Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ambientación

Año 2039. Pese a que en la mayor parte de Europa el proceso de paz tras una larga guerra se ha ido concretado, Inglaterra, la raíz intolerante de la guerra sigue envuelta en un caos sin ton ni son. Los humanos no quieren vivir con los magos o cualquier otro ser mágico. Lo mismo sucede con buena parte de la raza mágica.

Los humanos sin magia han optado por volverse más viscerales después de casi 20 años en una continua guerra que sólo ha dejado destrucción y soledad en la capital londinense. Han decidido que erradicar la magia de Inglaterra es la única manera de establecer la paz y, evidentemente, la sociedad mágica no está de acuerdo.

El Ejército de la Alianza Humana ha preparado sus grandes robots para escanear cada ápice de tierra e inhabilitar a cada ciudadano con capacidades mágicas bajo las herramientas necesarias. Los capturados son llevados a campos de concentración donde les son retirados todos los aspectos mágicos y “reconvertidos” a humanos sin posibilidad de ejercer sus habilidades.

La mayor parte de la historia se desarrolla on rol en algunos países de Europa, aunque es una guerra a nivel mundial que afecta en mayor o menos medida a casi todo el planeta, especialmente en las ciudades. Actualmente en el año 2039, el tipo de mundo en el que está ambientado es una mezcla entre lo futurista de la tecnología humana, con elementos de ciencia ficción que se contraponen a un mundo más tradicional de tipo fantástico, representado en su mayoría por los magos. La escenografía es a menudo oscura, con tintes post apocalípticos.


Últimos temas
» Quiero rolear
Ayer a las 12:38 por Ares Kylee

» Habitación de Alasther
Ayer a las 12:35 por Alasther

» Guarida Blood Keepers [en Bosque de Sherwood]
Ayer a las 12:08 por Anna Romanov

» NORMATIVA Y REGLAS DEL FORO
Ayer a las 00:52 por Goth Morgon

» ENTRADA
Ayer a las 00:47 por Dados

» Yo confieso, tú confiesas.... ellos confiesan. Todos confiesan!
Ayer a las 00:30 por Reiv Black

» Tír na nÓg - Afiliación Élite - Confirmación
Mar 25 Jul 2017, 00:57 por Invitado

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - élites]
Lun 24 Jul 2017, 20:57 por Invitado

Staff

Admin
Administrador
MP

Johan Black
Administrador
MP
PF

Catherine Le Fay
Administrador
MP
PF

Sirius Black
Administrador
MP
PF


¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 31 el Sáb 26 Mar 2016, 17:43.
Twitter


Frases Épicas

(Loading...)



Fase Lunar


Créditos


Skin obtenido de The Captain Knows Best, modificado gracias a los aportes de Asistencia Foroactivo. Las imágenes fueron obtenidas de DeviantArt, Tumblr, Pinterest, ArtStation o Google imágenes, y pertenecen a sus respectivos autores.

La ambientación de este foro tiene diversas influencias, entre las que se encuentran la saga de Harry Potter de JK Rowling, así como otra literatura de fantasía ( TLOTR, Reinos Olvidados, Dragonlance...). También hay elementos propios de la literatura distópica y de la ciencia ficción (cyberpunk). El desarrollo de la historia del foro y sus tramas principales vienen de la mano de Johan Black, Sirius Black y Catherine Le Fay. Todas las historias y ediciones de personajes corresponden a sus respectivos users.

Afiliados élite (28/28)Completo, cerradas por ahora
Hermanos (1/4)
Directorios (6/8)

Castillo de Edimburgo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Castillo de Edimburgo



El castillo de Edimburgo es una antigua fortaleza erigida sobre una roca de origen volcánico ubicada en el centro de la ciudad de Edimburgo. Ha sido utilizado con fines de tipo militar desde tiempos prehistóricos, siendo destinado a usos civiles solo hasta épocas muy recientes. Se encuentra emplazado en la cima de la calle Alta o High Street, también conocida como Milla real o Royal Mile.

Fue utilizado como base de operaciones por dos desarrolladores mágicos, siendo posteriormente abandonado por ser descubierto por los soldados de la Alianza.

Mensaje por Admin el Mar 27 Oct 2015, 02:51

Admin
avatar
Admin

Mensajes : 783

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Regreso al lugar en el que tuve mi base de operaciones hace ya casi un año, aunque tuviese que abandonarlo por el ataque de intrusos indeseables. Esta vez será distinto, no podrán entrar tan alegremente porque voy a proteger el sitio mediante hechizos de defensa, gracias a un anillo útil para ese fin. También he cambiado a mi socio de laboratorio por otro, aunque en realidad no le he preguntado. Desde que me llevé a Aikawa de las calles de Londres lo he mantenido entretenido hablándole y dándole comida, para que no parezca en absoluto algo así como un secuestro. Entre conversaciones de magia y ciencia y transbordos de aparición/desaparición acabamos llegando a Edimburgo, donde le voy guiando hasta el que fuese mi castillo.

- Y aquí tenía mi laboratorio, que por suerte no está lo suficientemente a la vista para que los energúmenos lo destrozasen. Guardo cosas interesantes en él, aunque mi socia de laboratorio se largó y me dejó tirado. - tal vez debería pelearme por al custodia del niño mutante en común, pero bah, puedo fabricar otro. Subimos la empinada cuesta hasta el castillo, y una vez entramos en él comienzo a emplear el anillo, murmurando los hechizos pertinentes para que se produzca el efecto protector del lugar.

Una cosa menos de la que preocuparse por ahora. Además, estamos alejados del centro neurálgico de la Alianza, estaremos ligeramente más tranquilos. Cuando acabo con todo atiendo a Aikawa de nuevo, mirándole con cierta fascinación. - Ya te lo he dicho antes, pero admiro tu trabajo desde hace años. - reitero aun a riesgo de parecer un fanboy de Aikawa, porque lo quiero en mi equipo, quiero utilizarlo a toda costa. - Y me gustaría colaborar con un humano. Lo cierto es que me la suda bastante todo eso de las razas...- aunque reconozco que nosotros llevamos ventaja, podemos aprender a dominar la ciencia y además tenemos habilidades muy especiales. - Aunque disculpa mis modales, antes de que me des respuesta deberíamos pasar y tomar algo, ha sido un largo recorrido...- lo guio hacia uno de los salones más cercanos, invitándolo a tomar asiento a una mesa polvorienta, y con algunos restos de la última batalla, como sangre, y otras cosas.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Miér 06 Jul 2016, 18:57

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Desde luego no era raro que me ocurriesen situaciones como en la cual me encontraba. A veces dormir entre cartones e increpar a los primeros raritos de turno que me molestasen traia consecuencias.
Pero yo estaba contento, ese tio me habia llevado por ahi y nos habiamos inflado a comer. No es que me queje, pero la comida de bastion hollow era de lo mas insulsa, por no hablar de que apenas tenian nada dulce que echarse a la boca.

Me habia enterado de que el hombre en cuestion era un mago, y que era cientifico como yo. Asi que la conversacion habia sido de lo mas interesante hasta el momento.

Cuando llegamos a su castillo, ya estoy mas que mareado de tanto usar la aparicion y la desaparicion.
-Lo que me recuerda que tengo que mejorar mis dispositivos de teletransporte.

"Es reaaaaaaaaaaaaaaaal"

-Tu laboratorio esta en el castillo.... ¿Que tipo de cosas guardas? -le doy una palmadita en el hombro avanzando un poco cuando dice que su compañera lo dejo tirado, subiendo por la cuesta - Ah, mujeres. Eso te pasa por fiarte de una de ellas. Son terribles. Y las cientificas, mucho mas terribles.

Comienza a recitar hechizos que identifico como de proteccion del lugar. Es lo que les toca a los pobres magos. Se tienen que defender constantemente del racismo de los de mi especie. Miro el interior del castillo, que es bonito como cualquier castillo occidental bien conservado. Me llaman mucho la atencion los castillos y su arquitectura. Sigo con las manos en mi bata, mirandolo todo y juzgando la inmensa capa de mierda en forma de polvo que tiene encima. Cuando me repite por enesima vez que admira mi trabajo lo miro con unos ojos inexpresivos y parpadeo varias veces.

-Bien, te estas comportando como un buen flan. Todos te piden autografos pero ninguno te invita a un cafe. -mentira, nadie nunca me habia pedido ningun autografo. Pero yo me las estaba dando de superstar. Entre cientificos nos entendiamos mejor....


-Eso convierte a los flanes en unos desagradecidos, como esos que hacen bajos en azucares. En cuanto a las razas, he colaborado anteriormente con magos, y ha sido una buena experiencia.

"siempre han tenido algo que aportar"

No me habia mosqueado por tanto peloteo y tal hasta que vamos a una sala del castillo y tomo asiento en la mesa. La sala, ademas de estar ordenada y medio destrozada, como si ahi hubiese tenido lugar una batalla.... pero el polvo no es lo unico que recubre la mesa, si no tambien algo de sangre reseca. Me siento en una silla mirando uno de esos manchurrones de sangre resecos y me da un tic en el ojo. La naturalidad con la que se lo toma el otro no puede resultarme menos que siniestrilla....

-Oye, compañero, creo que a los del servicio de limpieza se les ha olvidado limparte la mesa.

Recuerdo entonces que dijo antes que su castillo no estaba lo suficientemente a la vista como para que los energumenos se lo destrozasen. Entonces, si no habia sufrido ningun ataque externo que hubiese causado la batalla y la sangre aquella...entonces....habia venido de dentro.

"entonces el peligro de tu castillo no viene de fuera si no..."

-Bueno, que tarde eeeeees! Tengo que irme a tomar las pastillas para la tension. H-ha sido un placer! Si no me las tomo empieza a crecerme en exceso el pelo de las orejas -sonrio exageradamente mientras me levanto y me voy hacia la salida de aquella habitacioncilla de los horrores.

Mensaje por Kenji Aikawa el Vie 08 Jul 2016, 11:46

Kenji Aikawa
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 19

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Mi mirada se torna ávida de conocimiento en cuanto comienza a hablar de dispositivos de teletransporte para no mágicos, fascinándome el hecho de que puedan llegar a emular lo que nosotros hacemos con relativa facilidad. - Estaré interesado en colaborar en ello. ¿Cómo lo estás desarrollando, y cómo suples el problema de reorganización de la materia orgánica? - había leído algunos artículos sobre intentos fallidos, pero este hombre es un genio, seguro que tiene la respuesta. Me complace su interés por saber qué guardo en el castillo, así que comento por encima alguna de las cosas más preciadas que he ido obteniendo/creando/robando/construyendo.

- Pues mi socia y yo creamos una máquina inhibidora de magia, para que el ex emperador ruso la usase con su maléfica señora. La tipa los tenía a todos controlados mentalmente. Creo que le fue bien, antes de que llegasen allí los de la Alianza a incordiar. También hice experimentos con los bebés de una mujer embarazada, una bruja. Los niños tenían la capacidad de anular la magia de la madre, eran como una especie de campos de antimagia. Extraje su sangre, para así poder replicarlo posteriormente. Imagina las posibilidades para los que deseen una vacuna antimagia aparentemente inocua. Y...por otro lado ...también obtuve sangre de una alada, antes de transformarla en quimera. - mi época de crear quimeras ya había pasado, se me había ido de las manos por el gran número que hice. Como ya he hablado demasiado decido darle un respiro a mi invitado, al que además de admirar considero de gran utilidad desde el momento en que lo he encontrado. No habrá nada más perfecto que unir nuestras dos mentes maestras para mover grandes proyectos.

- Eso, no te pediré ni un autógrafo, pero tendremos una interesante charla tomando café. Voy un momento a la zona de cocinas, está cerca. Debió quedar algo de café...- dejo solo al invitado un momento, yendo a preparar un par de cafés aguados con un bote de café que queda en la despensa, y los restos de agua de una vasija. Eso sí, uno de los cafés lleva un ingrediente especial, poción de control mental, que deslizo subrepticiamente sobre la taza que será de Aikawa. Al regresar me siento a la mesa, a su lado, dejando el café para él. Por suerte llevan tanta azúcar que camuflará lo malo que es. Aparto un dedo suelto que había por ahí en el tablero, limpiando la superficie un poco. - Sí, la limpieza deja un poco que desear, pero es que me echaron de mi casa. Ya ves. Y estoy de acuerdo en lo que dijiste antes, es genial la colaboración entre magos y humanos inteligentes. - yo le respondo con una sonrisa a la que no acompañan mis ojos, sobre todo al ver que se pone tenso por lo que ha visto en la mesa. Después pongo una mano sobre su hombro para que no se levante tan rápido. Bebo un trago largo de café, dejando la taza casi terminada en la mesa. - El peligro está ahi fuera, no aquí. Esto es sólo una casa sucia. Háblame de tus proyectos y de esos magos con los que has trabajado. - espero a que empiece a beber café, y a que se deje de miedos absurdos.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Vie 15 Jul 2016, 02:32

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

- Eso es cosa de la mecanica cuantica y el teletransporte de informacion, al fin y al cabo solo se trata de eso, de enviar a traves del espacio grandes cantidades de informacion y de ser conscientes de que todas las particulas cuanticas estan unidas intrinsecamente este una aqui y la otra en la otra punta del universo y mejorando los ordenadores cuant........

Le habria seguido hablando a Tobias con mi aburrido tono de voz, totalmente monótono y desapasionado, pero el tio me deja parado con lo que me dice. Escucho de sus hazañas y mi mueca sonrisa tiene un tic de nervios. ¿Jugar con bebes de embarazadas? Cazar alados y convertirlos en quimeras? Ok, los manchurrones de sangre y eso estan empezando a darme puto mal royo. Mi madre siempre me decia "ay ken, no hables con desconocidos! siempre tan confiado y estupido". Yo no le hacia ni puñetero caso y ahora me daba cuenta de que la santa mujer tenia razon.

El hombre se habia tomado las libertades de traernos un cafe antes de que a mi me diera por largarme, y me puso una mano en el hombro para que me quedase quietecito en mi asiento.

-Ah, c-c-c-c-café, que buena idea. Si, la droga de los eruditos, si. - cojo la taza de cafe pero la mano me tiembla como a un virgen antes de su primer polvo y lo derramo por ahi mirando al dedo que aparta. Lo acerco a mis labios mientras dice que el peligro esta afuera y no aqui dentro, con un tio que secuestra preñadas y convierte criaturas en quimeras. Antes de beber cojo y repentinamente le ataco con mi café, tirandoselo a la cara.

-QUE DESCUIDADOOO, PERDONAA! - salto encima por encima de la mesa a lo loco, y luego salto por encima de la cabeza de Tobias dirigiendome a la puerta. -VOY A MI COCHE A TRAERTE UNAS TOALLITAS HUMEDAS QUE TE PUEDAS LIMPIAR!!!

Mentira. Estaba huyendo como un loco. Habria matado por beberme ese cafe pero tambien tenia la impresion de que ese tio me iba a matar a mi y a usar mis dedos como fartons de horchata (se nota que tengo hambre y no he merendado?. Crucé la puerta de la sala siniestra y la cerré de un golpetazo, buscando la salida y tarareando la cancion de Doraemon para darme fuerzas.

Mensaje por Kenji Aikawa el Dom 17 Jul 2016, 19:34

Kenji Aikawa
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 19

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Aguardo impaciente a que el tipo se beba el café, pero el muy gilipollas se pone nerviosito y decide que es mejor idea lanzarme el café a la cara. Suerte que no estaba muy caliente, porque de ser así me habría encargado de transmutarle la cara en algo monstruoso. Me echo hacia atrás por puro instinto, aunque es demasiado tarde y el café ya me ha caído por la cara y la bata. - ¡¿Pero qué haces?!- grito indignado con su reacción, está claro que no ha sido sin querer. Algo se ha olido, sospecha. Tal vez haya sido mi descuidada limpieza de la casa, con restos humanos de la última batalla, o tal vez sea mi tema de conversación. Estos científicos humanos, se asustan con nada.

El tío loco echa a correr, cerrándome la puerta de la sala en las narices. Yo hago lo propio y salgo a perseguirlo, no me da la gana que se me escape y encima vaya contando lo que no debe. - ¡Te creía más intrépido, Aikawa, así no podremos avanzar juntos por el bien de la magia y la ciencia! - procuro no perderlo de vista, sigo corriendo para que no llegue a la salida. El muy estúpido va cantando una cancioncilla infantil. Lo cierto es que con tanta cobardía se me cae el mito del profesor Aikawa, esperaba algo más de interés por su parte. Todavía le queda un buen tramo, así que tengo tiempo. Saco la poción de control mental del bolsillo de mi bata, atrayendo hacia mí una jeringa que hay tirada por el suelo, que lleva ahí desde que se montó el jaleo de invasión de mi castillo-laboratorio. Si le pego alguna enfermedad al japo qué se le va a hacer. Cargo la jeringa con poción de control mental, usando una segunda dosis. La primera se ha perdido en el café tirado. Decido usar la aparición para ganar terreno, reapareciendo delante de él con una sonrisa torva, cual malo de Dragon Ball.

- Te dije que no hemos terminado de hablar, sensei. - Usando mi poder de alquimista hago que el suelo trepe hasta sus rodillas para qu deje de correr. Después saco la aguja del bolsillo, yendo directo a clavarla en el cuello del tipo. Se acabaron las delicadezas, ya que me ha descubierto no merece la pena seguir fingiendo que puede marcharse cuando quiera. Lo raro es que no se haya dado cuenta antes de que esto parece un secuestro. - Tranquilo...sólo es para evitar males mayores...pronto estarás bien...- susurro mientras introduzco la poción en su cuerpo, con mis ojos dorados clavados de manera cruel en los suyos. Necesito la mente de este tipo, necesito más cabezas como la suya. Nada de ineptos que sólo saben usar la fuerza bruta.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Lun 18 Jul 2016, 21:08

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

- ¡NO PUEDO COLABORAR CON ALGUIEN QUE USA COMO CENTRO DE MESA DEDOS PODRIDOS! TOLERO LAS TUBERIAS ATASCADAS, EL EXCESO DE POLVO, MOBILIARIO MEDIO ROTO, RATAS, HORMIGAS, CUCHARACHAS, PIZZA TRAS EL SOFÁ Y YOGURES CADUCADOS, PERO NO DEDOS MUERTOS INDEPENDIENTES DEL SER POSEEDOR!

Le gritaba mientras huia (basicamente describia el estado en el cual le habia dejado la casa a Kosuke), porque no me daba la gana que el tio ademas de loco psicopata me andase llamando cobarde, pero yo queria sacar mi pellejo de alli cuanto antes. Si tuviera mas tiempo para programarlo, el teletransporte habria sido lo mas efectivo. Pero que eso no es como la desaparicion, que lo hacen con un chasquido de dedos y....bueno, que yo estaba huyendo, que hago divagando mentalmente? esto es tiempo perdido

Ah, aparicion, cosa que el muy jodido hace apareciendo frente a mi. Freno clavando los talones, y estoy a punto de perder el equilibrio cuando el suelo asciende por mis pies.
-Cien años de gonorrea para ti por esto

Echo mano al bolsillo de mi bata, con intencion de buscar mi comunicador o alguna de mis armas. Aunque para entonces me ha ensartado el cuello con su agujita, el muy cabron. Y ademas acabo de mirar mi inventario y he visto que no tengo nada puesto, mira que soy lerdo. Salgo de casa sin prepararme. Asi que le casco un puñetazo en el hocico, porque como cuando te pica una avispa, un aguijonazo en el cuello no deja a nadie impasible. Noto como al bajar el embolo el liquido se introduce en mi cuerpo. La otra mano saca de la bata un diminuto dron del tamaño de una mosca, el cual dejo libre y echa a volar alejandose de mi. Pasa tan desapercibido... mientras, me encargo de sujetarle la mirada, para que solo vea eso.
- Cometes un error...el bien de la ciencia y la magia...? O tu propio bien....? -notaba mi conciencia diluirse. Era casi relajante, liberador, parecia llevarse las preocupaciones con una niebla fria y apaciguadora. Pero una parte de mi mente seguia pensando que tipo de droga habia usado, analizaba, trataba de comparar efectos. Fuera lo que fuera, no era bueno si dejaba mi mente fuera de juego.

Mensaje por Kenji Aikawa el Miér 27 Jul 2016, 01:43

Kenji Aikawa
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 19

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Los gritos de chalado de Aikawa me estresan bastante, por mucho que admire a este hombre no puedo soportar esas formas tan groseras. Y yo que pensaba que los japoneses eran educados. El tipo me juzga por tener en la casa restos de gente que entró a invadirme. ¿Qué quiere que le haga? no he podido limpiar hasta hoy, es lo que hay. Al aparecerme delante de él  tengo que aguantar otro insulto chabacano por su parte, aunque consigo clavarle la aguja con la sustancia de control mental. El muy bruto me pega un puñetazo en las narices que hace que retroceda un par de pasos, no fui lo suficientemente rápido para esquivar. Me llevo la mano a las doloridas napias, aunque con la otra guardo la jeringa que usé. Después el tío se pone en plan moralista, echándome una mirada que no tiene que ver con la cara de payaso que tenía antes.

- Yo formo parte de la ciencia y la magia, tanto como éstas forman parte de mí. Así que el beneficio obtenido es bastante amplio...no lo llamaría error. Lo que te pasa es que tienes miedo de ir más allá. El miedo mata el afán de conocimiento, lo limita, lo encierra. No me pongo límites, ni estoy sujeto a los códigos morales impuestos...-
al menos no los de otros, porque en cierto modo tengo los míos propios, los que yo considero adecuados. No mato por matar, al contrario que otros sádicos que lo hacen por placer. Todo lo hago por un fin más elevado. Me alejo a una distancia prudencial, esperando a que la poción comience a hacer su efecto. Tampoco dejo pasar demasiado tiempo, he de darle las órdenes que quiero que cumpla. Yo no puedo entrar en el recinto militar sin que me encierren por ser de raza mágica. Los tratos que hice en su día con aquel científico parecen haber quedado en nada, puede que lo hayan eliminado por hablar conmigo o puede que haya pasado de mí. Pero me interesa meter las narices en ese lugar, y Aikawa puede ser la entrada perfecta para ellos. Al menos durante un tiempo será mi marioneta. Para empezar hago que me acompañe al laboratorio de las mazmorras, así termina de hacer efecto la poción. Una vez allí comienzo a hablarle despacio, de modo neutro, esperando que mis órdenes calen en su mente.

- Te vas a presentar en el complejo militar de la Alianza, como candidato a los laboratorios. Con tu curriculum no habrá problema. Después, lo que tienes que hacer es...- sonrío de manera inquietante, acercándome al oído de Aikawa para susurras unas cuantas instrucciones bien claras y específicas. Al menos para empezar, luego ya veremos cómo se desarrolla todo. Él tendrá que volver a verme después para recibir más instrucciones, según avance la idea. Luego le entrego una pequeña caja negra que guardaba congelada, con un valioso material. También un pequeño escrito sobre mis estudios en bloqueadores de mágica, ya fuesen orgánicos o mediante máquinas. Con esto debería bastarle para empezar.  Luego lo guío a la salida del castillo, pidiendo que actúe con normalidad, que yo actuaré a través de él. Aikawa se marcha de allí con cara de empanado, que no difiere mucho de su cara habitual, por lo que no creo que noten mucha diferencia. Tras esto me encierro en mi laboratorio, poniéndome a trabajar en varios proyectos simultáneos.

Varios días después, con mi trabajo avanzado, decido salir del laboratorio para buscar más contactos. Creo que el chalado profesor no es buena garantía de éxito, así que no pongo todos los huevos en la misma cesta. Marcho del castillo para seguir con mis planes.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Lun 01 Ago 2016, 17:40

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Abandonamos el hospital del bosque de Sherwood para realizar una desaparición a cierta distancia del lugar de partida, por lo que requiere mucha más concentración y práctica para realizarla correctamente. Por suerte tengo el destino muy claro en la mente, es un lugar que odio y me obsesiona a partes iguales, por diversos motivos. Aparecemos a varios metros de la entrada principal del castillo, ya en lo alto de la colina. Tardo unos segundos en soltar la mano de Juliet, hasta asegurarme de que ambos hemos tocado suelo y estamos estabilizados. Lo primero que veo al alzar la vista me desanima bastante, pues el castillo está protegido con una especie de escudo mágico que puede ser peligroso tocar.

- Mierda...no vamos a poder colarnos como queríamos. No te acerques demasiado, no sabemos qué tipo de magia ha usado, hay algunos que incluso desintegran a aquellos que se atreven a cruzarlo.

"aunque eso quiere decir que el castillo está ocupado, ese desgraciado debe estar aquí"

Soy consciente de que debo explicarle un poco mejor a Juliet el motivo por el cual hemos venido aquí, así que aprovecho que no podemos entrar directamente, contándole de qué va la cosa. Paso un brazo sobre sus hombros para girarnos y dar la espalda al castillo, como si le estuviese hablando de algo confidencial. - Se supone que aquí vive el mago que tuvo que ver con lo del SPM la primera vez. Se rumoreaba que él les había vendido la cepa del virus a la Alianza...es algo así como un mercenario. No sé si está vez ha tenido algo que ver, pero es algo para empezar a buscar ante de irnos a la última opción, la de ir a la puñetera base o al hospital a secuestrar a algún idiota. - hago una pausa, mirando a mis espaldas de manera un tanto paranoica, entrecerrando los ojos como si me sintiese espiado. Luego vuelvo a lo mío, terminando de contarle lo que debe saber para que no se extrañe si tengo alguna reacción fuera de lugar cuando lo vea. Creo que ya hay la suficiente confianza para contárselo, además, es el momento adecuado y no está de más que tenga todos los datos.

- Lo que viene ahora es una larga historia, intentaré ser breve. El caso es que este tío, Tobías Gutenberg, es uno de mis asuntos pendientes. Tuvo que ver con la muerte de...de una chica con la que estuve hace algún tiempo. Quise vengarme de él, y no pude por culpa de uno de sus esbirros locos, que repelió mi ataque. Meses después se aprovechó de que me encontró herido en la calle para meterme en el pecho un maldito aparato que podía pararme el corazón si no accedía a hacerle cualquier trabajo sucio que me mandase, como espiar o matar para él. Me tuvo puteado, casi me mata, hasta que mi familia y varios más vinimos a este castillo. Sirius lo "obligó" a que me quitase eso, y desde entonces no he vuelto a saber de él. Así que por un lado me hace falta y por otro me gustaría terminar lo que empecé. - murmuro con resentimiento, girándome definitivamente hacia el castillo, como esperando que apareciese el tipo deleznable que queremos usar. - ¿Gritar para que salga es una opción?

Mensaje por Reiv Black el Jue 15 Dic 2016, 03:13

Reiv Black
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 341

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t111-reiv-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Una vez que el enfermero decidió que la sangre que sacaba era suficiente, dobló el brazo hacia arriba, presionando el lugar. No se sentía mareada ni mal por la donación, pero en su estómago parecía que un nido de arañas se había tejido para carcomerla por la eternidad. Cerró los ojos, con la barbilla apuntando al techo mientras aspiraba fuertemente...

Uno.

Había decidido con anterioridad que solo le daría cinco segundos.
Exhaló.

Dos.

Se había arrepentido muy rápido de que sus segundos fueran tan puntuales. Decidió inhalar y exhalar fuertemente antes de contar el siguiente número...
Pero no se atrevió a contarlo. Inhaló y exhaló fuerte de nueva cuenta. Si el muy idiota no salía, tenía dos opciones. Irse, nunca volver, olvidarse de todo...

Tres.

Sacó de sus pulmones todo lo que tenía. La opción alterna, la que resultaba más evidente para ella misma, era la que le hacía sentir pánico. No quería hablar con gente, ni ser la salvadora. No quería destacar. No quería que la gente la notara. Deseaba pasar desapercibida, deseaba vivir en paz en alguna cueva cuidando algún tesoro y refunfuñando.

Cuatro.

Se dio cuenta que más de cuatro segundos, parecía que habían sido minutos. Se abrazó a sí misma, separándose de la pared al instante que escuchó la puerta abrirse, saliendo de la habitación uno de los enfermeros. Comprendió que era la hora de irse de ahí. Guardó su mochila en un closet cercano a la habitación, solo quedándose con sus armas. Ya no quería ir cargando y exponiendo los huevos de dragón. Les prometió que los sacaría del cascarón en cuanto volviera y los ocultó con todo el cuidado del mundo. Aquella era su señal de despedida.

Se dio cuenta de que estaba aguantando la respiración cuando salió Reiv y suspiró aliviada.

No tuvo tiempo de reaccionar a la información, cuando él ya había tomado su mano. El gesto le hizo dar un pequeño salto, justo antes de la desaparición. Si el idiota se había contagiado pues claro que ya no tenía sentido alejarse... pliiiiis. Era muy pronto para dictaminar, pero le tranquilizaba que pudiera aún hacer magia. Observando su mano, envuelta por la de él frente a un castillo gigante le dejaba claro que ya solo tenía una opción.

Tardó un instante en juntar de nuevo su mente para analizar la situación. Lo del escudo mágico le pareció una tontería, cosa que provocó que su ceño se frunciera rápidamente. Por más que trataba de enfocar donde podría estar el límite, le parecía difícil de ubicar. De repente, una brillo ligeramente purpureo que cambiaba con el sol le llamó la atención. Era apenas visible, pero marcaba el inicio. Tomó el consejo de Reiv, el de no acercarse, pero se agachó para recoger una pequeña piedra y le dio vueltas entre los dedos mientras escuchaba la historia.

Si no hubiera algo dentro, quizás no se necesitaría la barrera, fue su primer pensamiento. Aunque eso no confirmaba que fuera él quien apoyó a la Alianza. Cuando el moreno pasó el brazo por sus hombros, miró con desconfianza su mano, y luego al moreno, pues aún no estaba muy segura de que tan cerca debían estar el uno del otro ni que distancia tomar. Escuchó atentamente, volteando hacia el castillo de vez en cuando mientras seguía observando la barrera.

Me estás diciendo que tu familia ya trató con este tipo, ¿por qué no les hemos llamado? ¿Quien es Sirius? ¿Tienes una cicatriz sensual en el pecho? ¿Te vas a comportar o vas a vengar a tu chica...? Que recuerda que tenemos 24 horas y muchas preguntas.- Murmuró girándose de vuelta, arrojando la roca al escudo mágico solo para atraparla de vuelta cuando salió disparada a toda velocidad hacia su cara. Eso habría dejado un buen golpe...

Cuando Reiv dudó de si gritar...- ¡Señor Gutenberg! ¡Holaa! - Gritó la joven pelirroja.- ¿Se acuerda de Reiv? Viene en son de paz, ya lo perdonó por lo de su novia y lo del corazón. Solo necesitamos que nos conceda algunas preguntas.- Gritó lo más fuerte que pudo, sin sacrificar su usual porte de dama que pretendía cuando trataba con gente a la que tenía que parecerle encantadora.- ¿Crees que funcione?

Mensaje por Juliet Bennett el Jue 15 Dic 2016, 20:42

Juliet Bennett
avatar
Dragón
Dragón

Mensajes : 264

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t464-juliet-bennett

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Mis trapicheos con la Alianza y demás personas de dudosa calidad moral han estado funcionando bastante bien por el momento. Los humanos han cumplido el trato que hicieron conmigo, con ventajas como ser evitado por los robots centinelas y por los propios soldados. La cepa modificada de SPM que les envié a través de un esbirro ha sido suficiente para lograr este trato de favor hacia mi persona, y espero que no sea la última colaboración que consiga con ellos. Resulta beneficioso eso de tener "amigos" en todos lados, aunque algunos ineptos no sepan apreciar el valor de llevarse bien conmigo.

Me tomo un descanso en mis experimentos, yendo a dar un paseo al exterior. Detengo mis pasos al llegar a la zona de la puerta, escuchando los gritos de una muchacha que me cuenta toda una historia así a voces. No sé para qué habrán venido a molestar, pero creo que puedo imaginarlo. El nombre del tipo lo conozco, la última vez que estuvieron aquí la liaron mucho en mi castillo, matando a algunos de mis guardias, escandalizando, llenando esto de vampiros y obligándome a hacer cosas que no quería, precisamente por culpa de un vampiro. Desde entonces no son bien recibidos aquí, y es otro de los motivos por los que levante la barrera mágica, además de para evitar posibles intrusiones de la Alianza cuando no es llamada. Salgo al exterior del castillo, atravesando sin problema la barrera mágica que hay alrededor. Al ser el creador del conjuro y portador del anillo no me afectan las medidas contra enemigos e intrusos. Dirijo una mirada escrutadora a los visitantes conforme me voy acercando a ellos, parándome cuando estoy a unos cinco o seis metros. Muestro una leve sonrisa a la que no acompañan mis ojos, metiendo las manos en los bolsillos de la bata.

- Cuánto tiempo, Reiv. No sabía que estuvieses tan acojonado como para que otros tengan que hablar por ti. Juro que lo de meterte el chisme ese en el pecho fueron simples negocios, nada personal. Por otra parte...no recuerdo haberte pedido perdón. Tampoco tengo ni idea de qué novia me hablas. Lo único que recuerdo es que tú y tu maleducada familia invadisteis mi propiedad, actuando de muy malas formas. Tu hermano ni siquiera me agradeció que salvase la vida de su esposa. Comprenderás que no me agrade vuestra visita aquí...a no ser que vengáis a proponerme algo interesante. Casi que prefiero hablar con ella, a ti te tengo muy visto y no funcionaron nuestros negocios. Además, has intentado matarme alguna que otra vez, no me caes demasiado bien, no. - le digo a Reiv con cara de disgusto, pasando a mirar a Juliet para que sea mi interlocutora. Ladeo la cabeza, mirándola con un renovado interés por ser una cara nueva. - Disparad. Qué queréis saber y qué vais a ofrecerme.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Jue 15 Dic 2016, 21:11

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

- ¿Llamarlo? ¿estás loca? no es el tipo de persona con la que queramos tratar- respondo sorprendido por su reacción, como si llamar a Tobías fuese llamar a un colega. Si lo conociese preferiría tenerlo lejos, muy lejos. Odio tener que volver a verlo, sobre todo si no es para devolverle las múltiples putadas que me ha hecho. No creo que hoy sea la ocasión de hacerlo, tenemos otras prioridades que cumplir y tocará esperar. - Sirius es mi padre...y es otra larga historia. Está muerto. Bueno, es un vampiro, pero el caso es que no está vivo. - me señalo con el pulgar al pecho, justo en el lugar en el que quedó la cicatriz por todo aquello. Me sirve para recordar lo que él hizo, así que tiene cierto cometido, aunque con magia podría minimizarse casi hasta desaparecer. - No es para tanto, seguro que tú tienes más de lo del coliseo. Un día de estos nos contamos las cicatrices. - me tomo unos segundos para bromear con cierta picardía, incluso en estos momentos de tensión por las prisas que tenemos para conseguir la cura. Me entra el agobio con eso del poco tiempo que tenemos, que ya va descontándose, negando con la cabeza a lo de vengar a "mi chica". No sería sólo a ella, también sería por mi.

- Que nooo, que sé fingir y comportarme cuando es debido. Si me pongo a pegarle en cuanto lo vea no conseguiré nada. Eso como último recurso, si se niega a colaborar. Estoy harto de negociar, me dan ganas de resolverlo todo a hostias, de verdad.

Creo que sería muy mal diplomático, eso de ceder se me da mal, y lo de ir de educado más. En cuanto aparece Tobías me dan ganas de partirle la jeta, no recordaba cuánto odiaba esa cara y su voz. He de contenerme cuando trata de provocarme, ignorando la mayor parte de sus ataques, mentiras y manipulaciones de lo sucedido. - No he venido para hablar del pasado, hoy no. Tiene que ver con una epidemia de SPM que se ha desatado hace cosa de una semana. Creemos que ha sido la Alianza. Y...tú estuviste implicado la primera vez, así que sospechamos que esta vez también hayas tenido que ver. Seré directo también. Necesitamos una cura, y vacunas para los que todavía no han caído. Debes tener algo para eso, o por lo menos saber qué hacer. - me quedo callado cuando pide lo de ofrecerle algo, ya estamos con los malditos chantajes. No sé qué decirle o que puede querer, así que miro a Juliet como en busca de ayuda. Si por mi fuera le diría que le jodan, que más que recompensa se merece que le devuelvan todas las que ha hecho, pero eso no ayudaría ahora.

- ¿Gente que trabaje para ti? ¿poder? yo qué sé, lo que sea, pero dilo rápido. No tenemos mucho tiempo.

"gilipollas"

Mensaje por Reiv Black el Jue 15 Dic 2016, 21:29

Reiv Black
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 341

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t111-reiv-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Prefiero tratar con un mago desagradable que con humanos desagradables que nos quieren de perritos falderos.- Murmuró ante la negativa de Reiv por llamar al científico loco. La historia de su padre le hace suspirar. Ahora sabía y tenía claro que si era vampiro no podría contar con él al menos hasta que saliera la luna, y eso era perder demasiado tiempo solo en esperar.

Con una sonrisa ladina, trató de esconder su ligera fascinación por las cicatrices. Había algo intrigante en la manera en la que el cuerpo se defendía de las heridas y se regeneraba dejando una memoria que le parecía asombroso. Se giró hasta darle el perfil derecho, mostrándole la cicatriz que iba desde su hombro hasta la muñeca por la parte externa del brazo. Apenas era un hilillo plateado que se veía mal a la luz del sol.- Es todo lo que tengo. Creo que fue con alguna clase de veneno. Las armas normales no me dejan marcas.- Susurró, girándose de nuevo hasta quedar de frente al castillo. A lo lejos, aquella figura desconocida le daba la sensación de que hacía frío en aquel lugar.

De cualquier modo, saber que Reiv se comportaría como una persona civilizada le sentaba bien. Promesa que duró, pero la manera de Reiv de ser directo podía ofender a una persona que no quería tratar con él. Quizás lo que más le sorprendió del discursillo de Tobías era que el hermano del moreno tenía esposa, pero rápidamente regresó su cabeza a los asuntos que importaban. El gesto de cabeza del Gutenberg le intimidaron levemente. De pronto ya no tenía demasiado que decir y la intervención de Reiv le sirvió de tiempo para pensar en algo. Aquello del poder que había dicho debía acercarse mucho más a cualquier cosa que ella estuviera pensando que podía querer.

- Estuve en la negociación por la cura hace unas horas con la Alianza. Vemos la posibilidad de paz entre los dos mundos donde yo sea el pilar que una la convivencia de humanos y mágicos. Tengo entendido que gracias a usted se hizo la primera epidemia, y posiblemente esta... Si erradica a los mágicos, lo más probable es que la Alianza ya no le necesite en absoluto. Y aunque ocurra en mucho o poco tiempo, realmente su poder sería temporal. Hay un gran debate sobre si debería restaurarse el ministerio de magia, y creo que usted podría ser de ayuda si lograra ganarse de nuevo la confianza del mundo mágico.- Y la realidad era que no tenía ni p idea de qué carajos hacía el ministerio de magia ni de la mitad de las cosas que había hablado Lyran. Era muy joven cuando dejó de oír aquellos términos y dejó de interesarse por la política, y lo del 'pilar' de la convivencia era inventado, ya había rechazado el puesto. Así que solo esperaba que todo fuera lo que creía que era, y que el farol le saliera bien.

Mensaje por Juliet Bennett el Jue 15 Dic 2016, 22:09

Juliet Bennett
avatar
Dragón
Dragón

Mensajes : 264

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t464-juliet-bennett

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Sonrío complacido al saber que han venido porque me necesitan, como no podía ser de otra manera. Me siento importante al saber que otras personas me buscan porque soy su única esperanza, porque requieren de mi ayuda para seguir adelante. Justo como pensaba, la epidemia que ha esparcido la Alianza ya está haciendo de las suyas. - Ah sí, eso es en parte gracias a mí. Tampoco es nada nuevo. Las grandes empresas farmacéuticas muggles han estado haciendo eso desde que existen. Forrarse a costa de enfermedades que ellos mismos expanden. Y no, no es conspiranoico. - no tengo reparos en admitir que he sido yo el que les ha vendido la maldita cepa, algo que a mi no me preocupa porque tuve tiempo de sobra para crear la vacuna y usarla en mi antes de que esto se expandiese.

- Ya veo...tenéis prisa. ¿Tan mal están ya? Se ve que mi modificación ha surtido efecto. Estuve jugueteando un poco con la cepa antes de soltarla de nuevo. - me paso una mano por la barbilla con gesto pensativo, meditando sobre lo que me ofrece Reiv.

- Según tú debería ayudaros y a cambio me ofreces mano de obra. Qué feo está eso...no quisiste trabajar para mí y ahora ofreces a otros. Yo sólo quiero personal cualificado, eso lo aceptaría. Bien, sigamos añadiendo cosas. El poder me interesa, pero no hay instituciones que ocupar ahora mismo. No me importaría crear algo nuevo, pero no quiero un puesto de máximo poder, siempre los matan. Es más interesante estar cerca, pero no en la cumbre. - La aportación de Juliet ya me va interesando más, así que me acerco a ella hasta quedar a un escaso metro de distancia, analizándola con mis dorados ojos como quien analiza su próximo experimento. - No quiero erradicar la especie mágica, eso sería muy aburrido. Y tampoco me aporta nada que gane ninguno de los dos bandos, me es más beneficiosa esta situación, mantener el tira y afloja. - reconocer esto no me molesta en absoluto, tampoco lo que piensen de mí. Poco va a cambiar que lo sepan. Eso de que la han nombrado embajadora de paz o lo que sea también me parece relevante, aunque en cierto modo me da pena. - Van a utilizarte cual títere, pero allá tú con tus decisiones. - la advierto como si fuese mi nueva mejor amiga, poniendo una mano en su hombro con condescendencia. Finalmente voy al grano, aunque me divierta eso de verlos como desesperados y con prisa. Me paseo alrededor de ellos en círculos, tarareando por lo bajo una cancioncilla en alemán. Vuelvo a mirarlos con una sonrisa en los labios, inclinándome un momento hacia atrás y luego hacia delante.

- ¡Yyy aquí vamos con las peticiones! Dinero, para empezar. Id juntando todo el que podáis. Y quiero que me presentéis a magos listos e influyentes, nada de mediocres que no pasan del wingardium leviosa. También colecciono nuevos objetos mágicos, ya sabes. No espero que paguéis tan bien como el emperador ruso, lo que me dio él dudo que me lo de alguien más. Claro que...podéis colaborar. Ya os iré hablando de eso, pero requerirá algunos sacrificios...

"literalmente, que esas malditas piedras no se hacen solas"

- También quiero un puesto relevante cuando haya Ministerio de magia. Y que no jodáis mis pactos con la Alianza. Ni que me ataquéis, dañéis o matéis, pero eso creo que queda claro. Si lo hacéis morirá muuucha gente, mucha. Vosotros incluidos- una amenazante mirada sin dejar de sonreír debería ser más que suficiente para que se lo piensen dos veces antes de intentar hacer nada. - Haremos un Juramento Inquebrantable para que a nadie se le ocurra romper el pacto. Voy un momento a por mis cosas. - me desaparezco de enfrente de ellos, volviendo a mi laboratorio. Cojo de ahí un par de vacunas que me quedan y un par de curas, porque tampoco he hecho en grandes cantidades. Guardo en mi maletín todo lo necesario para preparar más, regresando con ellos en cuestión de segundos.

- Listo. Más vale que haya laboratorio allí, tengo cosas a medias. Antes de hacer cualquier cosa necesitaré que se haga el Juramento. Si no...juro que destruyo lo que lleve aquí dentro, caiga quien caiga.

Mensaje por Tobías Gutenberg el Jue 15 Dic 2016, 23:30

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Estuve observando la fina cicatriz de Juliet segundos antes de que apareciese Tobías, pensando que es lógico que siendo dragón no le queden marcas, pues se supone que cuesta más herirlos y se recuperan antes. No hubo tiempo de decir mucho más, la llegada del desagradable tipejo nos hace centrar toda nuestra atención en una nueva negociación. Resoplo cansado cuando empieza a hablar, sin poder evitar desconectar un poco de sus estupideces. Prefiero imaginarme maneras de darle una paliza o simplemente de tirarlo rodando colina abajo hasta que se despeñe, pero no, me toca joderme porque no puedo hacerlo. Lo miro con cara de absoluto desprecio cuando confirma que fue él quien expandió la nueva cepa, apretando los puños como si me estuviese conteniendo las ganas de estrangularlo.

- Qué sorpresa...-
murmuro con sarcasmo a su revelación, sin querer responder a eso de lo mal que estaban. Pienso en Johan y en Ellyos, los más afectados ahora mismo, y lo mal que lo van a tener para aguantar. Aguanto con paciencia a que termine de hacer sus peticiones. Cumplirlas no implica rebajarse tanto como pedía la Alianza, pero lo que no me gusta es eso de tener que hacer un juramento con magia, pues romperlo significa la muerte. El tener que renunciar a vengarme de él (pues no permite que le dañemos) sería el precio por obtener la cura, además de otras cuantas peticiones. Me muerdo el labio inferior, desviando la mirada con el ceño fruncido. Es la vida de varias personas contra el poder cumplir la venganza por una rencilla personal, jodida, pero personal al fin y al cabo. Trato de dejar mi egoísmo al mínimo, por mucho que haga que me hierva la sangre el hecho de pensar que puede salirse con la suya. Tardo varios segundos en responder, dando vueltas a lo que traemos entre manos. Miro de soslayo a Juliet, no sé qué pensará ella, pero todavía tenemos tiempo para refinar el acuerdo. Lo principal es llevarlo con nosotros.

- Se agota el puto tiempo, deja de hablar y trae lo que tengas que traer.- aguardo unos segundos hasta que regresa, decidiendo ignorar deliberadamente sus miradas de sociópata y sus amenazas. - Ya ajustaremos cuentas en el hospital con lo del pacto. - lo agarro con brusquedad por la bata, cogiendo a Juliet de la mano antes de desaparecer de allí los tres.

Mensaje por Reiv Black el Jue 15 Dic 2016, 23:53

Reiv Black
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 341

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t111-reiv-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo


Consigo escapar del brutal ataque hacia mi persona por parte de Reiv y Juliet, después de que hayan abusado de mi predisposición para hacer tratos. Los desgraciados me han robado mi maletín a la fuerza, negándose a negociar como habíamos hablado. Un poco más de tiempo allí y no habría podido desaparecerme para volver a mi castillo, que por suerte está protegido contra intrusos gracias al anillo. Aparezco en mi laboratorio, herido por la descarga eléctrica, algunas quemaduras y golpes con las estacas de hielo, así que me apresuro en buscar un frasco de poción para recuperarme un poco. Me siento en una camilla mientras bebo poco a poco todo el frasco, aunque no será suficiente. Después voy curando y vendando las heridas que me han dejado esos energúmenos. Ya no es sólo el dolor físico, sino el sentirme humillado por haber sido engañado. Pensé que en su desesperación por obtener una cura no intentarían nada así, por miedo a fracasar y perder la solución. Las trampas sólo me gustan cuando las hago yo, obviamente, pero ese par de idiotas se han ganado un importante aumento de enemistad hacia ellos. No voy a olvidar esta jugada sucia, se han beneficiado sin dar nada a cambio.

Cuando acabo de curarme me tumbo en la camilla, cerrando los ojos para intentar descansar un rato, pensando en posibles maneras para solucionar este desastre de encuentro. Detesto los fracasos, sobre todo si son de este tipo, absurdos. Lo primero que se me ocurre es delatar la posición del hospital, para que los ataquen antes de que estén todos recuperados. Sería suficiente para empezar. Tocará esperar para tener un plan más elaborado, algo que les cause mayores pérdidas y de lo que no puedan escapar. Me incorporo para coger papel y pluma, apoyándome sobre una encimera del laboratorio para escribir una breve nota para la Alianza, avisando de que hay un hospital ilegal de seres mágicos por la zona del bosque de Sherwood. También informo de que han robado la cura, para que sepan que no podrán chantajearlos más. Firmo la nota con mis inciales, si son espabilados sabrán de qué se trata. Después camino hacia la ventana del torreón en la que suele estar mi lechuza mensajera, enviándola a buscar a los líderes de la Alianza. Regreso de nuevo a la camilla para descansar, rumiando lo que haré mientras me quedo dormido.
----------------
PS: 37 + 50 por poción=87

frasco de herborrevitalizante gastado

Mensaje por Tobías Gutenberg el Dom 18 Dic 2016, 21:35

Tobías Gutenberg
avatar
Mago
Mago

Mensajes : 77

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t162-tobias-gutenberg#558

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

El vuelo fue largo, y extremadamente veloz. Mooshie volaba veloz como una centella y yo me estaba helando de frio, agarrandome con fuerza a él. Además, Juliet en una maniobra para evitar que fueramos vistos con tanta facilidad, en nuestra entrada a la ciudad habia hecho que empezase a nevar copiosamente. Me parecio una buena tecnica, como táctica de ocultacion, pero  en cuanto al frio.... Varias veces adelantó Mooshie  a Juliet, otras tantas, hizo cabriolas a su alrededor, hasta que llegamos al objetivo. Iniciamos el descenso hasta tocar tierra, los verdes pastos que rodeaban los alrededores de la colina de Edinburgo. Bajé de Mooshie, totalmente congelado. Él se notaba que se lo habia pasado pipa...yo...estornudé.

"joder con el...ah...maldito invierno"

-Quédate cerca, Mooshie.

El dragon meneó el culo y se lanzó contra unos matorrales jugando al escondite o algo asi. Yo observé a Juliet, esperaria a que descendiera tambien su vuelo antes de acercarme mas al castillo. Esperé entonces el aterrizaje de la dragona frotando un poco mis manos mientras oteaba hacia el castillo. Todo parecia tranquilo y la nieve siempre conferia una quietud especial.

"Llevaba mucho tiempo sin ver caer la nieve con tanta fuerte. Desde Jane...en los cumpleaños de Erika"

Hice una mueca por andar pensando en aquello, y saqué una de mis capsulas abriéndola para sacar el pequeño robot espía, agachandome frente a él para comenzar a configurarlo mientras esperaba a la dragona. A la dragona, en serio? Hacía años...ni si quiera me habia planteado que esas criaturas pudieran ser racionales, pensantes, emocionales. Eran simples amenazas en el cielo de Bastion, como cazas de guerra. Y ahora...

"La vida da mas vueltas que un puto tiovivo"

Tambien me puse a hurgar en mis bolsillos, ella habia mencionado algo de un galeon, y yo tenia algunos de sobra. Despues de la batalla de las calles, cuando recogimos los cuerpos de los que habian muerto, les habia retirado los galeones. No era necesario que se desperdiciasen...

Mensaje por Thalos Draven el Sáb 24 Dic 2016, 20:22

Thalos Draven
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 169

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t173-thalos-draven#671

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

La preocupación porque vieran al dragón negro al entrar a la ciudad fue arreglada con una solución elegante. Solo hizo falta un poco de magia para que la nieve comenzara a caer, pero en más de un momento se sintió tan agotada como para dejar de volar.

No hizo falta tanto tiempo para llegar al castillo de nuevo. Ir por el aire en linea recta ayudaba muchísimo, y el viento a favor ayudaba aún más. Trató de volar sin demasiados ademanes, pues el dragonzuelo se encontraba bastante entretenido volando alrededor del dragón plateado. Estaba segura de que, en algún momento, su cola había rozado al humano que volaba con ellos, casi como un latigazo que no le alcanzó. Afortunadamente, no fue un vuelo accidentado, más allá de la neblina que creó.

El cansancio estaba abatiendo ya a la gran dragona cuando por fin llegaron. Tuvo que intentar varias veces el aterrizaje antes de lograr uno un tanto accidentado. Apenas tocó tierra, volvió a convertirse en persona sobre un pedazo de hierba verde cerca del lugar donde Mooshie se había escondido. Se giró para ver el cielo, el hermoso cielo blanco que había creado, notando los copos de nieve caer alrededor de su rostro sin ningún patrón. El frio le gustaba, era su mejor momento, y aún así se sentía como si el aire le faltara. Después de todo, el cansancio de un dragón era mucho que soportar para un cuerpo humano.

Un ataque de tos le obligó a voltearse rápidamente y arrodillarse, solo para luego poner las manos en el suelo. No tardó mucho en teñirse de rojo la nieve. No era para nada buen síntoma, pero agradecía estar con un humano que con un mágico. Y aunque sabía que para él sería fácil dejarle ahí, sin remordimientos, para un dragón era más difícil deshacerse de un lazo con otro. Así que Mooshie era la única carta que aún le quedaba.

Se limpió los labios con el antebrazo, levantándose rápidamente para acercarse a ver lo que hacía el humano, sentándose a su lado y tomando una bola de nieve entre las manos. No le sorprendió no poder cambiarle de forma, después de todas las precauciones que había tomado el virus la había alcanzado. Sonrió por la ironía. Era en ese momento en que entendía, muchos años después, la depresión de su madre al perder la magia en el Coliseo.

Observó con serenidad el galeón que sacó el moreno de sus bolsillos. No le urgía una de esas cosas, seguramente no la usaría en caso de tenerla, pero al menos con algo así era más fácil permanecer comunicados. Suspiró suavemente, dejando la bola de nieve en el suelo, no sin antes analizar las posibilidades de tirársela en la cara al moreno por borde. Se concentró en el dron y su armado y soltó el aire antes de hablar.- Creo que ya no puedo volar. Ya no puedo controlar el hielo, aunque seguramente nevará por algunas horas más en todo Londres. Se formó una gran nevada.- Susurró tan tranquila como podía estarlo. Quería tener la mente clara, despejada, para que cuando le llegara la locura no la doblegara.

Si me pongo como Ellyos, el otro dragón... creo que puedo ser peligrosa. Él se puso a alucinar de su pasado y... bueno, mi pasado nunca fue tranquilo.

A pesar de que no lo dijo con todas sus palabras. Si la cosa se ponía mal, era mejor que el moreno le amarrara o simplemente la dejara.

PS: 150 - 10 = 140

Mensaje por Juliet Bennett el Sáb 24 Dic 2016, 20:56

Juliet Bennett
avatar
Dragón
Dragón

Mensajes : 264

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t464-juliet-bennett

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Alcé la mirada hacia arriba al ver a la dragona intentar aterrizar varias veces fallidamente. La había visto actuar en las Calles de Bastion Hollow y aquello no era digno de ella. Y dudaba que ella tuviese problemas por estar aterida de frío, como lo estaba yo...que por cierto tuve que llevarme las manos a la boca y echarme el aliento para conseguirles un poco de calor, porque no sentía los dedos y no estaba consiguiendo avances en terminar de preparar al dron.

Finalmente lo consiguió. Me giré hacia el lugar en el que habia logrado aterrizar y la vi ya en su forma humana, tosiendo por cierto. Mi ojo se dirigió a las marcas que habia dejado en la nieve, y empecé a pensar....había estado muy proxima a Reiv. Y Reiv le habia hecho el boca a boca a aquella chica que habia entrado en paro, la cual obviamente, tenía el virus. Era muy probable que ella lo tuviese.

"joder...si que lo han hecho fuerte esta vez. Si han conseguido que afecte a los dragones"

- Algo que enferma a un dragón es preocupante. - reconocí entornando mi ojo, viendola acercarse mientras yo volví a agacharme frente al robot, tecleando algunas cosas en su teclado auxiliar.

-Está bien, terminaremos esto rápido. No tienes buen aspecto, programo esto y nos acercamos para echar un vistazo y dejarlo aqui. Siempre puedes regresar con Mooshie, creo que podrá llevarnos a los dos. Y si no... yo soy humano, a mi no me detectan. Robo algo para ir mas rapido y punto. - eso se me daba bastante bien a estas alturas. -Y la nieve será un bonito regalo navideño, no crees?

Le pregunté poniendome en pie, estirando la espalda con las manos en los riñones, un momento. La miré cuando se puso en plan chunga, haciendo descender mi barbilla y con los labios torcidos en una muy tenue sonrisa. -Los pasados tranquilos son aburridos. Yo tampoco tuve uno muy tranquilo, asi que descuida, estaría preparado para enfrentar al tuyo.

No me asustaba que pudiera ponerse a delirar por la fiebre o que se volviese agresiva. Estaba sin magia ya, lo cual queria decir que no podria convertirse en dragon ni salir a hacer el loco escapandose o vete a saber....si tenia que amarrarla lo haría...ya había lidiado con muchas cosas. Agarré el drone y se lo enseñé, indicandole donde estaba la camara. -Este será el espia. Hay que dejarlo en un buen sitio oculto cercano a la entrada principal.

Giré la cabeza mirando a mi alrededor. Puesto que nos habiamos aparecido afuera de las murallas, teniamos una larga cuesta por trepar antes de poder dejarlo en cualquier lugar adecuado, que era la muralla mas externa hasta que supuse nos dejarian acercarnos las barreras magicas sin freirnos. Empecé a caminar esperando que ella pudiera seguirme. Mientras caminaba, mi cabeza le daba vueltas a una pregunta. -He podido observar que te llevas bien con los dos Black. ¿Cómo es eso? Yo soy capaz de soportar solo a uno.

Mensaje por Thalos Draven el Dom 25 Dic 2016, 21:36

Thalos Draven
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 169

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t173-thalos-draven#671

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Algo que enferme a un dragón en forma dragón es preocupante.- Seguramente así, aquel virus no habría hecho nada en absoluto, pero ella misma no habría hecho nada tampoco. Ni habría podido buscar la cura ni asistir a la reunión.

Aquello de no tener buen aspecto le sacó una sonrisa. Y una más cuando supo que tendría la oportunidad de volar sobre Mooshie. Suponía que la experiencia debía ser distinta volando sobre un dragón que volar siendo uno. Estaba ansiosa, aunque también deseaba irse pronto. No tenía muchas ganas, después de todo, de que Tobías les viera merodeando por las afueras de su castillo. Era mejor que apuraran un poco el paso a pesar de estar algo escondidos en las colinas.- Tu haz lo que tengas que hacer, yo trataré de mantener la cordura.- Bromeó mientras se levantaba a la vez que él para buscar el mejor lugar, asintiendo a lo de que la nieve sería un bonito regalo.- Dejé nieve en la oficina del palacio donde nos reunimos con la Alianza. Ojalá ellos también lo vean como un bonito regalo.- Rió suavemente, solo para que luego aquello se convirtiera en un pequeño ataque de tos, que logró colar algunas gotitas de sangre en la blanca nieve que pisaba.

Le sonrió de vuelta tras limpiarse los labios con el dorso de la mano. Si se sentía tan seguro de lidiar con sus demonios, no iba a ser quien le detuviera. Mientras tanto, puso atención a lo que explicaba el chico sobre la cámara del dron. Parecía algo de juguete para ella, y se dio cuenta de que ya le costaba poner atención en la exactitud de las palabras que el moreno decía. Continuó caminando tras él. Solo esperaba que aquel virus no fuera como el veneno de las serpientes y entre más se moviera más le llenaría de veneno.

A buen paso y aún sin tanta nieve que sortear, la cuesta hacia el castillo no parecía ser tan grande y lograron recorrer un buen tramo antes de que cantara un gallo. Por supuesto, la pregunta le llamó la atención. La verdad era que a Johan no le veía formalmente desde la batalla y a Reiv no le había dejado de ver desde entonces.- Me imagino que al que logras soportar es a Reiv.- Murmuró tomándole el pelo con la inocente broma. Solo era para hacer un poco más de tiempo en lo que pensaba sobre las diferencias que tenían ese par.

- Es fácil llevarse con Reiv cuando te das cuenta de que toda la ira que tiene es en realidad dolor acumulado. Pero no le gusta parecer débil, ni inferior. Ha hecho un gran progreso, ha estado al pendiente de su hermano desde la batalla y ahora al menos reconoce que quiere estar con él. Es difícil cuando el pasado lo atrapa. Hace locuras, le gusta la venganza, pero en el fondo solo es que se siente también muy solo.- Susurró. Aunque no le gustaba hablar de otras personas, quizás si el moreno también comprendía un poco de Reiv, no tendría que ser tan extremadamente borde con todos los que conocía. Suspiró un poco, pues sabía bien el secreto.- Hace falta solo poder comprender, ¿sabes? Es solo cuestión de escuchar sin juzgar, y Johan hace eso muy bien, quizás por eso me es más fácil abrirme con él sobre el pasado. No lo sabe todo, pero tiene la idea. Y aunque no me gusta ser 'parte' del grupo, él me incluye siempre que puede... Sobre todo cuando...

Un escalofrío le recorrió la espina dorsal, obligándole a girarse al sentir el viento en la espalda. Habían avanzado un buen tramo, pero eso no quitaba que, abajo, en las ladera de la colina, un ejército se postraba con gente con hachas, espadas, y escudos. Todos cubiertos de sangre, polvo y sudor. La mayoría con heridas punzantes en el estómago, brazos rotos, desangrándose y decapitados. En un parpadeo, todos se habían ido, pero el corazón latía más fuerte que en toda su vida.- Hay que darse prisa...- Murmuró, apresurando el paso mientras buscaba con premura el lugar donde esconderían el aparatejo.


Post 5
PS: 140 - 10 = 130

Mensaje por Juliet Bennett el Dom 25 Dic 2016, 22:30

Juliet Bennett
avatar
Dragón
Dragón

Mensajes : 264

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t464-juliet-bennett

Volver arriba Ir abajo

Re: Castillo de Edimburgo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.