alcohol, pero finalmente pegó un trago. -Ahi está la cosa. En tomarrse las cosas con demasiada imporrtancia. Para que sirrve? Nada. Quien sabe. Igual morimos mañana.

Me explico un poco el asunto de las cuevas y su sociedad. Algo habia oido de la boca del joven Vor, que pese a ser joven, ya tendria unos añetes mas que yo....
-Aqui....en la superrficie...no es tan distinto, a veces. Muchas veces se han usado a personas y se las ha adoctrrinado en la guerra para convertirrlas en maquinas de matar. Niños, adolescentes soldados, metidos a milicias y a cuerrpos militares. En los ejérrcitos no existe el hueco para la moral.

Hago una mueca cuando dice que no quiere volver a matar y que nadie tiene derecho a quitarle la vida a otro. No estoy tan de acuerdo. Le cojo la botella del suelo y ahora yo soy quien bebe.
-Di lo que quierras. Yo matarría a quien quiera que dañase a mi herrmano. Y supongo que lo mismo va en tu caso. Yo no tengo derecho a arrebatar una vida, pues bien, ellos no tienen derecho a arrebatarr la mia. Ni la de los mios.

Agito la botella. La verdad es que no era un mal vodka. No lo miro a él, pero si lo escucho. Los malditos campos esos....
- En fin, ya no eres un soldado, ahora eres un guerrero. Mucho mejorr no?

Mensaje por Yaroslav Tolstoi el Jue 14 Jul 2016, 22:13

Yaroslav Tolstoi
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 160

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t118-yaroslav-tolstoi-99

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Fallar… No estaba seguro de si estaba deacuerdo con su visión de qué era fallo y éxito. Claro que la opción fácil era, muchas veces, morir. La cuestión es que vivir implicaba valor, y… -Imagino que tienes razón, ahí.- Respuesta vaga. No estaba seguro. Siempre me había considerado un cobarde por no haber logrado acabar con todo cuando tocaba, y era algo difícil de borrar. Si lo hubiera logrado habría ahorrado la muerte de tantas personas. Apreté ambas manos, una contra otra, con los dedos entrecruzados.

Le sorprendió mi edad. Asentí cuando preguntó. Los magos vivían de media algo más que los humanos, pero sus vidas seguían siendo cortas para la mayoría de los drows. Treinta y dos años, él. “Parece más… joven, según sus estándares”. Lo pensé pero no lo expresé, debido a su comentario sobre el bocata. -S-Sé hacerme un bocata. De hecho, me gusta cocinar.- Me había enseñado Ilztvyll. Y más tarde se acostumbró a que yo lo hiciera.

No consideraba oportuno tomarse las cosas con… tanta importancia. -... Es difícil, cambiar eso. Ilztvyll solía decirme lo mismo. Que le daba muchas vueltas a todo. Muchas, muchas…- No iba a negar aquello. Igual con el vodka se pasaba más rápido… me daba miedo real acabar cogiendo mucho gusto al alcohol como forma de ahogar penas. Me fue explicando un poco que en la superfície no era tan distinta. Le dirigí una significativa mirada. Si. Sí que era distinto. La diferencia es que en la superfície, muchos tenían la opción de escoger. Allí abajo se vivía con el miedo a una tangible diosa que era capaz de llevar a la ruina a cualquiera que no cumpliera sus designios…

… Ilztvyll me había prometido que la mataría, a Lloth. -Hay mucho de doctrina, pero al menos aquí existen los… Bandos. Un lado u otro. No existe esa elección allí abajo… Es todo distinto. Similar, pero distinto.- Y sin embargo yo había escogido el peor de los caminos. Aquella gente no merecía la muerte. Aunque según él, la muerte era justificable para aquellos que pusieran en riesgo la de los suyos. La de su hermano. Miré al suelo… Ciertamente no me había importado atacar al soldado al ver que la vida de Dyospiros peligraba.

-No pienso dejar que vuelvan a herirle. No pienso permitirlo. No. no vamos a engañarnos con ello. Todo menos… Menos eso.- No había dudado en herir al soldado. Y no dudaría en hacerlo de nuevo. Quería ser honesto conmigo mismo… Y el primer paso era admitir aquello. Me dijo que ya no era un soldado. Que era un guerrero. Me levanté poco a poco, muy apoyado en la muleta. -Tiene cierto punto de ironía. Yo siempre quise ser un mago, y negué hacerme guerrero, y…- Caminé hasta donde había dejado el cuchillo sin dejar de cojear. Aunque mis intenciones eran distintas.

Busqué pan, y jamón, y queso. Y me hice aquel condenado bocadillo de una vez. No era la gran cosa, pero se podía comer y era lo suficientemente grande como para reponer fuerzas. Me apoyé contra una pared mientras le daba el primer bocado. -... Gracias.- Fue prácticamente un murmullo. Me encontraba mejor. No del todo convencido, pero sí algo mejor. La promesa de poder volver a mi hogar, y que él se recuperara, y todo… Tenía esperanzas de que todo funcionara como debía.

-En cuanto acabe quiero donar sangre de una vez.- Le transmití mi deseo. Podría dormir mucho más tranquilo tras hacer eso.

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Jue 14 Jul 2016, 23:29

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: Comedor

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.