Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ambientación

Año 2039. Pese a que en la mayor parte de Europa el proceso de paz tras una larga guerra se ha ido concretado, Inglaterra, la raíz intolerante de la guerra sigue envuelta en un caos sin ton ni son. Los humanos no quieren vivir con los magos o cualquier otro ser mágico. Lo mismo sucede con buena parte de la raza mágica.

Los humanos sin magia han optado por volverse más viscerales después de casi 20 años en una continua guerra que sólo ha dejado destrucción y soledad en la capital londinense. Han decidido que erradicar la magia de Inglaterra es la única manera de establecer la paz y, evidentemente, la sociedad mágica no está de acuerdo.

El Ejército de la Alianza Humana ha preparado sus grandes robots para escanear cada ápice de tierra e inhabilitar a cada ciudadano con capacidades mágicas bajo las herramientas necesarias. Los capturados son llevados a campos de concentración donde les son retirados todos los aspectos mágicos y “reconvertidos” a humanos sin posibilidad de ejercer sus habilidades.

La mayor parte de la historia se desarrolla on rol en algunos países de Europa, aunque es una guerra a nivel mundial que afecta en mayor o menos medida a casi todo el planeta, especialmente en las ciudades. Actualmente en el año 2039, el tipo de mundo en el que está ambientado es una mezcla entre lo futurista de la tecnología humana, con elementos de ciencia ficción que se contraponen a un mundo más tradicional de tipo fantástico, representado en su mayoría por los magos. La escenografía es a menudo oscura, con tintes post apocalípticos.


Últimos temas
Staff

Admin
Administrador
MP

Johan Black
Administrador
MP
PF

Catherine Le Fay
Administrador
MP
PF

Sirius Black
Administrador
MP
PF


¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Johan Black, Juliet Bennett

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 51 el Jue 21 Sep 2017, 13:58.
Twitter


Frases Épicas

(Loading...)



Fase Lunar


Créditos


Skin obtenido de The Captain Knows Best, modificado gracias a los aportes de Asistencia Foroactivo. Las imágenes fueron obtenidas de DeviantArt, Tumblr, Pinterest, ArtStation o Google imágenes, y pertenecen a sus respectivos autores.

La ambientación de este foro tiene diversas influencias, entre las que se encuentran la saga de Harry Potter de JK Rowling, así como otra literatura de fantasía ( TLOTR, Reinos Olvidados, Dragonlance...). También hay elementos propios de la literatura distópica y de la ciencia ficción (cyberpunk). El desarrollo de la historia del foro, bandos y sus tramas principales vienen de la mano de Johan Black, Sirius Black y Catherine Le Fay. Todas las historias y ediciones de personajes corresponden a sus respectivos users.

Afiliados élite (32/32) COMPLETAS Y CERRADAS POR AHORA
Expectro PatronumGoT: Rising Ashes
Hermanos (1/4)
Directorios (8/8)

China Town

 :: Europa :: Londres

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

China Town



El tradicional barrio chino de Londres se ha convertido en un lugar propicio para el contrabando y los negocios sucios, es una zona poco controlada por la ley, un lugar peligroso.

Mensaje por Admin el Miér 15 Jul 2015, 12:35

Admin
avatar
Admin

Mensajes : 812

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Después del reencuentro con Lykaios paso los siguientes días dedicándome a las tareas que él dijo: tratar de encontrar gente apta para la brigada, o más bien gente dada de lado por la sociedad, raros, chalados, suicidas...pero con una condición, que sean válidos para los ideales que nuestra brigada representa, y sobre todo que sepan lo que es pertenecer a un grupo como el nuestro. No es tarea tan sencilla, hay gente que cumpla los primeros requisitos, pero no tantos que cumplan los segundos. Probablemente en un par de semanas sólo consiga reclutar a uno o dos,  y eso ya me parece mucho. Por su parte espero que el resto esté haciendo lo mismo, eso y conseguirnos un nuevo lugar de reunión, como el que teníamos antes de que nos hundiesen el barco de la brigada.

Paseo por el barrio chino de Londres de manera bastante despreocupada, usando mi bastón-katana que ahora está en modo bastón, aparentando ser un ciego normal y corriente. Desde que me repararon las gafas ya no me ha hecho falta usarlo, pero siempre es mejor parecer ser menos de lo que se es, sobre todo en este tipo de lugares. Las mafias campan a sus anchas, en cada esquina hay gente trapicheando, ya sea con armas, drogas, o cualquier otra mercancía. En las calles hay tiendas (las que no han cerrado) que venden otros bienes de primera necesidad, como comida, de manera menos ilegal que los que usan los callejones. Algunos también venden móviles de segunda mano, y artículos de tecnología de mala calidad. Tal vez podíamos poner nosotros un negocio de este tipo para usarlo de tapadera, tener un lugar en el que reunirnos. En esta calle suelen mezclarse tanto magos como humanos, y los primeros no son detectados a no ser que entren aquí soldados con escáneres o robots.

Me detengo frente a un puesto de fideos chinos, aunque no para comprar, sino para preguntar si el local de al lado, ahora cerrado, estaba en venta. El chino me mira con cara de no querer respodner, volviendo a ofrecerme más fideos de esos. - Que no quiero comprar nada, ni yakisobas ni hostias. Sólo quiero saber si el comerciante de al lado se ha marchado o desaparecido, me intesaría ese local. - El chino se da la vuelta todo indignado, parece enfadarse conmigo porque cree que quiero hacerle la competencia. Lo veo pasar al interior de su tienda, escuchándolo cuchichear en su idioma enseguida. Sea lo que sea espero que no esté avisando a sus mafias o a cualquier otro matón

~ ~ ~
"Caer de un cielo, y ser demonio en pena, y de serlo jamás arrepentirse"
Mi imagen del mundo:

Gafas especiales rotas por ahora D: ciego del todo

Mensaje por Imram el Lun 07 Sep 2015, 16:53

Imram
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 71

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t155-imram-2#523

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Allí me encontraba yo. En Londres, la ciudad más disputada entre magos y humanos. Pero todos saben que la información que circula por la ciudad no la encontrarás en cualquier otro sitio. Después de la muerte de mi hermano y mi madre por parte de algo o alguien que desconozco mi padre empezó a enseñarme a ganarme la vida en este mundo, cómo él decía “El que no corre vuela y el que se queda quieto se pudre en lo hondo.” Esa fue mi motivación para encontrar a los locos que decidieron cambiar mi tranquila vida.

Los años pasaron y acompañado de Leok decidí ir al barrio más interesante dentro de los tratos ilegales, China Town era la cuna de todo lo que el mundo no quiere ver segur que antes incluso de la guerra ya habían miles de personas que ya hacían este tipo de cosas. El mayor problema que tengo es intentar pasar desapercibido, una persona de piel negra tirando a morada no es que sea lo más normal del mundo, si fuera más elfo no tendría problema, pero ahora. Leok más o menos no tenía problema, desde luego que era algo engorroso tener que evitar las miradas de curiosos pero… Es algo que teníamos que hacer para que los estúpidos robots no nos asesinaran, o algo peor.

Una vez llegamos al barrio nos pusimos en marcha de encontrar una residencia. Algunos pensarían que estábamos locos por vivir allí, pero es que era lo mejor que se podía hacer si queríamos dinero e información. Llegó la noche y no encontramos nada de nada. Solo hambre, mi cabeza me decía que era mejor haberse quedado en el bosque… ¿Por qué he empezado esta mierda?

Mis tripas rugieron ¿Cuánto llevaba sin comer? En este barrio seguro que encontraba algo digno para comer y si no… Pues me comería el moho. Llegue a lo que parecía una especie de local de fideos, deje a Leok en una especie de callejón, lo suficientemente lejos para poder llamarle y con la iluminación que había no destacaría demasiado. Entré y pedí algo. Si, se hablar chino, es una ventaja de entender a los animales. Si puedo hablar con una sepia ¿Por qué no con cualquier otra cosa? Allí estaba sentado, intentando pedir algo para comer, para que el retrasado ese me venga a gritar. Simplemente lo mande a la mierda, estaba allí para comer algo, no para gritar a un desconocido.

Vaya mierda de… ¿Qué es esto? .Si lo pensaba muy bien, no sabía en dónde estaba exactamente. A lo mejor ahí podría empezar a sacar algo de todo.

En ese momento, entró una persona que se me hacía ciega, pero no me fiaba del todo de él y más aún cuándo se puso a gritarle al “buen hombre”. Sonreí de medio lado, pensando en que es lo que querría. Hablaba de un local, interesante.

Eh chico, se te ve que estás muy interesado en ese local ¿Puedo saber por qué? Era mejor ir empezando a entablar una inofensiva conversación.

Mensaje por Yareth el Mar 08 Sep 2015, 23:47

Yareth
avatar
Híbrido
Híbrido

Mensajes : 6

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t178-yareth-arrior

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Más cuchicheos y murmurllos en la trastienda, el dependiente parecía estar teniendo una conversación muy larga con quien fuese, aunque sinceramente espero que se quede ahí mucho rato hablando y no haga ninguna estupidez. Armar un jaleo es lo que menos nos convendría ahora, sobre todo porque puede alertar soldados, a pesar de que suelan dejar algo de lado este lugar, algunos tienen manga ancha con las ilegalidades. Resoplo algo frustrado, dándome la vuelta al entender que no voy a sacar mucho de preguntar a la gente de las tiendas, me tocará descubrir por mi mismo si ese local puede servirnos. A las malas puedo tratar de forzar la puerta y colarme dentro para ver si está en condiciones.

Cuando voy a  marcharme escucho la voz de alguien dirigiéndose a mí, o eso creo, ya que pregunta por el asunto del local. Giro la cabeza levemente, en dirección al lugar del que procede la voz. Dejo apoyada la punta de mi bastón contra el suelo, deteniendo el avance para tratar de averiguar algo más del desconocido que acababa de preguntarme. Obviamente no puedo apreciar detalles como su color de piel o cosas por el estilo, como el pelo. Lo único que consigo distinguir, gracias a las gafas especiales que me repararon hace unos meses, es la forma de unas orejas picudas que sobresalen del pelo. Un elfo, supongo. Nada que me extrañe o que no haya visto viajando, más aún siendo miembro de la Brigada, que por tener tiene hasta una quimera transformer entre sus filas. Estoy acostumbrado a tratar con seres mágicos, pero eso no quita que en ocasiones me haya topado con algunos muy crueles, especialmente entre los magos obsesionados con la pureza de la sangre. Sobre todo si tengo en cuenta que uno de ellos me provocó la ceguera que tengo. Finalmente, tras un par de segundos de leve reconocimiento, decido contestarle.

"¿pregunta desinteresada por hablar de algo o con intenciones más allá? Veremos"


- Sí, quería saber si estaba libre, pero preguntar aquí no me ha servido de nada. No sé cuánto tiempo llevas aquí, pero puede que el suficiente para haber visto la indignación del chino.

"bueno, de ese chino, aquí hay muchos"

- Mis intenciones no son nada del otro mundo, es más, diría que tampoco son interesantes. Necesito abrir un comercio con unos cuantos socios. Lo típico, para sacar algo de dinero y tener un lugar donde vivir. ¿No sabrás tú de algún sitio que pueda servirme, no? De todos modos pienso ir a mirar, ahí se quede el flipao  este con su cabreo absurdo. - me encojo de hombros, esperando a que el que yo creo elfo me responda para poder seguir mi camino o incorporarlo a mi búsqueda, cualquiera de las dos cosas. Como el elfo no parece muy por la labor de responder decido dejarlo pasar, dándome la vuelta para marcharme de allí.

~ ~ ~
"Caer de un cielo, y ser demonio en pena, y de serlo jamás arrepentirse"
Mi imagen del mundo:

Gafas especiales rotas por ahora D: ciego del todo

Mensaje por Imram el Miér 09 Sep 2015, 01:54

Imram
avatar
Humano
Humano

Mensajes : 71

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t155-imram-2#523

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

No era el mejor de los barrios. Ni tampoco el más adecuado para el segundo capitán de la Alianza Humana. Para muchos era ya poco más que una peste, un cúmulo de negocios de dudosa moralidad, un nido de ratas, un refugio para aquellos seres mágicos que querían ser olvidados de la mano férrea de los humanos. Y en el fondo creo que la Alianza misma sabía todo aquello, pero por ahora, ignoraba un poco aquel problema. No me extrañaría que hasta los Ministros aprovecharan aquel ambiente para hacer tratos sucios, contratar gente de dudosa moralidad o… Ves tú a saber qué.

Mi imagen, aún así, no pasaba desapercibida. Algunos soldados que estaban de tiempo libre se ponían firmes para luego cuchichear, los más curiosos se me quedaban mirando e incluso me preguntaban, no todos en idiomas que comprendiera. Los mendigos me miraban y con sus ojos suplicaban algo que les permitiera comer aquel día. Me agaché al lado de un par de críos vestidos con muchos harapos y me saqué un bocadillo de jamón. Ya me las apañaría para que la vieja Cadence me consiguiera algo para llevarme a la boca. Atisbé en los ojos de ellos un resplandor naranja. Me di cuenta de que era un mago. O quizás solo a medias… Durante unos segundos tuve ciertas dudas, pero decidí que no había razón para hacer la vida de aquel chaval más miserable. Le sonreí, le revolví la melena y seguí mi camino.

No lucía yo tampoco el traje que solía siempre. Llevaba una gabardina de cuero, con unos pantalones oscuros y cómodos y unas botas largas, de un marrón medio. Y llevaba unos majísimos mitones de cuero que, si cualquiera me hubiera visto, habría considerado que yo era el mendigo. Pero no me importaba lucir demasiado en aquella ocasión. No para el lugar donde iba a acudir. Eché un vistazo a mis espaldas antes de desviarme por un callejón bastante oscuro. Había escogido una hora peligrosa, ya atardecía, y sabía que las visitas a aquella tienda me llevaban largas horas. Volvería muy tarde a la base… Y tampoco era ese mi plan. Tras meterme por una especie de corredor en el fondo del callejón y perderme un poco por el interior de una casa medio en ruinas, aparté una madera mal puesta y la volví a colocar en su lugar, y bajé unas pocas escaleras antes de llegar a… la tienda.

La tienda. Un extraño olor a incienso y velas aromáticas me invadieron las narices, y solo entonces me permití dejar entrever una pequeña sonrisa. Era un recinto enjuto, el techo bajo -incluso para un drow-, la mercancía estaba apilada de mala manera y había un ruido de fondo compuesto por alguna chimenea, alguna cosa hirviendo, algún animal correteando por ahí y una vieja parlanchina. Y Gwyneth por ahí, aleteando. Hacían un dúo extraño. La mujer estaba ya entrada en los sesenta años y era de naturaleza enana. Tenía el pelo aún negro, quebradizo, y era muy morena de piel. Cargaba con muchas joyas doradas y se cubría con una capucha negra, quizás recordando a una gitana o una pitonisa. Tenía en el mostrador una rama gigantesca donde se posaba la igualmente vieja Gwyneth, una ave maravillosa, un quebrantahuesos, con un plumaje rojizo. A mí siempre me había parecido un dragón, aterradora como ella sola.

Irónicamente era de personalidad muy gentil. Casi cómica, mansa. Se pasaba el día limpiándose las plumas y mordisqueando o comiendo huesos que la mujer le daba. Era uno de los animales más colosales que había visto en mi vida y aquellos ojos parecían saber mucho más de lo que tocaba, pero… Quizás toda esa descripción se podía aplicar también a la anciana Cadence. -Oh, Ailanthus. Cuánto tiempo sin verte las melenas, ¿Eh?- Había una sonrisa sencilla en mi rostro.
-Desde luego. ¿Qué tal va? ¿Novedades?
-Pocas por aquí, aunque me enteré de lo del ataque… Una pena, ¿No crees? ¿Cómo le fue a mi Sreysnah favorito?- Percibí cierta ironía en la primera frase, acompañada por esa sonrisa carente de dientes.
-Oh, bien. Aunque igual puede que otro “Sreysnah” me haga la competencia.- Le dije con una sonrisa. No tenía relación con la Alianza y llevaba un buen tiempo queriendo hablarlo con alguien. -Tengo un hermano. ¿Curioso, no?
La vieja carraspeó y se rió. -Vaya que sí. ¿Es como tu? Me gustaría echarle un vistazo…- Acariciaba a su animal con cariño. Un gato pequeño se me refregó y yo lo cogí, y con el minino tomado, empecé a buscar en la tienda.
-También he ascendido a Segundo Capitán de la Alianza Humana. No me dejarían tener… trato con él. Más o menos vengo por ello.

Con una mano mantenía al gato encima mía, vigilando mis pies, pues había de todo en aquella tienda. Aún se me cruzó otro felino y habían lagartos por todos lados. Alguna rana escapada, pájaros de menor medida, un cuervo muy escandaloso que se divertía con mi bien abrillantado pelo. Yo pasé la mano por un frasco polvoriento, descubriendo unos ojos flotantes en él. Fruncí el ceño. Colas de lagarto, babas de caracol, cuernos de cordero… Definitivamente habían cosas muy dignas de la brujería. Pero según un altercado que implicó a Cadence, esta no poseía sangre mágica en sus venas. Por mucho que lo aparentara, ella y sus gustos. La tienda… No sé si alguna vez se la revisaron. No iba a ser yo el que mandara aquella inspección. La mujer era ya muy vieja como para dar problemas, y en el fondo, le tenía mucho aprecio.

Encontré la tienda -o mejor dicho, la tienda me encontró a mí- hacía un par o tres décadas de veranos. No demasiado después de haber llegado al exterior, cuando aún vivía con aquella familia. Era una… Relativa. Cogió mucha curiosidad en mí por mi raza, y no dudó en mirarme de arriba a abajo, cortarme un mechón y entonces dejarme pasar. Lo que más curioso me parecía es que alguien le había llegado a comprar pelo de drow. Y yo ni quise preguntar para qué. Desde entonces habíamos mantenido contacto y la mujer se alegraba mucho de verme aún vivo, incluso tras haber perdido la familia que nos unió por primera vez. Pasé una mano por encima de una jaula, con muchas palomas dentro haciendo su típico “cucucú”. Me las miré con una sonrisa un poco tonta. Me gustaban los animales, en el fondo.

-Necesitaré una de esas. Quiero enviar correo.
-¿Correo? ¿Con paloma? ¿Pero tienes idea de como funciona, alma de cántaro?- Negué con la cabeza. -Usa algo convencional. Ya tengo yo tintas que solo se pueden ver usando ciertas magias chungas. O un espejo que…
-Necesito algo discreto. No puedo permitirme que la Alianza me encuentre un objeto mágico.- Metí la mano en el palomar, dejé el gato en el suelo y saqué una paloma, que me miró con sus ojos con la cabeza torcida. Era blanca y negra.
-Te digo yo que una paloma no te servirá. ¿Cómo vas a enseñarle a donde ir? ¿Tienen palomar?- Volví a negar con la cabeza.
-Yo… Tampoco puedo ir a donde he de mandarlo. Acercarme, tal vez. Ir, no.- Me miró con ojos raros y de repente empezó a reír como si le hubiera contado un chiste. Yo metí el palomo dentro.
-No funcionan así, las cosas.
-¿No tienes… no sé, otra cosa? ¿Para enviar cartas? ¿Una lechuza?- Se había levantado y ahora se acercaba a mí, con una sonrisa pícara.
-Y eso es lo que ocurre cuando se leen los libros equivocados, ¿O es que esperas aún tu carta?

Fruncí el ceño y me dirigí al mostrador. Cogí un hueso que había en un cuenco y, con una mirada de sospecha, le acerqué este a la mansa Gwyneth. Esta acercó mucho su cabeza a este, se lo miró desde ambos ángulos y lo cogió, con sencillez. Luego se subió a mi brazo con mucha tranquilidad. Tenía las uñas desgastadas por la vejez y por lo tanto no me arrancó un trozo de carne en el acto. Se quedó ahí tan pancha, apuntándose a eso de inspeccionarme los pelos. Miré a Cadence con el ceño fruncido. -¿Y qué me recomiendas, entonces?- Tomé un asiento y no dejé de mirármela. Ella sonreía como si supiera algo que yo no.

-Oh, tengo un animalito que probablemente pueda cumplir esa misión. ¿Para qué te crees que tengo a Gwyneth? En sus tiempos mozos llevaba cartas… ¡Y mírala ahora! Está hecha una piltrafa. ¡Ssssssssybil!- Silbó el nombre de forma muy llamativa. Acudió a ella una ave no tan inmensa como Gwyneth, pero aún otro quebrantahuesos. Este, alterado, se apoyó en la rama de antes, sin dejar de aletear, y me dirigió una mirada extraña. Tenía el plumaje aún pardo pero ya se veían plumas blanquecinas, fruto de una transición entre joventuz y adultez. No dejó de mirarme, Gwyneth le emitió un chillido raro. -Mírala, qué buena moza. Es la única cría que me queda de la vieja Gwyn. La otra se la llevó la que se llevó el macho. Muy… Muy alterada, ella. Nerviosa. Bruta.

El pájaro le gruñó casi como supiera que estaba insultándole. No un gruñido literal, si no otro sonido de esos tan curiosos. -No sé qué hacer con ella. Es una chica lista, más que la mía. Mucho más. Pero yo no tengo paciencia para entrenarla y tampoco me apetece que se pudra conmigo aquí. Me moriré yo antes que ella… Aunque la garza esta- Se refería a Gwyneth -Está haciendo que dure más que yo. Creo que casi competimos por ver quien la palma más tarde. ¡Las dos tan chochas!- Y se volvió a reír. Yo le dediqué una sonrisa, bastante significativa. Me acerqué un poco más a Sybil que no dejaba de dirigirme miradas raras.

-Con un poco de entreno sabrá perfectamente como montárselo. No es un pájaro de correo convencional, pero tampoco son las lechuzas. Y ya ves tu, “funcionan”- Gwyneth regresó a su dueña y Sybil, curiosa, se me acercó mientras me inspeccionaba muy cuidadosamente. Antes de que me diera cuenta Cadence me había cubierto el brazo con un cuero raro típico de la cetrería, y entonces Sybil se posó en el brazo, apretando con fuerza con sus garras sin dejar de mirarme. Me desafiaba. -Es brava. Demasiado brava. Pero si no te ha arrancado ya una oreja no creo que lo haga. Te tiene curiosidad, creo yo… Sí, creo que deberías llevártela de aquí. Definitivamente iría mejor que enterrada en este agujero.

Sybil no protestó. Casi la tenía en cuenta como una persona más porque definitivamente parecía estar enterándose de las cosas. Más tranquila, aceptó un trozo de hueso de mi otra mano, aunque casi me pareció observar una mirada despectiva en sus ojos. -Nunca… Nunca he tenido un animal así. De hecho nunca he tenido un animal.- Ella se rió otra vez. No sabía qué le hacía tanta gracia.

-Estoy segura de que él tampoco ha tenido un “humano” como tu antes. Tendréis que aprender a convivir. ¡Ya no la quiero aquí! Fus, fus. Gwyneth está encantada con que se independice de una vez. Estos bichos no están acostumbrados a vivir demasiado con sus crías.- Sybil se volvió a alterar pero, con un despliegue de alas de la ave mayor, esta se calló cazibaja. Aproveché para rascarle un poco la cabeza aunque casi resistió aquel acto. Preveía que me iba a llevar muchos picotazos…

-¿Y cuánto…?
-Regalo de cumpleaños. ¿Cuantos cumples ya? ¿Dieciocho?
-Ciento ocho. Y ya fue hace unos días… Pero, eh. Gracias, yo…
-¡Unos días! Estabas ocupado dándote de ostias, ¿No? No me recrimines nada a mí. Ahora ve antes de que sea demasiado tarde, la noche es demasiado negra. ¡Pero ya me dirás como va Sybil! Llévate un saco huesos y… ¡Quiero que me la traigas aquí! Mándame un mensaje con ella misma sobre lo acontecido con el otro Sreysnah… Tu, un hermano, ¡Tu te crees, Gwyneth!

Yo le sonreí nuevamente y asentí, cogiendo un saquito. No entendía como el animal podía comer de aquello, pero casi le vi un brillo en los ojos. Tras las correspondientes despedidas me marché de allí, para encontrarme la más absoluta oscuridad en el exterior. Ya había anochecido. Tras agradecer en silencio aquel regalo a mis ojos, regresé por el mismo lugar donde había venido, con el animal en el brazo.

~ ~ ~
Agradecimientos de avatar actual a Sirius

Mensaje por Ailanthus Sreysnah el Mar 29 Dic 2015, 16:58

Ailanthus Sreysnah
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 300

Hoja de personaje
PS:
150/150  (150/150)

http://magicworldwar.forosgratis.org/t252-ailanthus-sreysnah#236

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Era el segundo día que Llaulmyn pasaba en aquel extraño lugar lleno de gente no muy confiable. El horario humano le trastocaba un poco, pero se estaba acostumbrando, tan solo buscaba una buena sombra (o hacía crecer plantas que le ayudaran) y se sentaba en el suelo de una plaza ancha donde exponía sus estatuas y pinturas. Aquella mañana había especial ajetreo, probablemente se hubiera corrido la voz de que un extraño ser de piel oscura andaba de vendedor ambulante. Una anciana de detuvo a mirar las cosas con ojos brillantes.

-Mire usted lo que quiera, están a buen precio, y recojo encargos también.

La señora se vio complacida con las palabras de Myn, que hablaba correctamente y sin titubear, además de ofrecerle una sonrisa de venta muy buena (había estado practicando por la noche en frente del espejo). Terminó por llevarse un cuadro pequeño de un atardecer en el mar bastante abstracto, ya que el drow solo había visto tal cosa una vez hacía años, cuando se escapó de casa. Ya no tenía nada para volver... pero en cierto modo la inseguridad de aquel mundo nuevo le traía recuerdos. Allí tampoco conocía a nadie, y estaba por completo solo, a su propio cargo. "De alguna manera había que empezar"-pensó. Y así lo hizo, rodeado de lo que le gustaba. El arte, no los contrabandistas y demás...

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Dom 10 Ene 2016, 21:57

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Qué… Mañana tan larga. Había sido un día ajetreado, cansado. Y siquiera era el mediodía. Allí estaba yo con aquella capa con capucha vieja que mi mujer me había dado después de morir… Qué extraño sonaba todo. Otra vez, para cuando pude tener consciencia, tenía los brazos manchados de asquerosa sangre. Y me preguntaba quién habría sido la víctima, ¿Una persona? ¿Un animal cualquiera? No estaba seguro. Aunque Inkhial llevaba las fauces también manchadas. No solía alimentarse de carne humana. Aquello me aliviaba un poco la consciencia. Tenía la mala costumbre, yo, de alargar tanto como pudiera los periodos de no… Alimentarme, drenar vida. Pero sin embargo acababa por descontrolarme y entonces no sabía exactamente qué hacía hasta que estaba bien satisfecho.

Sentía como la humanidad se me escapaba de entre los dedos cada día que pasaba. Sentía que todo moría conmigo. El mundo había perdido su belleza, el cielo ya no me parecía interesante, solo me hacía arder los ojos. Ya no entraba aire en mis orificios nasales, era como si me ahogara eternamente. Con esos pensamientos en mente me agaché y miré a Inkhial, quien desde que había entrado en tal estado me miraba con la expresión extraña, que notaba que yo ya no era el mismo. Acaricié con suavidad su cabeza y este emitió un leve gruñido de conforte.

-Voy a entrar a la ciudad, Inkhial. Nos volveremos a ver aquí por el atardecer, ¿Comprendido?- Me miró con sus ojos inteligentes. Yo sabía que me entendía, y él sabía qué debía hacer. Llevábamos unos meses ya en aquel estado. Se esperó a que yo me marchara para irse él también.

Las calles de Chinatown no me eran desconocidas. La primera vez que fui al exterior no había aquella absurda guerra, pero ahora sí. Y era consciente que no todos los lugares eran seguros para mí. Por eso si quería disfrutar del bullicio de la ciudad, o bien intentaba buscar a alguien, solo me quedaba aquel lugar. Tenía escasas pistas para mi siguiente objetivo, encontrar a mi hijo. Poco más de “es un semidrow pequeño con un bastón de cristal”, porque incluso el traje era susceptible a cambios. Eso y que conocía a un drow que según él era atractivo. Y un drow, precisamente no feo, es lo que vi allí, vendiendo cosas como si nada.

Me ajusté un poco la capa y me dirigí a su paradita, observándole unos instantes. Ojos naranjas, dato curioso para uno de mi raza. Aunque yo no era quién para hablar, con mi único ojo violeta ahí, observándole. Iba bastante tapado, con una bufanda tapaba boca y nariz. Y como siempre iba de colores oscuros, como de luto por mi mismo. Con curiosidad observé los objetos de su tienda… Arte. Un drow vendiendo… arte. Chasqueé la lengua con una invisible sonrisa bajo el pañuelo, pensando que no era yo el único demente. -Qué… Raro es ver a uno de… De los míos por aquí, ¿No crees?- Era el primero que veía. -¿Los haces tu?- No estaban en absoluto mal hechos. Tenían su gracia.

Ya haría las preguntas en el momento pertinente. No era necesario darnos prisa con aquello, aún tenía mucho día por delante.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Dom 10 Ene 2016, 22:44

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

-No no, caballero, todo es artesanal, no se ha empleado un ápice de magia en la fabricación.

Llaulmyn andaba diciendo a un señor que se había puesto a mirar extraño una de las figuras que había hecho un gesto con su brazo. Era cierto que él no se ayudaba de su magia para hacerlas, pero se la daba después para utilizarlos de ayudantes con el puesto u otras cosas. Finalmente el caballero se marchó con las manos vacías, pero eso no le quitó la sonrisa al drow, que a pesar del horrible sol se sentía alegre por estar allí fuera rodeado de personas que no lo conocían.
Estaba retocando una de sus figuras, una forma humanoide presumiblemente femenina vestida con algún tipo de toga o algo parecido, cuando alguien se paró frente al puestecito. Un drow algo mayor, cubierto hasta las cejas con ropas de abrigo y muy oscuras. En cierto modo era lo normal allí, no como Llaulmyn, que llevaba su característico chaleco encima de la blusa beige a juego con la chaqueta burdeos y el pañuelo marrón del cuello. Y que no faltase el reloj de bolsillo.

-Ciertamente extraño, señor. Pero siempre agradable.

Le dijo con una sonrisa, intentando ver más allá de aquel violáceo ojo que observaba sus obras de hito en hito. Había oído de drows que se quedaban en el mundo exterior y no volvían, que encontraban una vida mejor... Pero una guerra había estallado, no la primera por lo que le contaron, y nadie estaba ya a salvo en ningún lado.

-Cada pieza es única, retazos de recuerdos mezclados con algo de imaginación. En algunas empleo más tiempo que en otras, pero el arte es así... fugaz como la vida.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Lun 11 Ene 2016, 12:49

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Se gastaba unos trajes raros y en absoluto característicos del interior, aunque tampoco demasiado del exterior. No es que me parecieran mal los cambios de diseño, de hecho me resultaban llamativos… Y quizás hasta envidiaba el valor que debía tener para desafiar las normas con tal anticuada vestimenta. No parecía tener muchos reparos en ocultar su naturaleza, cosa que yo si debía. Hablaba con una cortesía casi pintoresca y las palabras parecían muy naturales en su boca, hecho que me sorprendió de grata manera. No parecía conservar muchas trazas de su origen. Se me antojó la posibilidad de que siquiera hubiera nacido en las cuevas… Si un drow de superfície tenía una cosa clara, es que lo último que quería era encontrarse otro de los suyos.

-No parece que hayas tenido demasiadas… Oportunidades de tener encontronazos con otros drows, ¿No es cierto?- Le respondí con una sonrisa agotada. Ojalá no tuviera que encontrarme ni uno revuelto en lo que me quedaba de vida. Aquel, pero, parecía un elfo de piel oscura, más que otro de ellos. Me vino a dar una muy poética explicación de qué eran cada una de las obras. La vida, fugaz. -¿No lo cree irónico? La vida es fugaz, pero no es el fin de todas las cosas… ¿Y qué es el arte si no la muerte de la naturaleza?- Contemplé uno de sus cuadros -Al representar lo que es real en un lienzo, ¿No le parece que realmente es como si le quitaras la vida a ello? Y sin embargo, esa belleza es universal, incluso para los ojos de un muerto. Incluso alguien que ya no es capaz de comprender lo bonito de la vida, de un simple atardecer, puede admirarlo a través de un cuadro, con sus pinceladas.

Cuidadosamente me bajé la bufanda revelando un poco mi ya no tan agraciado rostro, con aquella herida que dejaba parte de la mandíbula al descubierto. Me apoyé contra el muro al lado de su puesto y le miré de reojo, con el único que me quedaba. El cristal del otro lado brillaba con fuerza. -Dime, joven, ¿No habrás conocido por casualidad un semidrow joven? ¿O algún otro de nuestra raza? Ando… Buscando a mi hijo. Y solo sé que ha tenido contacto reciente con algún que otro elfo oscuro.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Lun 11 Ene 2016, 18:48

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

-Hace relativamente poco que he abandonado mi casa, en las cuevas profundas, y me es aún díficil el acostumbrarme a no estar rodeado de mi propia raza.

Le dijo en respuesta, pasandole por la cabeza la idea de que incluso habiendo pocos drows en el mundo de arriba, aquel hombre no esperaba ver ninguno. Siguió mirándolo fijamente, como pensativo, pero Llaulmyn mantuvo su rostro alegre y agradable. Tenía respeto por sus mayores, y más en un lugar tan desconocido para él, donde ni tu sombra te era fiel.

-Es usted un gran pensador y sabe apreciar el arte, por lo que contemplo. Si me permite, pienso que no existe la mano experta capaz de reflejar al completo la realidad, ya que siempre influyen los propios sentimientos. La naturaleza cambia y evoluciona, al mismo compás que la vida, pero nadie sabe cuando termina el reloj del mundo, solo podemos centrarnos en el nuestro propio. Disfrutar lo que se nos da, admirar lo que nos rodea, y alargar la mano hacia el horizonte, donde nos espera la muerte, pero que tN mala como pRece nos ayuda a avanzar en el camino de la vida. Personas que huyen de su pasado, personas que buscan un futuro, personas que disfrutan de las cosas mientras caminan hacia el fin. Es algo que no podemos evitar siempre... Por eso hago mis mayores esfuerzos por plasmar parte de ese camino.

El hombre dejó un poco de su rostro al descubierto, al mismo tiempo que se echaba sobre una pared. Myn hizó lo posible por mantener su rostro sereno, pero no lo consiguió y se dedicó a ordenar sus pinturas, mientras se concentraba para no mostrar la sorpresa que sentía. Cuando por fin lo consiguió, paseó su mirada de fuego por el hombre, que lo miraba de reojo.

-Ninguno de nuestra raza ha pasado por aquí desde que he llegado, pero si es su hijo estaré atento. Tal vez se encuentra cerca de las afueras, recientes ataques han provocado un cierre del centro de la ciudad a los seres mágicos.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Mar 12 Ene 2016, 00:17

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

-La mayoria de los que huyen de allí preferirian no ver a uno de su raza el resto de sus días- Le comenté con media sonrisa. ¿De dónde había salido para que fuera tan feliz con la idea de estar con su raza? Luego daría una larga charla sobre el arte. Que era o que dejaba de ser, su mezcla con los sentimientos, y una mención más a la muerte, al final...

-No se ha de aspirar a imitar la naturaleza a la perfección, para eso está ella misma. Es más correcto interferir con los sentimientos en una obra. Un cantante ha de aprender de los hábiles trinos del pájaro, pero ha de usar el canto con otra intención- Sin embargo no coincidía sobre su forma de ver el camino de la vida y la muerte... -La muerte es tenaz y no tiene nada de bello en ella. Los seres más perfectos son precisamente aquellos que no conocen tal concepto, los elfos. Es una extraña forma de ver la muerte la que tienen los vivos, ¿Pero quizás no sería más correcto preguntar a un muerto qué hacer?-

Esbocé una sonrisa irónica al verlo incómodo por mi rostro descubierto. Ordenaba cuadros. Tras unos instantes se atrevió a devolverme mirada y respuesta. Yo la mantuve con mi propia tranquilidad, contemplando ahora el artista y no su arte, a pesar de que este último hablaba más de una persona que no su aspecto físico. -No han cerrado el paso a seres magicos. Si los pillan allí pululando son hombres muertos... Que irónico suena eso en mi boca.- Con el rostro un poco entristecido ahora me miré bien la tienda. -Lo mas probable es que el haya participado en ese asunto. Y... dime. ¿Qué de toda su obra me recomendaría para él? Tiene ambición de coleccionista, síndrome de Diógenes o aspira a ser cuervo. Le gustan los pájaros y... Bueno. Creo que con que reluzca le parecerá un buen tesoro-

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Mar 12 Ene 2016, 00:51

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

-Tal vez sea mi condición de viajero y no de huído lo que haga que no me moleste estar con mi propia raza.

Le dijo con toda la simpatía que pudo. Sabía que la mayoría de los drows que subían a la superficie no pensaban volver, pero él quería estar allí tan solo por la belleza que había descubierto tiempo atrás. Muchas cosas habían cambiado, pero definitivamente seguía siendo más bonito que sus cuevas, excepto por aquella gigante esfera que los observaba desde el cielo.

-Bueno, creo que los vivos tememos a la muerte porque no la conocemos, pero también nos infunde respeto, y tal vez sea que aún me queda por conocer, pero veo belleza en eso.

Llaulmyn observó al hombre con intriga, tal como hablaba de la muerte... parecía que hubiese perdido a alguna persona importante arrebatada por ella. "¿Preguntarle a un muerto?" Quizá aquel extraño caballero era practicante de la nigromancia... A él no le entusiasmaba, pero veía lo bonito de luchar contra la muerte para seguir viviendo, aunque fuese antinatural.

-Probablemente sería lo más adecuado.

Respondió, un poco dejando el tema, pues no le gustaba la idea de que aquel drow fuese a matarlo y revivirlo para convertirlo en su siervo. (Véase un poco de la mentalidad anticuada de Llaulmyn en aquel momento).

-¡Pájaros! Su hijo tiene un buen gusto también, entonces. Le recomiendo alguna de estas.

Le mostró unas pequeñas figuras que había hecho hace tiempo, usando como modelo imágenes de libros. Algunas estaban talladas en marmol rosado, otras en azabache negro, y algún que otro en madera. Cuervos, gorriones, gaviotas y mirlos, que le habían llamado la atención todos negros y el pico naranjita.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Miér 13 Ene 2016, 09:57

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Arqueé las cejas al sentirle decir que debía ser su condición de viajero. Tal vez, no me preguntes, no... Estoy del todo seguro. Algo me escamaba, pero decidí no darle más vueltas al tema, puesto que eso tampoco acababa de incumbirme. No tenía el aspecto de mala persona, no parecía ser como ellos, y no podía comprender como se podía sentir cómodo con personas que tenían la muerte como forma de diplomacia.

-Créeme, joven. No hay belleza en la muerte, no hay nada más que ansiedad en ella. Vacío. Una... Incapacidad para apreciar lo bonito de la vida, más que nada, porque uno no tiene. Rechazo.- A pesar de que mantenía las formas hablaba de forma severa pues me resultaba casi un desafío intentar explicarle a alguien los mil horrores de aquel estado. No habría dado nada por la vida pues había muerto con un objetivo, pero de no haber sido así, no me habría importado darlo todo. Y una vez cumpliera lo que debía no iba a quedarme más tiempo allí, un mundo en el que yo ya no pertenecía.

Con esa amargor en mi mente, aquellas ideas danzando y recordándome una vez más mi condición, le dirigí una mirada fría al joven drow que decía "probablemente". Allí no había ni vuelta de hoja ni razón de discursión. Aunque él no lo supiera ya había tenido oportunidad de saber qué piensa un muerto sobre la mente. Me relajé un poco al cerrar mi único ojo, notando los restos de la carne del otro intentar imitar el gesto, pero no poder, por encontrar cristal en su camino y un destrozo sin igual.

Me alegré por el cambio de tema. Pájaros, afirmaba que Vor, mi pequeño, tenía buen gusto. Emití una fugaz sonrisa al pensar en lo que más había impresionado según Savant a Vor del exterior: Latas, cosas fabricadas y... Plumas. Le había llevado una muy bonita e iridescente que no estaba seguro de donde había conseguido, aunque por su aspecto negro con brillos, intuí que debía ser un cuervo. Aunque me equivocaba. Cogí las que viera de cuervos observando sus detalles (Descríbeme alguna si puedes plssss)

-La naturaleza es sin duda el mayor referente para todo artista, ¿No crees? Las aves, ¡Las aves! Son apasionantes. Aunque todo lo es, en el fondo, todo tiene algo de belleza. Incluso el más viejo lagarto que puedas encontrar en las cuevas.- Observé algo más las figuras, reparando bien en como debía esculpir las plumas.

-¿Me permite preguntar su nombre y casa?- Yo conocía las casas más importantes y estaba seguro de poder identificar su origen, por muy renegado drow que fuera yo. Así que con esas le observé, con la mirada atenta, esperando poder descubrir más del pasado del enigmático personaje.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Miér 13 Ene 2016, 11:28

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

El caballero cogió algunas de las esculturas talladas. Negras, de bordes suaves y redondeados, la textura fina y a diferencia de las reales, fría al contacto. Con cuidado, cogió una pluma de tamaño medio, con ambas manos, y se la tendió al hombre. El cristal relucía bajo los rayos de aquel sol, lanzando destellos aquí y allá. Había tardado una semana en hacer esa, teniendo que utilizar las pequeñas manos de sus esculturas, que le permitían un mayor grado de precisión.

-Estoy de acuerdo, el arte es subjetivo, pero las aves son realmente hermosas. Si le gusta esta, puedo hacerla un colgante para su hijo, así siempre le recordará cuando la vea.

El drow miró al otro un poco sorprendido, no estaba acostumbrado a que nadie se interesara por el, de una manera menos profesional y eso. Estiró su mano hacia Sygdom, con la intencion de estrecharla para completar su saludo.

-Llaulmyn, de los Tanor'thal. Una familia sencilla y humilde, señor.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Miér 13 Ene 2016, 17:20

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Observé con gran interés lo que parecía ser una pluma de cristal tallada con una precisión que parecía casi inhumana. Soltaba ciertos reflejos en el aire que, a pesar de poder ser molestos a ojos de un drow, supuse que mi hijo amaría. Aquel era el objeto perfecto para cuando lo viera. Si había algo que le gustara a este más que cualquier otra cosa era un material tal y como el cristal, quizás por ser también el de su bastón. Lo cual tenía cierta ironía -una bastante oscura-, pero… Supuse que él lo apreciaría.

-Esa será el regalo perfecto- Le dije con una breve sonrisa. Probablemente acabara uniendolo a su colección de… Cosas inútiles -interesantes según él- que solía cargar encima o descuidar en algún rincón. -Un colgante, sí. Eso le convendrá- Le respondí mientras buscaba la cartera que llevaba encima, por supuesto, con monedas de las de oro, como usaban la gran parte de los seres mágicos. A pesar de las inconveniencias que pudieran ocasionar estas por no ser la típica libra, hasta el más tonto de los humanos conocía bien el valor de estas.

Dejé el saco encima para devolverle el saludo. Llaulmyn, Tanor’Thal… No me sonaba el nombre. -Siento no conocer la casa- Si era humilde no era un hecho extraño, las que más importancia tenían tendían a ser las nobles, las que estaban por encima del resto. Estreché su mano, mucho más cálida que la mía, de muerto. -Yo soy… Sygdom. Si alguna vez tuve casa ni sé cual era su nombre. Digamos que me encargué de hacer una nueva.- Con mi pequeña familia, que si todo iba bien, acabarían pudiendo seguir sus vidas con sus respectivas herencias. Volví los ojos a la pluma y cogí el saquito

-¿Cuánto le debo?- Me habría gustado preguntarle más en general, pero me insistía que no eran tiempos para hacer amistades. Yu’Yden era mi única prioridad. Solamente darle unas explicaciones a mi hijo estaba por delante. El resto… No. No debía importarme. Por mucho que me costara entenderlo, no era de mi incumbencia. Me quedé allí esperando su respuesta con los muchos conflictos que surcaban mi mente, escuchando la graciosa brisa, que ya no me parecía gélida si no un aire de calor, un aire de vida. Me cubrí un poco más en mis ropajes y no sé porqué.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Miér 13 Ene 2016, 18:08

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Llaulmyn se quedó mirando al drow, que evaluaba su pluma con su único ojo. No recordaba haber visto a nadie con iris purpúreos como aquel. Asintió cuando el hombre aceptó aquella como regalo, y con cuidado la ató a una cuerda y la guardó en una pequeña bolsa, entregándosela al hombre. A él también le llamaban la atención ciertos objetos de naturaleza reflectante, pero no era lo mismo que lo que tenía el hijo de aquel drow.

-No se preocupe, lo prefiero realmente. Pienso que a una persona no se la conoce por su nombre, sino por sus acciones.


El joven le dedicó una sonrisa, probablemente la más sincera hasta el momento, cuando dijo que había creado su propia casa. "Ojalá yo pueda hacer algo así algún día..."

-Oh, una simple moneda caballero. Mi arte no es tan bueno como para pedir más,-dijo con una pequeña risa- y me basta con poder vivir de lo que me gusta. Muchas gracias por acercarse a mi pequeño puesto.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Vie 15 Ene 2016, 10:42

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Una bolsa y un cordón hicieron toda la función de regalo como colgante, tendría algo que ponerse en el cuello y al menos no lo llevaría al pelo, lo cual me evitaría que se rompiera en el peor de los casos. Iba a procurar no meterme en batallas o si lo hacía, hacerle una caja metálica y meter algodón por dentro. La observé un poco, la bolsa, sospesandolo un poco. Si todo iba bien no debería ser mayor problema. -Tienes razón, aunque a veces los nombres permiten saber muchas cosas de uno. Los hechos del pasado influyen aunque no definen, y las acciones pasadas, aunque no hacen el carácter de alguien mejor o peor, si que pueden ser una carga.

En muchas ocasiones muy pesada. Yo no era muy fanático de acabar con otros si no era por estricta necesidad, y aún así, recordaba sus rostros deformados por el dolor. Aquel día que nos libramos… Le noté una sonrisa afable en cuanto le mencioné lo de mi casa y yo se la devolví. Estaba comprometido a echarla hacia adelante, pasara lo que pasara. No por la idea de tener descendencia y herederos si no por sencillo… Placer, felicidad, por ver como poco a poco crecían y se hacían personas.

Le di la moneda en cuanto se la pedí, diciendo que no debía pedir más de lo que valía. Yo no iba ni mal ni bien de dinero, me había cogido algunos de mis ahorros y el resto se lo había dejado a Savant, quien sabía como guardarlos debidamente. Incluso le colé una segunda como quien no quiere la cosa, para que se fuera a tomar un café si es que eso le apetecía. -Por casualidad, ¿No harás un descanso? El sol pica mucho a estas horas y no creo que sea sano para tu vista.- Debía ser el mediodía. -Lo digo por… Ir a comer a algun lado, si te apetece. Es un día extraño y es demasiada la tensión de las calles. Por mi parte no me fío de proseguir mi búsqueda por la capital hasta que se relaje el ambiente un poco, así que… No tengo mucho a hacer- Me encogí de hombros con aire casual. Veía al drow muy flaco e igual me salió el instinto de papá-Sygl al querer asegurarme que comiera un poco antes de pasarse todo el día en su puesto.

-Es quizás una proposición extraña. Pero no he tenido oportunidad hasta el día de hoy de hacérsela a nadie… Tsk, ya estoy viejo.- Y miré hacia arriba, luchando contra la luz solar. Las nubes, el cielo, durante unos instantes se me hicieron casi tan hermosos como pudieran ser en un cuadro -los cuales al menos no me dañaban la vista-. Ese pequeño instante de placer y admiración me devolvió algo la vida a mi decrépito cuerpo, que en el fondo, aún contenía un alma demasiado viva. No había querido renunciar aún a seguir teniendo los pequeños placeres, aunque sabía que no me correspondían.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Vie 15 Ene 2016, 12:30

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Él guardó el pago, sin darse cuenta de que iba una segunda moneda, mientras observaba a Sygdom. Sí que molestaba el sol, definitivamente. Y comida... llevaba toda la mañana allí vendiendo, sentado en el suelo duro y rodeado de gente tan distinta a él, tenía un poco de hambre.

-No me vendría mal parar un rato. Y la compañía siempre es bienvenida.


Aunque pensaba aquello, el drow de un solo ojo y rasgos extraños aún le producía cierto grado de rechazo, como si algo no estuviera bien con él... como si nada estuviera bien con él. Igualmente recogió sus cosas y las guardó todas en su bolsa de viaje, que se colgó al hombro. Sygdom miraba hacia la gran esfera, a pesar de la terrible luz.

-¿Viejo? Yo no diría eso. Es conocedor de muchas verdades que la vida nos oculta a otros, que aún no hemos tenido la oportunidad de pasar por tantas experiencias.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Vie 15 Ene 2016, 22:59

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Hay que saber cuando descansar, hazme caso con ese consejo.- Le dije con media sonrisa, algo triste. Tenía la ligera impresión de que yo no encontraría tal… Descanso tan fácilmente. Desde que había muerto cada día que pasaba resultaba más agotador, cada instante sin algo de energía vital que me mantuviera allí era más y más agónico. Ansiaba ir al otro mundo pero sabía que tal cosa no sería posible. Y yo aún tenía cierta lucha que acabar.

Quizás ya se hubiera dado cuenta, a juzgar por una mirada que atisbé en él. O quizás solo eran impresiones mías. Le di el tiempo necesario para recoger sus cosas. Me llegó a alabar por mis conocimientos y yo le quité importancia con un gesto de mano. -Hay algunas experiencias que marcan más que otras… La segunda más importante creo que fue tener hijos. Te cambia por completo, aunque igual el conocimiento no viene de eso.- Había una experiencia que si tenía suerte él no recordaría, aunque inetablemente, si que la viviría.

Todos. Todos debían vivir la muerte. Pero la cosa es que pocos seguían siendo capaces de recordar tras haber pasado aquel hecho sin importancia. -Algunas experiencias, sin embargo, hacen que las otras pierdan valor. Atesora tus recuerdos y vivencias, alábalas, ámalas. Algún día podrían todas dejar de tener importancia.- Me puse bien la capa y partí hacia el primer… Chino, porque es que estábamos en China Town y yo tenía gran predilección por comida extranjera.

Me senté en la primera mesa de dos que encontré, como siempre, maravillado por el ambiente de aquellos tipos de restaurantes. Todos con ornamentaciones -probablemente falsas, aunque si eran made in China ya igual valía-, luz más bien escasa pero agradable, faroles, e incluso algunos tenían pequeños estanques con peces. Y una olor a soja increíble. -Estos son unos de los pocos lugares donde a la gente no parece importarle demasiado la… Diversidad, por no decir fauna, que visite.- Sonreí con cierta tristeza. Pero no importaba.

En cuanto se acercó un camarero pedí arroz de ese con un trio de delicias y unos rollitos vietnamitas. Allí el pan de gamba lo servían como acompañamiento, así que no pedí racción. Miré a Llaulmyn con mi único ojo con curiosidad, preguntándome cual sería su pedido.

~ ~ ~

Mensaje por Sygdom el Vie 15 Ene 2016, 23:47

Sygdom
avatar
Revenant
Revenant

Mensajes : 41

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

El drow le dedicó una sonrisa cuando mencionó los hijos, pensando probablemente de forma equivocada, que la primera experiencia era encontrar a alguien con quien formar tal familia. Llaulmyn era joven, pero llevaba unos cuantos años a su espalda, y había buscado refugio no solo en su arte, sino en otras personas. Nunca hubo nadie que le importase realmente, tan solo... relaciones pasajeras, momentos efímeros, instantes en que olvidar lo que le aguardaba fuera de allí. Pero ahora era adulto, o eso pensaba, su familia se había separado y él era por fin libre, para hacer lo que quisiera y con quien quisiera. Aunque al drow no le interesaba mucho su vida más allá de la curiosidad de saber qué andaba haciendo en la superficie, a Myn sí que le llamaba la atención aquel hombre que se cubría con sus ropajes oscuros y se movía entre las estrechas calles abarrotadas de gente como uno más. Él no había tenido la oportunidad de conocer a muchos drows mayores, quizá algunos amigos de sus padres, y eran todos igual que su madre, unos farsantes que solo pretendían ser aquello que jamás conseguirían ser. Llaulmyn siguió al hombre sin decir mucho, aún observando los colores y adornos de las calles, los edificios y las columnas, asimilando lo que podía. Se sentaron en un restaurante chino (evidente), y llamaron al camarero que acudió rápido y veloz. Después de pedir un plato de tallarines y otro de ternera miró al drow, esperando por la comida. En su casa era su padre quien cocinaba, y la verdad es que no lo hacía muy bien... pero aquí era todo distinto y quería probar cada cosa que pudiera, de comida, de bebida, de experiencias, todo.

-Bueno, eso está bien, ya que seguimos siendo clientes.

"Estos humanos que ven con los ojos cerrados son muy serviciales en verdad, quizá es por eso, no saben de qué color es nuestra piel". Llaulmyn sonrió un poco por sus pensamientos, sin poder evitarlo.

Mensaje por Llaulmyn Tanor'Thal el Sáb 16 Ene 2016, 19:53

Llaulmyn Tanor'Thal
avatar
Drow
Drow

Mensajes : 23

http://magicworldwar.forosgratis.org/t393-llaulmyn-tanor-thal

Volver arriba Ir abajo

Re: China Town

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Europa :: Londres

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.